Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El nacimiento de un parque olímpico

Sábado 12 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
Una de las unidades de la Villa Olímpica porteña
Una de las unidades de la Villa Olímpica porteña.

La ciudad de Buenos Aires se prepara para ser sede de uno de los acontecimientos deportivos más importantes del mundo. Ante este desafío, proyectamos instalaciones deportivas de alto rendimiento a la altura de nuestros objetivos como ciudad; buscando atraer, desarrollar y retener el talento de nuestros deportistas, y trabajando sobre la idea del "legado deportivo".

Ubicado al Sur de la geografía porteña, en el barrio de Lugano, el nuevo proyecto trabaja sobre una infraestructura existente, su puesta en valor y proyección hacia el futuro, para albergar por unos días como sede deportiva los Juegos Olímpicos de la Juventud en el 2018, pero pensando en permitir que nuestros deportistas dispongan de instalaciones modernas en cumplimiento con los estándares internacionales, cada vez que su entrenamiento lo requiera.

En un predio de 30 hectáreas sobre el trazado original proyectado por el arquitecto y deportista Olímpico Estanislao Kocourek para el Parque Julio A. Roca en 1978, y como parte de un mismo complejo integrado por el estadio de Tenis Mary Terán de Weiss, la Villa Olímpica, y otras infraestructuras deportivas, como el Autódromo Oscar y Alfredo Gálvez y una cancha de Golf; el proyecto dispone estratégicamente las diferentes naves blancas de los pabellones deportivos multiuso, además de otras instalaciones deportivas de primer nivel como pistas de atletismo, canchas de hockey, pileta de natación y saltos ornamentales, respetando circulaciones, caminos, y una frondosa vegetación existente.

El proyecto y su arquitectura representan valores y son esencialmente integradores en su programa, eficientes en su partido, transparentes en su expresión, austeros en su concepción, cercanos a su entorno inmediato, pensados en equipo y fundamentalmente disruptivos en la forma en que retoman el pasado proyectándolo hacia el futuro. Fueron diseñados con el objetivo de cumplir con la misión más suprema a la que puede ambicionar la arquitectura pública, construir un legado urbano para el disfrute de los vecinos, que además, como en este caso, potencie la actividad deportiva.

* El autor es Subsecretario de Proyectos. Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.