Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Estupor en Mendoza por dos casos de chicas de 10 y 11 años violadas y embarazadas

Hoy se conoció la internación de una niña de 11 años abusada y embarazada de ocho meses; se reabrió el debate del aborto y aún no hay un protocolo

Viernes 11 de agosto de 2017 • 18:04
SEGUIR
PARA LA NACION

MENDOZA.- Mendoza no lograba aún salir del asombro por el caso de la nena de 10 años que fue violada y quedó embarazada, cuando se conoció un hecho similar: una niña de 11 años se encuentra internada, cursando el octavo mes de gestación, producto de un abuso sexual.

De esta manera, en menos de 24 horas salieron a la luz los aberrantes hechos, que tienen a los investigadores trabajando para determinar quiénes son los responsables de los vejámenes. En el caso de la pequeña de 10 años ya fue detenido e imputado su tío, quien vivía en la casa de la menor desde hacía tiempo. En tanto, por el nuevo hecho aún no se logra dar con ninguna persona.

La niña de 11 años, oriunda del Valle de Uco, ingresó al hospital Scaravelli de Tunuyán, tras ser derivada desde el hospital Las Heras, de Tupungato, donde vive. Por estas horas, el Ministerio de Salud, bajo el programa contra el Maltrato Infantil, y las autoridades judiciales de la provincia han comenzado a intervenir en el caso, por lo que se espera que haya avances en las próximas horas.

Mientras, con el primer caso se aguarda la realización de los análisis de ADN para determinar si el imputado es el autor del delito de abusos sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la convivencia. Más allá del estado avanzado de la gestación, lo que complicaría practicar una interrupción del embarazo, el caso volvió a abrir el debate sobre la necesidad de que Mendoza cuente con un protocolo de atención para casos de aborto no punible, a tono con el fallo de la Corte Nacional de 2012.

Debate

La dura novedad estalló horas antes de los comicios en Mendoza. Claudia Najul, ministra de Salud y candidata a senadora nacional de Cambiemos , se mantiene en total hermetismo, en medio de la veda electoral, sobre el caso de la nena de 10 años que fue violada y embarazada, presuntamente por un tío. Aunque la gestación de la menor se encuentra muy desarrollada, con casi 8 meses, se volvió a poner sobre la mesa el derecho de una mujer violada a solicitar la interrupción del embarazo, a tono con un fallo de la Corte Nacional de 2012.

Desde el Gobierno buscan despegar este caso de un eventual pedido para que la chica aborte, ya que estaría en riesgo su salud, aunque queda en claro que la provincia no logra avanzar, desde hace 5 años, con un protocolo de aborto no punible .

En diálogo con LA NACION, la ministra, de licencia sin goce de haberes hace más de 15 para dedicarse a la campaña, prefirió no referirse al tema, aunque sí lo haría tras el acto electoral. Sin embargo, se sabe que hay un equipo de Salud analizando este tipo de hechos pero que todavía no hay definiciones con respecto al protocolo de actuación, sobre todo porque en otras provincias donde se puso en marcha, a tono con la disposición nacional, hubo planteos legales que complicaron la instrumentación. Asimismo, la funcionaria, con un marcado perfil de género y en pos de los derechos de las mujeres, ha dicho que no existen presiones de la Iglesia para poner en marcha una guía oficial. Sin embargo, no se han podido apreciar avances al respecto.

Durante su gestión, el ex ministro Rubén Giacchi, quien debió renunciar por una denuncia de su ex por violencia de género, lo que motivó la llegada de Najul, fue contundente sobre el tema en una entrevista con LA NACION: para el actual Gobierno "no es prioritario" adherir al Protocolo de Aborto No Punible. "Se estudiará el fallo de la Corte Nacional, aunque se hará hincapié en la prevención, sobre todo en escuelas y centros de salud, para no tener que llegar a esta decisión. Mendoza no es una provincia abortera y no está entre nuestras prioridades adherir al Protocolo", fueron las palabras del funcionario.

Ahora, el caso de la pequeña violada y embarazada, que tiene como imputado a su tío de 23 años, quien vivía en su domicilio, reabrió la postergada discusión sobre la interrupción del embarazo. De acuerdo al Código Penal , en su artículo 86 y al fallo del máximo tribunal nacional "no es punible" el aborto ante una violación, por lo que la práctica no está supeditada a trámite judicial. Sólo basta la decisión de la víctima, a través de una declaración jurada o de sus representantes legales.

El procurador de la Corte, Alejandro Gullé, dijo que ve difícil la instrumentación de un aborto por el grado de desarrollo del feto. Además, sumó la "objeción de conciencia" que plantearía el médico que debiera realizar la intervención, mientras se espera la decisión que tome el Gobierno en cuanto al protocolo de actuación para los casos de abortos no punibles, el cual,entre otros puntos, podría determinar que exista al menos un profesional en los hospitales públicos de referencia que tengan la plena convicción de llevar adelante la práctica.

Las voces a favor de la interrupción del embarazo comenzaron a sentirse nuevamente por estas horas. El abogado de Derechos Humanos Diego Lavado hizo hincapié en la condición legal que protege a la menor, dejando en claro cómo se debe proceder ante casos de abusos sexuales. "El embarazo de una niña por debajo de los 13 años legalmente es producto de una violación. Si está el consentimiento del progenitor, el médico debería proceder a la interrupción, de acuerdo al fallo de la Corte en el 2012, que instó a las provincias a aplicar un protocolo para los abortos no punibles", explicó el letrado.

Mientras, se esperan avances judiciales sobre el caso, entre ellos, los análisis de ADN para determinar si el imputado es el autor del delito de abusos sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y la convivencia. A su vez, se aguarda la decisión final que exprese la familia: hacerse cargo de la criatura o darla en adopción.

En esta nota:
Te puede interesar