Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reseña: Daewoo, de François Bon

Destinos descartables

Domingo 13 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

En la secuencia final de la película Recursos humanos, del francés Laurent Cantet -ganadora de la primera edición del Bafici, casi veinte años atrás-, el protagonista, cuyo flamante título universitario lo ha depositado en una de las fábricas de su pequeña ciudad para hacer una pasantía, conversa con uno de los operarios en huelga, una de las tantas víctimas del programa de modernización y "reconversión" que ha emprendido la empresa. Éste le dice que no se preocupe, que él sólo está de paso, que ése no es en verdad su destino. Y el protagonista, que ha sido uno de los impulsores de la huelga y que probablemente esté enterrando con su accionar buena parte de su futuro, le contesta: "¿Y tu destino cuál es?"

La pregunta recorre cada una de las páginas de Daewoo, el experimento del inquieto François Bon, alguien acostumbrado a lidiar con las formas literarias, o bien a derrumbar sus limitaciones, así como también a entreverarse con lo social, una mixtura a veces algo caótica entre investigación, novela y pieza teatral.

En rigor, lo teatral está en el origen del proyecto creado en colaboración con Charles Tordjman, director del Théâtre de la Manufacture, y representado en una serie de ciudades francesas: un puñado de actrices que intenta que lo real se vuelva verdadero, a través de los relatos de algunas de las obreras despedidas de las tres plantas que la firma surcoreana Daewoo instaló en la región de Lorena para fabricar microondas y televisores.

Entre otros cinismos, la obra -y Daewoo, el libro, que recoge algunos de sus fragmentos- pone en evidencia las maniobras viciosas de una empresa de esa magnitud para valerse de los subsidios del Estado y luego barajar y dar de nuevo, sin asumir responsabilidad alguna cuando se retira de la región donde se había instalado.

Bon realizó numerosos viajes a la Lorena durante 2003 y entrevistó a muchos ex empleados de las fábricas, así como a los vecinos, que por lo general preferían ignorar que algo había cambiado. El hilo conductor del libro es la presencia de una tal Sylvia F., que supo actuar en representación de sus compañeras ante la empresa y que terminó suicidándose. Sylvia atraviesa una y otra vez el relato de las otras mujeres, pero su signo fatal no es sólo el extremo del drama sino que enmarca un vacío.

"Se da vuelta una página -dice una de las obreras desempleadas, con pasmosa simplicidad-, pero en esa página estábamos nosotras." Las fábricas descartables descartan a sus trabajadores, entonces, que con frecuencia siguen soñando con el trabajo. Y que acaso se preguntan, dolorosamente, cuál es en verdad su destino.

DAEWOO

Por François Bon

Milena Caserola. Trad.: Sol Gil y Nicolás Gómez. 248 págs., $ 280

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas