Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los extraños casos de las secuelas argentinas

Sábado 12 de agosto de 2017
PARA LA NACION
0

En un mundo en el que es normal encontrarse con un 8 al lado de Rápidos y furiosos, o saber que se están haciendo diversas continuaciones, precuelas y spin-offs de Star Wars, no es tan común encontrar secuelas de películas de autor: también en este sentido, El padrino es una saga excepcional. Más difícil aún es encontrar, en estos tiempos, secuelas en el cine argentino. En los ochenta había más: las de Mingo y Aníbal, las de los Súper Agentes, las de Rambito y Rambón. Desde Dibu 3 (2002) no hubo otra serie de éxitos locales con dos secuelas (la recuperación de Bañeros responde a un revival y no tanto a una continuidad genuina).

Es todavía más raro encontrar secuelas de producciones independientes como tuvo UPA!, y aún más de documentales. Sin embargo, hay algunos casos recientes: el año pasado Viviré con tu recuerdo, de Sergio Wolf, se proponía como secuela de Yo no sé qué me han hecho tus ojos (2003) de Wolf y Lorena Muñoz, éxito en escala sobre el misterio de Ada Falcón. Y este jueves se ha estrenado Moacir III, de Tomás Lipgot, tercera parte de la "Trilogía de la Libertad", precedida por Moacir y Fortalezas. En las tres, el centro de estos retratos es el cantante brasileño Moacir Dos Santos. Quizá se diga que Moacir III no es estrictamente un documental, aunque buscar lo estrictamente documental en estos tiempos híbridos es difícil ... en todo caso, puede verse en parte como un documental sobre ficcionalizar. Y más allá de recomendar Moacir III, nunca es un mal momento para mencionar un magistral documental español que tuvo su secuela: El desencanto (1976), sucedida por Después de tantos años (1994), la primera de Jaime Chávarri y la otra de Ricardo Franco.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas