Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lousteau: un trampolín para poder disputar contra Larreta en 2019

Aspira a superar los 20 puntos para conservar su rol de principal opositor del macrismo porteño

Domingo 13 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION

Martín Lousteau volverá a probar suerte ante un electorado que ya demostró confiar en él. Dos años después de estar "tan cerca" de ganarle la batalla por la Jefatura de Gobierno a Horacio Rodríguez Larreta en el ballottage porteño, el ex embajador en Estados Unidos apostará a hacer hoy una buena elección que lo deje bien posicionado para lograr su objetivo central: gobernar la ciudad a partir de 2019.

El precandidato a diputado nacional y su equipo son optimistas. Las encuestas no fueron favorables durante la campaña, pero en Evolución recuerdan que hace dos años la situación era similar y los resultados finales dejaron mal parados a los sondeos.

"Ya nos mintieron. Ya nos dijeron que no", recordó el ex ministro de Economía ante una militancia exultante, en el cierre de su campaña la semana pasada.

Lousteau juega con su hijo, días atrás
Lousteau juega con su hijo, días atrás. Foto: Archivo

¿Qué es una buena elección para Lousteau? "20 puntos", responden en su entorno. "Cualquier número arriba de eso está bien", agregan. Con ese número -incluso con menos- ampliarían su presencia en la Legislatura porteña, donde el macrismo tiene mayoría. La periodista Débora Pérez Volpin encabeza la lista de precandidatos a ocupar una banca allí.

La pregunta es si esa cifra los dejará encima o debajo de Daniel Filmus (Unidad Porteña), a esta altura histórico candidato kirchnerista en la Capital. Admiten, sin embargo, que la cuesta para superar a Elisa Carrió (Vamos Juntos) es mucho más empinada.

El fracaso de la conformación de Cambiemos en territorio porteño dejó a Lousteau, recién llegado de la embajada en Washington, compitiendo por fuera del oficialismo y con una estrategia discursiva centrada en criticar con dureza la gestión del jefe de gobierno porteño, pero con más suavidad a María Eugenia Vidal -a quien elogió más de una vez- y a Mauricio Macri.

Con el enojo de Ernesto Sanz, y apuntalado por la cúpula del radicalismo porteño -integrada por Emiliano Yacobitti y Enrique Nosiglia-, que aceptó apoyarlo como candidato por fuera de Cambiemos, Lousteau focalizó sus críticas a la gestión Pro en el gasto de los fondos públicos que, según él, son excesivamente altos en el área de publicidad estatal.

La misma dureza que aplicó contra Larreta la utilizó con Unidad Porteña, espacio al que planea superar en estos comicios. En uno de sus discursos más subidos de tono, incluso, llegó a comparar la manera de gestionar de Pro con la del kirchnerismo.

Hubo menos críticas contra Carrió, su ex aliada del extinguido frente UNEN -compartieron boleta en las legislativas de 2013-, aunque le quedó pendiente durante la campaña un encuentro cara a cara, reclamado por él innumerables veces.

En su último discurso público antes de la veda electoral, el jueves pasado en un boliche del centro porteño, el ex ministro de Economía del kirchnerismo lamentó la "cerrazón" del Gobierno y volvió a exigir un debate formal para lo que queda de la campaña de cara a octubre. En Evolución dicen que ya tienen el compromiso del oficialismo. "La única persona que siempre debatió fui yo", respondió Carrió semanas atrás.

A pesar de los roces por la alianza porteña que no pudo ser, en Evolución se muestran confiados por la reacción de los porteños a las propuestas del espacio y a los encuentros diarios en bares de toda la ciudad para responder preguntas. Se ven cada vez más cerca de construir la alternativa que un día logre conquistar el distrito donde nació el macrismo.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.