Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La elección también se juega en tribunales

Jueces y fiscales suelen actuar acorde con el clima político; los casos de Menem y Cristina

Domingo 13 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
La elección también se juega en tribunales
La elección también se juega en tribunales. Foto: Archivo

Al igual que los potenciales inversores, también los jueces y fiscales de los tribunales federales de Comodoro Py miran a las urnas. Observan qué ocurrirá hoy y, más aún, en octubre, cuando varios candidatos que arrastran acusaciones definirán su futuro político -fueros incluidos- rumbo a la contienda de 2019.

El ex presidente Carlos Menem es el ejemplo mayor. Puja por retener su banca y sus fueros en el Senado, con una condena pendiente de revisión por la Corte Suprema. Pero a él se suman la ex presidenta Cristina Kirchner, como también varias espadas de Mauricio Macri. Al igual que Menem, ingresar al Senado le permitirá a Cristina contar con fueros cuando afronta varias investigaciones por presunto lavado, corrupción y hasta traición a la Patria.

Más relevante que los fueros, sin embargo, para la ex presidenta será comenzar a definir cómo quedará posicionada para la próxima campaña presidencial. Si triunfa en las PASO y en octubre, recobrará cuotas sustanciales de poder. Y esa es la variable que más influye sobre los tribunales de Comodoro Py.

Esta vez, sin embargo, jueces y fiscales consultados por LA NACION afirmaron que el contexto en el que trabajan es "distinto" al que vivieron durante elecciones anteriores. "Hoy se trabaja con una libertad casi «peligrosa»", ironizó un fiscal. "Si algunos hasta por primera vez trabajan con los códigos Penal y Procesal Penal, con eso le digo todo".

Los jueces y fiscales que diferencian estas elecciones de otras anteriores afirman, además, que esta vez no adaptarán sus próximos pasos procesales a los resultados de las urnas. Es decir, que dormirán ciertos expedientes según quiénes ganen o pierdan. Si eso ocurre, implicaría una ruptura con el pasado. Porque los veteranos de Comodoro Py también recuerdan a Menem para ejemplificar cómo influyen las elecciones en los expedientes.

¿Por qué? Porque mientras presidió el país, el riojano gozó de los beneficios de sus "jueces de la servilleta", pero en cuanto se levantó del sillón de Rivadavia sufrió el embate de muchos de esos mismos jueces. Y lo mismo ocurrió con el kirchnerismo, en cuanto se definió que Macri era el sucesor presidencial.

Menem como "caso testigo" llega más lejos. Porque también mostró cómo su candidatura de 2003 provocó otro reacomodamiento en Tribunales. A medida que se posicionaba primero en las encuestas, muchos jueces y fiscales cajonearon las investigaciones que podían incomodarlo. Pero en cuanto se bajó de la segunda vuelta, avanzaron contra él. Doce años y medio después, Cristina Kirchner sintió el mismo vacío de poder, a medida que Macri comenzó a ascender hacia Balcarce 50.

Macri recorrió la senda opuesta. Comenzó a disfrutar de las mieles del poder cuando ganó el ballottage. Así, tras arrastrar un procesamiento firme desde 2009 por las escuchas telefónicas ilegales, la Justicia volvió sobre sus pasos y lo sobreseyó apenas 17 días después de asumir la Presidencia.

Ahora, tres jueces consultados por LA NACION defendieron la decisión de "avanzar con pie de plomo" en tiempos electorales. Por separado, explicaron que no quieren que sus decisiones puedan "politizarse" o tomarse como "operaciones políticas".

En esta nota:
Te puede interesar