Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De los lectores, cartas & e-mails

La importancia del voto; El gasto público; Reclamo mapuche; Libros extranjeros; Spinoza; Premio a Saravia; Hurto en el Colón

Domingo 13 de agosto de 2017
0

Carta de la semana

La importancia del voto

Hoy, con las PASO, los argentinos tendremos que expresarnos nuevamente en las urnas. Sería bueno preguntarnos: ¿somos realmente conscientes de lo que cada acto eleccionario significa o nos importa un pepino si votamos bien o mal? ¿Tenemos en claro la importancia que tiene el voto y a dónde queremos llegar? No quiero hacer un drama de lo que se vive en el cuarto oscuro, pero el hecho tiene algo de compromiso evangélico, ya que en cada acto eleccionario elegimos la maleza o el trigo, puesto que somos sus semillas. Así las cosas, elegiremos al capaz o al inepto; al comprometido con el bien común o al egoísta: al que se interesa por los bienes institucionales o al que sólo le interesa su propio bien; al virtuoso o al bribón? Y, en síntesis, al que está a favor o en contra de la democracia.

Daniel E. Chávez

DNI 12.161.930

El gasto público

LA NACION del 24 de julio informa que el Poder Ejecutivo Nacional dispuso la reforma de los ministerios "bajo la bandera de la reducción del gasto público". El decreto 513 sostiene que una de las premisas del Gobierno es lograr "la utilización racional de los recursos públicos, particularmente los relacionados con la inversión pública nacional". El jefe de Gabinete será quien maneje el Sistema Nacional de Inversiones Públicas (SNIP), que es clave en la definición de los proyectos de infraestructura e inversión que se incorporan al presupuesto. La definición de las prioridades será fundamental si realmente se quiere reducir el gasto estatal y el consiguiente déficit. No tiene sentido avanzar con megaproyectos como el Soterramiento del FF.CC. Sarmiento, objetado por su altísimo costo, por el origen espurio de su contratación y porque elimina dos de las cuatro vías existentes. Los especialistas tienen propuestas alternativas. Lo mismo aplica para el RER y su desmesurada e innecesaria Estación Central, cuestionada por expertos ferroviarios, ambientales y en seguridad. Oigámoslos antes de que sea tarde. Las decisiones en materia de la tan necesaria obra pública, que comprometen recursos de más de una generación, merecen el más profundo análisis y la mayor transparencia, ante una opinión pública sensibilizada frente a cómo se gastan los dineros del Estado.

Andreína de Luca de Caraballo

Fundación Ciudad

f.ciudad@fibertel.com.ar

Reclamo mapuche

Es increíble lo que estamos viviendo. Ahora resulta que "aborígenes" trasplantados de la Araucánia chilena a la Patagonia argentina y genocidas de nuestros tehuelches, a quienes desplazaron a sangre y cuchillo, quieren reinvindicar tierras pertenecientes al territorio nacional porque se les da la gana. En ese sentido, y suponiendo estar de acuerdo con ellos, me pregunto: ¿por qué los pueblos hearpes, sanavirones, comechingones, ologastas, ranqueles y timbúes no reclaman sus tierras ancestrales a los terratenientes bodegueros de San Juan, Mendoza y zonas aledañas? Se volvería a la antigua tradición de la caza y la pesca. Entonces, ¿qué? ¿Seguiremos siendo los mismos estúpidos que ponemos la otra mejilla después de semejante cachetada?

Miguel Christin

DNI 6.809.900

Libros extranjeros

Encargo un libro de 29 dólares y unos 900 gramos de peso a una librería de segunda mano en el exterior. A los veinte días me llega un telegrama de Correo Argentino avisándome que han recibido un envío -del que no se me indica el remitente- y que ha sido clasificado "puerta a puerta" (lo que me salvará de perder una mañana para retirarlo en el Centro Postal Internacional, en Retiro), y que "están en condiciones de poder entregármelo" en mi domicilio siempre que previamente: 1) cumpla con los requisitos indicados en la "guía paso a paso" del sitio web de la AFIP y 2) abone a Correo Argentino 120 pesos en concepto de "Gestión Envío Internacional Puerta a Puerta", vía pago electrónico, cajero o local de pago. Si no cumplo con ambos requisitos en diez días, el envío será devuelto al país de origen. No encuentro la bien escondida guía paso a paso en el sitio de la AFIP, pero finalmente sí en otro portal. Llenando felizmente entonces en la página web de la AFIP el formulario requerido se me pide indicar en una presentación jurada el rubro del producto del envío cuyo contenido sólo puedo adivinar. En el menú no aparece la opción "Libros" y sí una docena de rubros que a diferencia de los libros pagan derechos de importación. Intentando avanzar de alguna manera elijo alguno de esos rubros e indico un importe de 0, pero no puedo continuar porque no pudo calcularse el valor CIF. Para cualquier otro valor que indique en los otros rubros, el sistema calcula para la presentación los derechos de importación a pagar. Al cabo de media hora, habiendo intentado todas las variantes posibles, abandono, y llamo por teléfono al Correo Argentino para averiguar cómo proceder. Me sugiere indicar en el formulario de la AFIP que el contenido es desconocido, con lo que se bloquea automáticamente la posibilidad de entrega a domicilio y deberé pasar alguna mañana en Retiro.

Esto es el "régimen simplificado" para poder en la Argentina, pagando al Correo Argentino 120 pesos, recibir un libro con el envío ya pagado por el remitente, como sucede con el correo en todo el mundo desde mediados del siglo XIX.

Ignacio Azpiazu

ignacio@ignacioazpiazu.com

Spinoza

Al brillante artículo sobre Baruch Spinoza cabría agregar la admiración hacia él de los románticos alemanes, Schiller, Heine y Goethe; el respeto filosófico de Bergson, Freud, Hegel, Marx y Nietzsche, quizás certificada con la frase de Albert Einstein: "No podré alcanzar la altura de tan grande hombre". Fue considerado el más querible de los filósofos por Bertrand Russell y nuestros Daniel Barenboim y Jorge Luis Borges, que dijo de Spinoza: "El asiduo manuscrito aguarda, ya cargado de infinito; alguien construye a Dios en la penumbra...El más pródigo amor le fue otorgado, el amor que no espera ser amado".

Fernando Miranda

Miembro del Consejo de Pazde la República Argentina

mirandafernando2@gmail.com

Premio a Saravia

Juan Carlos Saravia es un ejemplo y un referente fundamental de nuestro folklore. Junto con José "Cocho" Zambrano, Carlos "Pelusa" Sosa y Aldo "el Chivo" Saravia, fue el creador en 1948 de Los Chalchaleros, grupo que alcanzó inmensa popularidad y fama no sólo en nuestro país sino en el mundo. Fue el timbre y color de voz de Juan Carlos Saravia el que imprimió, desde sus inicios, ese sonido tan especial y característico de Los Chalchaleros, sonido que se mantuvo e identificó al famoso grupo a través de los diferentes cambios de integrantes a lo largo de su historia, hasta la gira de despedida en 2000. Pero los méritos de Juan Carlos Saravia van más allá de sus reconocidos valores artísticos. Es un hombre de bien en toda la extensión del concepto. Por eso el beneplácito y alegría con que fue recibida la entrega que le hizo el senador Federico Pinedo del Premio Domingo Faustino Sarmiento, la más alta distinción que otorga el Senado de la Nación.

Antonio Rodríguez Villar

Presidente de la AcademiaNacional del Folklore

Hurto en el Colón

El sábado 5 de agosto asistí al maravilloso concierto del maestro Daniel Barenboim, a las 20. Después de disfrutar de un excelente espectáculo descubrí la presencia de un destacado periodista y esperé para saludarlo, dentro de la sala sector plateas y manifestarle mi satisfacción por su programa de TV diario, recibiendo de su parte un afectuoso saludo. En ese momento fui víctima de la sustracción de mi celular y mi billetera, ambos guardados en mi cartera y con un cierre nada sencillo de manipular. Evidentemente la sustracción fue efectuada por hábiles manos, ya que ni yo ni mi acompañante lo advertimos. Al descubrir lo sucedido, a los diez minutos de abandonar el teatro, regresamos para preguntar si alguien había encontrado y devuelto mis documentos, recibiendo como respuesta un "no" muy rotundo y poco amable de parte del funcionario que me atendió.

Cada vez estamos más acostumbrados a saber de episodios iguales o parecidos, pero mi pregunta es: ¿cómo se infiltra un malviviente en la sala del Colón, teniendo en cuenta el importante costo de una platea? Mi deseo es que las autoridades de la ciudad conozcan esta lamentable situación. Al Teatro Colón asisten muchísimos turistas para disfrutar no sólo de los espectáculos sino también de su belleza, y esto no le hace ningún bien. Además, es deplorable el estado de higiene de los toilettes de la zona de boleterías. Dada la cantidad de personas que pasan por ellos deberían recibir un poco más de atención y limpieza. No hago estas denuncias con ánimo de crítica sino para conocimiento de las autoridades de la ciudad, que tanto trabajan para embellecerla y brindarnos a sus habitantes una mejor calidad de vida.

Marta Parisi

DNI 3.912.021

En la Red

Donan los órganos de la alumna que se quitó la vida

Facebook

"Me dan bronca todos los que estuvieron cerca de ella y no la ayudaron"

Estela Aranda

"Todo un acto de amoren medio del dolor"

Laura Muñoz

"Los chicos de las escuelas toman como bromas molestara alguien sin pensaren el daño que hacen"

Elsa Noemí López

"Generoso gestopor parte de los padres en un momento tan difícil como la pérdidade un hijo"

Graciela Rodríguez

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas