Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rickie Fowler está jugando como para darse la gran oportunidad

En el PGA Championship está a cinco golpes, pero muestra serenidad y adaptación a la cancha

Sábado 12 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Fowler
Fowler. Foto: Archivo

Con los más grandes jugadores lejos de la conversación, no sería de extrañar que Rickie Fowler por fin pueda responder al viejo estatus de niño prodigio (cualquier similitud con Sergio García no es pura casualidad) y gane un Major, el PGA Championship, que se juega en Quail Hollow, Charlotte, por ejemplo.

El oriundo de California sumó 139 (-3) en las dos primeras jornadas y, aunque está a cinco golpes de los punteros, el local Kevin Kisner y el japonés Hideki Matsuyama (134 y -8), todos los análisis lo señalan aplomado como nunca y sereno para superar los escollos de una cancha más dura de lo que debiera, por el clima.

Claro que el tiempo cambió y llegó la lluvia que estaba prevista para esta zona de Carolina del Norte, un fenómeno que obligó a suspender sólo momentáneamente la segunda vuelta, cuando ya Fowler y Kisner habían terminado.

Seis birdies anotó el jueves (un triple bogey también) gracias a su timing y a la capacidad de reacción para no engancharse con el triple bogey del 5. "Lo bueno es que fue cerca del comienzo, por lo que tuve tiempo para superarlo". Esa jornada, como la de ayer, la compartió con Rory McIlroy y el español Jon Rahm. El norirlandés "tuvo un difícil hoyo 14 más tarde -comparó-; es como una trompada en el estómago, en cierto modo". McIlroy contó con menos margen para rehabilitarse. Fowler metió cuatro birdies tras aquel desliz, por el cual calificó la salida del 5 como un "error mental".

Después, fue consciente de que mantener la pelota lejos de los roughs del nuevo pasto de tipo Bermuda, que se tragaba la pelota, fue clave. Igual que ayer, cuando los greens volvieron a estar rápidos.

Fowler está jugando muy bien en greens difíciles, en los que embocó desde cualquier distancia. Su 58,33% en greens en regulación (marca la cantidad de hoyos a los que se llega con la posibilidad de bajar el par) es considerado destacado en las condiciones extremadamente rápidas en los que se encontraban, sobre todo ayer, cuando más se sintió el efecto negativo de la última resiembra.

Uno de los analistas de golfchannel.com fue bien gráfico cuando opinó sobre si el norteamericano tiene una presión extra en el certamen. "Rickie tiene una gran presión de por sí, por ser uno de los posters de los chicos en el PGA Tour. Lo importante es que siga jugando tranquilo".

Y el jugador reflexionó, tras la vuelta de ayer: "Estoy en una buena posición para el fin de semana, todo puede pasar. A veces la cancha no está fácil. Con la lluvia quizá cambien las condiciones, pero hasta ahora estuvo bien, encontré los fairways, que no estaban sencillos de jugar, y tuve buen control en los greens".

El agua que cayó fue menos caudalosa que lo que se pronosticaba y el juego se reanudó con la arremetida de Matsuyama, en estado de gracia con sus tres victorias esta temporada, la más reciente la semana pasada en el World Golf Championship de Akron. El japonés presentó la mejor tarjeta del día, con 64 (-7). En tanto, Jordan Spieth subió otro golpe: ehizo 72 como el primer día y su objetivo del cuarto Major distinto se aleja.

Para Emiliano Grillo no habrá fin de semana en Quail Hollow, entonces el quiebre de la tendencia de superar cortes en los Majors se acentuó. Después de haber superado la barrera de los viernes en los primeros seis de su carrera, el chaqueño lleva ahora tres seguidos sin conseguirlo (el US Open y el British Open, los anteriores). Ayer hizo 74 (+3), para redondear 152 (+10) en el torneo. A pesar de la leve mejoría (anotó 3 birdies contra ninguno del primer día), el balance vuelve a ser negativo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas