Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un choque indescifrable: Mayweather vs. McGregor

Osvaldo Príncipi

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 11 de agosto de 2017
0
Mayweather y McGregor, cara a cara
Mayweather y McGregor, cara a cara. Foto: AP

Para un purista del boxeo resulta sumamente odioso que el desafío entre el ex quíntuple campeón mundial Floyd Mayweather y Conor McGregor, figura estelar y estrella de las artes marciales mixtas, constituya el foco de consulta máxima que hoy por hoy la calle exalte. Y de este acertijo indescifrable, todos hablan como si fuesen sabios. Hasta pronostican: "¡Ojo con el irlandés!".

A 15 días del choque en el T-Mobile Stadium, de Las Vegas, se ultiman las reglas: 12 rounds bajo fiscalización de la Comisión de Boxeo de Nevada, en un límite de 69.850 kg, con guantes de 10 onzas, o quizá 8, si es que el martes aceptan una petición de ambos. Este reto resalta estadísticas tan resonantes como contradictorias: un ex boxeador de 40 años, con 23 meses de inactividad (Mayweather) ante un debutante absoluto, de 29 años, en esta disciplina (McGregor), originando una desigualdad palpable, y las entradas mas caras de la historia: desde 500 a 7500 dólares.

Sobreviviente a la pobreza de los barrios más bravos de Dublín, Mc Gregor subsistió trabajando desde niño como plomero, el oficio que heredó de su padre. Con la ayuda estatal de los subsidios alimentarios para carenciados fue creciendo hasta que comenzó a practicar el deporte que cambiaría su vida. Quiso ser futbolista, comenzó como boxeador aficionado y se consagró como luchador.

Apoyado siempre por su novia, Dee Devlin, con la que convive desde hace 8 años, cuando compartían una vivienda precaria,McGregor supo salir adelante. A partir de 2008, debutó como profesional en los combates de UFC y rápidamente sedujo a los espectadores con un récord invicto de 25 peleas. Sus días menesterosos quedaron sepultados por sus contratos millonarios con Reebok, con sus trajes extravagantes y con sus 22 millones de dólares ganados entre 2015 y 2016.

¿Cuáles son las diferencias básicas que McGregor deberá sobrellevar a la hora de convertirse en boxeador? la nacion consultó al peleador profesional argentino Javier Oyarzábal: "McGregor pelea con guantes chiquitos, de 4 onzas, con los dedos libres, sobre todo el pulgar, donde cualquiera puede ganar por KO. Ahora serán enormes, con un cierre de sus puños totalmente diferente. Es otra cosa. Además, nosotros caminamos la jaula descalzos y esta vez deberá usar botas sobre un cuadrilátero de piso mas acolchado. Conor tiene todo en su contra".

Mientras los casinos de Las Vegas bajaron su postura de favorito a 8-1 para Mayweather, los analistas en juego invitan a apostar a McGregor, dado que en este tipo de contiendas nadie sabe lo que podrá pasar. El choque está orientado, preferentemente, hacia el público de artes marciales, muy fanático de sus referentes pero poco efusivo a las ruletas, las mesas de punto y banca o de Bacará.

Se prevé una venta internacional por TV de PPV (pague para ver) en 4.500.000 hogares, a un precio promedio de US$ 100. En la Argentina, sólo se verá por Fox Premium y no tendrá costo adicional para los abonados a este canal (una señal de suscripción más costosa y ajena a la grilla básica en DirecTV o Cablevisión).

El experto mexicano Rafael Mendoza utilizó una frase de P.T.Barnum, creador de los circos más extravagantes del siglo XVIII, ideal para definir esta disputa: "Jamás nadie perdió un dólar por subestimar el gusto del público estadounidense". Y creemos que no se equivocó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas