Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Granjeros por un día en Escobar

Alimentar animales, pasear a caballo, amasar pan y también disfrutar de una parrillada libre, las propuestas de Pequeña Holanda para disfrutar en familia

Domingo 13 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Un día de granja en Pequeña Holanda
Un día de granja en Pequeña Holanda. Foto: Andrea Ventura

Un pequeño molino antiguo, de madera y los gansos que se asoman en la entrada anuncian la presencia de Pequeña Holanda, un campito sobre la ruta 25 en Escobar donde los animales caminan libremente y los chicos pueden interactuar con ellos.

Aquí no hay jardines diseñados por Carlos Thays ni un casco de estancia centenario. La propuesta es rústica y accesible: pasar un día de granja, aprender sobre la vida de los animales y hacer actividades recreativas.

El día de granja se hace todos los viernes y sábados y no incluye comida, que se puede comprar en el restaurante, tipo fast food. Los domingos la propuesta es de día de campo e incluye parrillada libre (ideal para reunir a toda la familia) y actividades infantiles, una buena alternativa para festejar un Día del Niño diferente.

Suena la campana. Es el turno de que los indiecitos comiencen a divertirse en el día de granja. Los llevarán por las diferentes estaciones en un pequeño grupo junto con una coordinadora.

A medida que los chicos van llegando, alrededor de las 11, se los divide en grupos de no más de 10 integrantes y empiezan con el paseo, sin esperas. Los padres acompañan.

A lo lejos se ve al grupito de los piratas montados a caballo y a los guardaparques paseando en carruaje. Ellos, madrugadores, llegaron primero, pero todos harán todo y con tiempo para disfrutar.

Los indiecitos, con un vincha con pluma en la cabeza, van derecho a la granja. Primero a tener a upa a los conejos, acariciarlos, darles trozos de zanahoria y aprender sobre sus hábitos. Después a sacar pollitos de la incubadora, tocarlos, volverlos a dejar. Los chanchos y las ovejas también esperan su ración de comida. Greta, la vaca lechera, está lista para que la ordeñen, o al menos intenten. Da alrededor de 10 litros de leche por día, con la que hacen chocolatada y dulce de leche para convidarles a los chicos al final de la tarde.

Pequeña Holanda es un polder típico holandés, aunque el dueño, Guillermo Sigmund es austríaco de pura cepa. El polder consiste en un dique de tierra para contener las inundaciones y eso es lo que se hizo en Pequeña Holanda: un gran terraplén de tierra de dos metros por encima de la marea más alta registrada en la zona, que evita que entre el agua al campo.

"Hace muchos años me enteré de un proyecto de un grupo de holandeses que querían radicarse en estas tierras y hacer un gran polder con varias granjas. Finalmente no vivieron y yo compré las tierras, hasta que hace 20 años comenzamos a recibir turistas", cuenta Sigmund, en un descanso de un agitado día de granja con más de 40 chicos participando de las diversas actividades.

Un día de granja en Pequeña Holanda
Un día de granja en Pequeña Holanda. Foto: Andrea Ventura

"Decidimos focalizarnos en los chicos y mantener el estilo del campo bien silvestre, rústico, no queremos que sea distinto".

Después de una pausa para almorzar, se montan a caballo para una vuelta, pasean en carruaje y hasta dan un paseo en un bote por un pequeño canal empantanado.

Llega el momento de amasar pan, con delantal, buzos remangados y mucha harina por todos lados. Esos bollos van directo al horno de barro y luego cada chico se llevará su pan a casa, que recibirá como premio en el momento de la merienda con chocolatada.

Es hora de partir, las ovejas caminan confianzudas entre la gente; el ñandú y la llama posan para las fotos y los gansos siguen pidiendo comida.

Datos útiles

Cómo llegar

Está en ruta 25 y río Luján, camino al Paraná de las Palmas, Escobar. Desde Buenos Aires tomar Acceso Norte ramal Campana, bajar en Escobar, entrar y por la calle principal ir hacia la derecha hacia el Paraná de las Palmas, luego se transforma en ruta 25 y a los 8 kilómetros está Pequeña Holanda.

Tarifas

Día de granja. La entrada cuesta $ 260 por persona e incluye todas las actividades entre las 11 y las 17 y la merienda de los chicos. En el restaurante hay combos de choripanes, hamburguesas y panchos que rondan los 100 pesos. Se realiza los viernes y sábados.

Día de campo. Cuesta $ 560 adultos y $ 360 menores de 9 años. Incluye recepción con empanadas y almuerzo de parrilla libre, juegos y actividades. Sólo los domingos.

Se pueden contratar cabalgatas, que duran una hora y cuestan $ 180. También palestra, tirolesa y juegos aéreos.

Reservas

4773-5091 e info@pequenaholanda.com.ar. www.pequenaholanda.com.ar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas