Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una Bohème por padre e hijo

Buenos Aires Lírica presenta a partir de hoy el título de Puccini, con dirección musical de Mario Perusso y puesta de Marcelo Perusso

Viernes 11 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Perusso hijo debuta en la régie
Perusso hijo debuta en la régie. Foto: Liliana Morsia

Siempre existen buenas razones para ver La Bohème, de Puccini. Es un título perfecto para aquellos que se acercan por primera vez a la ópera, así como para los que conocen de memoria cada una de sus arias. La emoción que provoca la vida de estos cuatro jóvenes que son el arquetipo perfecto de todos los que se han enamorado cuando la situación económica no acompaña, ha hecho que sea la más representada en la historia de la ópera en la Argentina. Estrenada en 1896 con libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, vuelve nuevamente a la escena porteña de la mano de Buenos Aires Lírica. En esta ocasión tiene como responsables de la puesta a dos Perusso: Mario y Marcelo, padre e hijo, quienes al frente de la dirección musical y artística ofrecerán su versión de la que junto a Tosca y Madama Butterfly, integra los tres títulos más populares del compositor italiano.

Calificar La Bohème como su favorita, para alguien como Mario Perusso, quien ha vivido y respirado ópera toda su vida, no es poca cosa. Maestro de la dirección operística y confeso estudioso de la música de Puccini afirma seguir conmoviéndose con la bella música de esta obra, a la que rehúsa calificar de verista, sino que prefiere colocarla más bien dentro de una especie de naturalismo romántico. "La Bohème ha estado siempre conmigo y con la cual debuté como director en el Teatro Colón en 1973. Para mí es la obra maestra de este compositor, atrapa al público de entrada y no lo suelta hasta el último acorde."

El director estará el frente de la Orquesta Académica de Buenos Aires, formada (salvo por algunos solistas provenientes del Colón) por jóvenes músicos de varios países, donde además de argentinos hay brasileños, chilenos y venezolanos. "La mayoría la está tocando por primera vez y eso es muy lindo. La tenían muy estudiada, lo que me ha tocado hacer es trabajar el conjunto, preparar los tiempos. Les hago sentir lo que pasa en cada compás. Ha sido una especie de master class permanente", afirma.

Con una ya prolífica colaboración con BAL, el régisseur Marcelo Perusso agradece su existencia; junto a ellos ha trabajado un título casi todos los años, lo que le ha dado una continuidad a su trabajo y ha contribuido a desarrollar su profesión. Afirma sentirse muy a gusto en un teatro con las dimensiones del Avenida. "No podemos olvidar que estas obras se han hecho en todos los teatros europeos, cuyas dimensiones son casi en su mayoría similares a las de este teatro. Tengo habilidad para poder entender los espacios y así funcionar según el lugar. No podés quedarte corto en el Colón, pero tampoco podés pasarte en este."

No es la primera vez que Perusso hijo trabaja La Bohème; en 2005 tuvo a su cargo la escenografía en la puesta del Argentino de La Plata, pero sí se estrena en la puesta en escena. "Es muy atractiva de hacer, ya que es sumamente teatral y prácticamente lo que dicen los personajes y las acotaciones que están en el texto te dan el armado de la puesta. Es toda tan naturalista que los personajes casi no dicen lo que piensan, sino que todo está en las acciones."

El director de escena considera muy necesario respetar la obra si se quiere que la gente se enganche con ella. "El menú que ofrece es muy completo: música hermosa, una gran espectacularidad en el segundo acto, momentos íntimos en el primero y el cuarto, las situaciones por las que atraviesa cada personaje y encima no es muy larga. Yo la sitúo en 1890 por una cuestión de estética, pero cualquiera se siente identificado con lo que está pasando allí, no es necesario encontrarle muchas vueltas de tuerca para que se actualice."

Tanto el padre como el hijo no dudan en afirmar que se sienten muy cómodos trabajando juntos, algo que ya han hecho en oportunidades anteriores. "Hay equipo y tratamos de encarar el trabajo como dos profesionales, y de esta manera consensuar cuando tenemos diferentes puntos de vista", coinciden. Dos vidas marcadas por la pasión por la ópera, a la que califican con más vigencia que nunca. "Estaré jubilado, pero nunca retirado; de la ópera nunca se despide uno", concluye Mario Perusso.

La Bohème

Funciones, hoy, jueves 17 y sábado 19, a las 20, y domingo, a las 19.

Teatro Avenida,Av. de Mayo 1222

Desde $ 250

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas