Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El chavismo acusa al magnate de arrastrar a América a un conflicto

El hijo de Nicolás Maduro dijo que iría a Nueva York a tomar la Casa Blanca

Domingo 13 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Donald Trump afirma descarta una "opción militar" en Venezuela
Donald Trump afirma descarta una "opción militar" en Venezuela. Foto: Archivo

CARACAS.- Donald Trump abrió la caja de los truenos y el chavismo no iba a desaprovechar semejante oportunidad para recuperar el terreno perdido en el mundo. "La amenaza de Trump pretende arrastrar a América latina y al Caribe a un conflicto. Venezuela rechaza las amenazas hostiles contra la patria", contestó ayer Jorge Arreza, el nuevo canciller.

La última ocurrencia veraniega del presidente estadounidense cayó como una bomba en el avispero nacional venezolano. Una "locura de supremo extremismo", la definió el general Vladimir López Padrino, ministro de Defensa, mientras que el gobernador opositor Henri Falcón irrumpía en redes sociales para clamar "¡Insolente Trump! ¡Este peo (lío) es nuestro! ¡Resuelve los tuyos que son bastantes!".

Los 545 delegados de la Asamblea Constituyente, órgano creado por Nicolás Maduro para atornillarse en el poder que ayer ordenó adelantar las elecciones regionales a octubre, se sumaron ipso facto al arrebato bolivariano, transformando su sesión de ayer en un mitin antiimperialista. Un adelanto de cómo usará el chavismo en los próximos meses "la estupidez que dijo Trump", como la definió José Miguel Vivanco, director ejecutivo de Human Rights Watch y profundo detractor del chavismo.

"A nosotros, virtuosos constituyentes, nos corresponde ser el escudo protector de nuestro suelo para la defensa de la integridad territorial de Venezuela", arengó su presidenta, Delcy Rodríguez.

cerrar

Entre los más indignados se mostró Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente, quien de forma airada aseguró que "si se diera el supuesto negado de mancillar el suelo patrio, los fusiles llegarían a Nueva York. Llegaríamos y tomaríamos la Casa Blanca". Más allá del error geográfico, el tono empleado por el debutante confirma que Maduro ha recibido aliento desde donde menos esperaba. "Desde que Chávez lo nombró su heredero, nadie le había hecho un regalo tan grande a Maduro", resumió Vivanco.

De hecho, el mayor repunte de popularidad de Maduro (que hoy se sitúa en un 17%) en los últimos años se produjo cuando el gobierno de Barack Obama declaró a Venezuela una "amenaza" contra su seguridad. El gobierno bolivariano lo aprovechó al máximo, atizando su propaganda durante meses.

"Cosas de la vida: el presidente Trump terminará siendo, sin querer, el mejor sponsor político del presidente Maduro", concluyó el analista Luis Vicente León.

Sobre la sesión de la Constituyente, realizada de nuevo en el Hemiciclo Protocolar tomado por la fuerza en el Parlamento, revolotearon las palabras de Trump ("Tenemos muchas opciones para Venezuela. Y, por cierto, no voy a descartar una opción militar"), a nadie importó que un vocero del Pentágono acotara más tarde que las "insinuaciones de invasión" no tienen fundamento.

cerrar

Un error diplomático de difícil arreglo, que además vino acompañado anteayer de una sucesión de declaraciones y comunicados que dibujan un nuevo escenario diplomático para la crisis venezolana. La Casa Blanca también dio a conocer que Maduro intentó ponerse en contacto con Trump, pero que éste respondió que no hablará con el "hijo de Chávez" hasta que la democracia sea restaurada en Venezuela.

Un día antes, Maduro había anunciado ante la Asamblea Constituyente el deseo de conversar con su homólogo, con el que ha mantenido un intento de romance político, sin mucho éxito, desde que ganó las elecciones el año pasado. Impulsado por su aliado Vladimir Putin, Maduro evitó durante meses sus habituales insultos, incluso se gastó más de un millón de dólares en hacer lobby y otro medio millón como donativo para la toma de posesión en Washington.

En el continente, un país tras otro se fue desmarcando de las palabras de Trump, incluidos gobiernos tan beligerantes como el de Perú, que el viernes había anunciado la expulsión del embajador venezolano en Lima.

La Unidad Democrática, que guardó silencio durante las primeras horas, ha rechazado siempre cualquier tipo de intervención exterior, aunque sí está a favor de las sanciones económicas contra la alta jerarquía chavista. Sólo la minoría más radical aplaudió la ocurrencia de Trump.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas