Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Policías habrían encubierto la desaparición de una joven

Allanaron las casas de dos agentes y un hospital en Santa Fe para buscar pistas sobre una adolescente de 18 años

Viernes 11 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION

ROSARIO.- Rosalía Jara, de 18 años, desapareció hace 40 días en Fortín Olmos, en el norte de Santa Fe, y durante las últimas horas la investigación tomó un rumbo sorpresivo: la joven estaba embarazada y se le habría practicado un aborto ilegal antes de que se perdiera su rastro. Una cadena de encubrimientos se empezó a destapar durante las últimas horas.

La Justicia de Santa Fe ordenó allanamientos en las viviendas de dos policías y un médico de Fortín Olmos, un pueblo de 3600 habitantes del departamento de Vera, en el norte de Santa Fe. Los efectivos fueron pasados a disponibilidad y también fue registrado el hospital de la zona, para buscar indicios sobre la hipótesis de que a Rosalía se le practicó un aborto ilegal antes de que desapareciera.

Rosalía Jara, desaparecida. La joven de 18 años fue vista por última vez el 1° de julio último, en las cercanías de la localidad santafecina de Fortín Olmos. Dos policías fueron pasados a disponibilidad
Rosalía Jara, desaparecida. La joven de 18 años fue vista por última vez el 1° de julio último, en las cercanías de la localidad santafecina de Fortín Olmos. Dos policías fueron pasados a disponibilidad.

El caso pasará a ser investigado por la Gendarmería Nacional luego de que se detectara que policías de Santa Fe estarían involucrados en este caso que conmovió al norte de Santa Fe, donde los familiares y amigos de Rosalía Jara realizaron marchas para exigir su aparición con vida. Se sospecha que la policía nunca buscó a la joven desaparecida durante los primeros días y que encubrió al principal sospechoso que está detenido.

Rosalía Jara fue vista por última vez el sábado 1° de julio, a las 23, en una garita en la ruta N° 83, que une Fortín Olmos con la localidad de Vera. Unos minutos antes había estado en un bar del pueblo con José Valdez, un profesor de educación física que está detenido por este caso desde el 27 de julio pasado.

El docente confesó que mantenía una relación extramatrimonial con la joven. Y en los peritajes que se realizaron se encontraron rastros de sangre en un Toyota Corolla que pertenece a Valdez. Aún no se terminó de confirmar si la sangre pertenece a la chica, pero cuando realizaron la inspección los perros adiestrados marcaron el vehículo como un lugar en el que había estaba la adolescente.

Los investigadores revelaron a LA NACION que durante los últimos días comenzó a tomar fuerza la hipótesis de que Rosalía estaba embarazada en el momento de su desaparición. Ese dato llegó a los investigadores a través de allegados a la familia.

Valdez, por su parte, está cada vez más complicado. Tras ser detenido, en su teléfono celular se determinó con el GPS los recorridos que hizo durante los días en los que la joven desapareció. La información del dispositivo no coincidió con los datos dados por el profesor en su declaración judicial.

Fuentes de la causa revelaron que el GPS registró que el sábado a la noche, cuando se vio por última vez a Rosalía, Valdez se dirigió con su auto a una zona de monte en las afueras de Fortín Olmos.

Para los investigadores, los policías de esa localidad habrían avisado al sospechoso sobre una orden de arresto en su contra, por lo que las sanciones alcanzarían a todos los efectivos que allí cumplen funciones. Por el momento, dos de los agentes fueron pasados a disponibilidad.

Te puede interesar