Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Perder para ganar

Sergio Suppo

SEGUIR
LA NACION
Lunes 14 de agosto de 2017

No hay mejor estrategia electoral que la que no es descubierta sino hasta que se convierte en un triunfo. Cambiemos utilizó un plan inédito: nunca antes un gobierno argentino había ganado unas elecciones anunciando que corría el riesgo de perderlas.

Lo usual siempre fue instalar que el triunfo era un hecho para inducir a subirse al tren de los ganadores a los indecisos de última hora. El ya conocido exitismo.

Aun durante la veda electoral, los muchachos de Cambiemos exhibieron sus dudas, filtraron y comentaron encuestas que anunciaban naufragios. Más, en las horas finales de la campaña, instaron a aumentar la participación y se mostraron temerosos de que una baja cantidad de votantes inclinara todavía más la balanza en contra.

Nadie o casi nadie advirtió que el macrismo lloraba para despertar a sus votantes dormidos. Todo ocurría mientras las miradas apuntaban al nuevo estilo de Cristina Kirchner. El mismo macrismo colaboró con agrandarle dotes y en reconocerle virtudes de candidata a la ex presidenta.

La fortaleza electoral del Gobierno fue mostrar su debilidad. Nada menos. Dicen que fue una idea de Jaime Durán Barba. Tienen razón.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.