Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gala internacional de ballet: quién es quién y por qué hay que verlos

Una docena de figuras de importantes compañías del mundo bailará esta noche y mañana obras clásicas y modernas en el Teatro Coliseo

Viernes 11 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La mendocina Daiana Ruiz, del Stuttgart Ballet, bailará el pas de deux de El corsario y Adagio ma non troppo, de Fabio Adorisio
La mendocina Daiana Ruiz, del Stuttgart Ballet, bailará el pas de deux de El corsario y Adagio ma non troppo, de Fabio Adorisio.

De Moscú, Nueva York y Stuttgart, los clásicos más clásicos y las nuevas expresiones de la danza se ensamblan en el programa de la Gala Internacional de Ballet de Buenos Aires, que desde esta noche, en el Coliseo, hace su séptima apuesta anual en el calendario porteño.

Parecería una contradicción y sin embargo este espectáculo que se ha vuelto un hábito tiene carácter extraordinario: el menú de varios pasos que convoca una docena de bailarines de todo el mundo llega siempre para esta época, pero por definición cada ocasión es irrepetible. A la vez, una gala de ballet -como formato- se constituye en una inmejorable puerta de entrada a nuevos públicos, mientras que los balletómanos se asoman a ella como a una bandeja de bombones: apreciando la selección y la posibilidad de degustar tantas delicias en la misma caja.

Yulia Stepanova.
Liam Mower.
Liam Mower, en acción. Foto: Helen Maybanks
Katherine Currier (Peridance).
Ivan Putrov.
Isabella Boylston.
Dmitry Zagrebin.
Dennis Rodkin.
Brittany O Connor y Paul Barris.
Alban Lendorf .
Alban Lendorf, acrobático.

Como en la Argentina tenemos grandes valores de la danza y siempre la producción de esta gala lo ha sabido reconocer, llama la atención la ausencia de compañías locales engalanando el cielo con estrellas. Y porque, justamente, no todas ellas se ven igual -algunas se destacan porque son más brillantes, otras por su ubicación, y algunas por el momento que están transitando-, ofrecemos un puñado de claves que sirven de catalejo para saber qué ver.

El ruso del que todos hablan. En nombre del más puro academicismo, Denis Rodkin será Solor en el pas de deux de La bayadera que interpretará con su compañera, también bailarina principal del Bolshoi de Moscú, Yulia Stepanova. Cerrar la gala es una atribución reservada a la figura del momento y él lo hará con otro celebérrimo capítulo del repertorio clásico: el dúo del "Cisne Negro" de El lago de los cisnes, que cerrará la gala.

Un cisne como el de Billy Elliot. Ex bailarín del Royal londinense, Ivan Putrov se pintará una pluma negra en su cara y, con el torso al descubierto y pantalones de ave, mostrará la otra cara de la tradición. El hombre-cisne en el lago, según la versión de Matthew Bourne que en los 90 irritó a los puristas del ballet, se hizo popularmente famoso en el final de la película Billy Elliot (ese pas de deux se conserva además en el exitoso musical). Experimentado a sus 37 años, Putrov encarnará la perla contemporánea del programa: el solo Two creado por Russell Maliphant, coreógrafo genial de nuestra época.

Pulso latino en el ballroom. En el otro extremo, la gala pone a una pareja (Brittany O'Connor y Paul Barris) que se ufana de medallas y campeonatos a bailar como en el salón Ding Dong Daddy y Bésame mucho.

Tu cara me suena. Isabella Boylston, del American Ballet Theatre, debutó en Buenos Aires como Sylvia este año en el Colón, y ya tan pronto vuelve hasta el remoto sur para ponerle el cuerpo a otro ballet de arcos y flechas: Diana & Acteon. Hará también Raymonda, en la apertura del segundo acto.

Tres por dos. Francesca Velicu (English National Ballet), Alban Lendorf (ABT) y Dmitry Zagrebin (Swedish Royal Ballet) se encontrarán en escena con dos músicos argentinos, el violinista de la Filarmónica de Buenos Aires Luciano Casalino y el pianista del Teatro Colón Marcelo Ayub. Juntos harán Les Lutins, de Johan Kobborg. Vale la pena tomar como aperitivo de esta pieza breve el video de la interpretación que hicieron Alina Cojocaru, Steven McRae y Sergei Polunin, en YouTube.

La argentina que no podía faltar. Se llama Daiana Ruiz, es mendocina y tras su paso por la compañía del Teatro Argentino de La Plata, el año pasado se alistó en las filas del Stuttgart Ballet. Será la primera artista en salir a escena, con el pas de deux de El corsario; luego bailará Adagio ma non troppo, coreografía del joven integrante del cuerpo de baile que fundó John Cranko, Fabio Adorisio.

Extracto contemporáneo. Por primera vez llega la Peridance Contemporary Dance Company. Con fragmentos de dos obras de su repertorio, los neoyorquinos serán un secreto a descubrir.

VII Gala de Ballet de Buenos Aires

Hoy y mañana, a las 20.30,

Teatro Coliseo, Marcelo T. de Alvear 1125.

Entradas, desde $ 300

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas