Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno proyecta triunfos en 8 de los 24 distritos y un cierre parejo en 9

Prevé además derrotas en siete provincias, todas dominadas por el PJ, y paridad en Buenos Aires

Viernes 11 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
María Eugenia Vidal y los candidatos: Esteban Bullrich y Gladys González
María Eugenia Vidal y los candidatos: Esteban Bullrich y Gladys González.

A pocas horas de las elecciones, el gobierno de Mauricio Macri comenzó a configurar el mapa que espera encontrar tras las elecciones de pasado mañana. Según las proyecciones que se hacen en la Casa Rosada, el Presidente espera triunfar en ocho provincias, prevé posibles derrotas en siete y cree que peleará voto a voto en nueve distritos.

De ese modo, el país electoral de Cambiemos está dividido geográficamente en tercios más o menos parecidos. Las PASO podrán revelar si las proyecciones eran acertadas.

En ese contexto, según pudo constatar LA NACION, la provincia de Buenos Aires está entre los distritos más reñidos y figura "en paridad". Es decir, el Gobierno no sabe si podrá ganarle a la ex presidenta y candidata a senadora de Unidad Ciudadana, Cristina Kirchner.

Hasta hace una semana, el comando de campaña que dirige el jefe de Gabinete, Marcos Peña, contabilizaba a Buenos Aires como un distrito en el que el candidato a senador de Cambiemos, Esteban Bullrich, tenía amplias posibilidades de ganar. Hoy las encuestas del Gobierno les dan que podrían ganar por un punto o perder por dos: están en el margen de error.

La prudencia se impuso en las últimas horas. Dependerá mucho, argumentan en Balcarce 50, de la asistencia de votantes a las PASO, tal como informó LA NACION en su edición de ayer. El Gobierno busca superar el 75% de asistencia.

En las proyecciones que manejan en la Casa Rosada, Cambiemos proyecta triunfos en ocho provincias: ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Santa Cruz, Jujuy, Corrientes y Entre Ríos.

En la ciudad se espera un éxito cómodo de Elisa Carrió como candidata a diputada. Sacaría por encima del 45% de los votos. El distrito porteño es el bastión del macrismo por excelencia.

En Córdoba, en cambio, la pelea es entre Macri, de excelente imagen en la provincia, que lleva como candidato a diputado al ex árbitro de fútbol Héctor Baldassi, y el gobernador peronista Juan Schiaretti, que postula a su vicegobernador Martín Llaryora, de alto conocimiento en el electorado local. El peronismo cordobés controla la provincia desde 1999.

En Santa Fe, el Gobierno espera el triunfo del candidato a diputado radical Albor Cantard por el sello Cambiemos, aunque descuenta que Jorge Boasso, radical de Rosario, sacará muchos votos, y espera ganarle al socialismo del gobernador Miguel Lifschitz. De todos modos, siempre ha sido una provincia engañosa y difícil para Macri.

En Mendoza, Jujuy y Corrientes, el jefe del Estado apuesta todo a los gobiernos radicales que consolidan a Cambiemos. En Santa Cruz, la Casa Rosada considera que la pésima gobernación de Alicia Kirchner le permitirá la victoria del candidato a diputado Eduardo Costa, de la UCR, y en Entre Ríos espera un triunfo del postulante a diputado radical Atilio Benedetti, más allá de que es un bastión históricamente peronista.

En cambio, el Gobierno ve un escenario de paridad en Buenos Aires, Salta, La Rioja, Tucumán, Chaco, San Luis, Neuquén, Tierra del Fuego y Catamarca. Casi todos esos distritos están gobernados por distintas corrientes del peronismo. En los oficialismos de cada una de esas provincias consideran que ganarán los viejos caciques del PJ.

En La Rioja, la Casa Rosada apuesta a la buena imagen del radical Julio Martínez. Y también a que el peronismo se presenta dividido y a la extraña situación de Carlos Menem.

Por otra parte, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, descuenta que ganará el peronismo en su provincia. Y lo mismo opinan Juan Manzur, en Tucumán; Domingo Peppo, en Chaco; Lucía Corpacci, en Catamarca; Roxana Bertone, en Tierra del Fuego, y Alberto Rodríguez Saá, en San Luis. Rodríguez Saá es un reciente aliado de Cristina Kirchner. Allí Cambiemos postula a Claudio Poggi, un antiguo aliado de los Rodríguez Saá.

Con destino de derrota

En el último lote de provincias, el Gobierno admite derrotas casi irremediables. Se trata de Formosa, Santiago del Estero, Río Negro, La Pampa, Chubut, Misiones y San Juan, que son distritos bien controlados por sus caudillos.

En este contingente, el Gobierno se conforma con mejorar sensiblemente las elecciones respecto de 2015, especialmente en San Juan y Misiones.

Otro dato que sigue de cerca la Casa Rosada serán los distritos en los que Cambiemos tendrá una primaria con competencia efectiva internamente. Esos distritos son nueve: Entre Ríos, Neuquén, Corrientes, Córdoba, Salta, San Luis, San Juan, La Pampa y Santa Cruz. En algunos casos podrían servirles para potenciar las elecciones generales del 22 de octubre.

El mapa de los pronósticos oficiales

Posibles triunfos

8

Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Santa Cruz, Jujuy, Corrientes y Entre Ríos

Provincia donde hay paridad

9

Buenos Aires, Salta, La Rioja, Tucumán, Chaco, San Luis, Neuquén, Catamarca y Tierra del Fuego

Posibles derrotas

7

Formosa, La Pampa, Santiago del Estero, Río Negro, Chubut, Misiones y San Juan

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas