Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Como un juego de cajas chinas

Viernes 11 de agosto de 2017
0
Foto: LA NACION

En una pequeña sala para 40 personas, el espacio Kowalski, se puede disfrutar de La necesidad de los hombres de atormentarse los unos a los otros, una obra maravillosa a la que se me antojó llamar "teatro de cámara".

En la Edad Media comienza a componerse música para ser ejecutada en las cámaras, como se denominaba a las habitaciones privadas y más pequeñas de la nobleza; un repertorio profano y de intensidad emotiva a cargo de un grupo pequeño de instrumentos. Esto es lo que sucede con esta obra. En el ambiente íntimo de la sala podemos asistir casi cómplices al despliegue de los dos excelentes intérpretes, Miguel Forza de Paul y Esteban Fagnani, que manejan a la perfección un ritmo de "dúo de cámara" en el que el lenguaje se presenta como un arma de manipulación y se lucen desdoblándose en un acto de cajas chinas fascinante. La obra tiene una puesta en escena tan ajustada como sus textos salidos del mundo de Strindberg, de una frescura feroz y picante, como si reconociéramos en esa intimidad los tormentos a los que los hombres nos sometemos los unos a los otros.

La necesidad de los hombres...

Kowalski, Billinghurst 835, sábados, a las 20.30.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas