Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿El peor mundial de atletismo de la historia o el más controlado?

Bolt y una caída que nadie imaginaba
Bolt y una caída que nadie imaginaba. Foto: Reuters / Matthew Childs
Viernes 18 de agosto de 2017 • 12:51
0

Llegó el último día, las luces se apagaron y las dudas continúan entre todos los que estuvimos atentos a este Mundial de Atletismo de Londres. Con un Jamaica desaparecido del medallero principal (apenas tres de plata y una de oro) contra Estados Unidos que lideró la punta desde principio, sólo genera más controversias.

Al momento, no sabemos si fue uno de los peores mundiales de la historia, en lo que respecta a sus marcas, o el más controlado en dopaje y más "limpio". O como dijo el presidente de la IAAF, Sebastian Coe: "[Fue] el Campeonato Mundial más competitivo y convincente de todos los tiempos". Pero de lo que sí estamos seguros es que una leyenda del deporte se retiró. Con su última participación en la posta 4x100, Usain Bolt, el Rey de la velocidad, poseedor de ocho títulos olímpicos, once mundiales, récord mundial de 100 metros (9,58) y 200 metros (19,19) a los 30 años de edad, dio por finalizada su carrera atlética. Todo esto convierte a este mundial 2017 en "La triste despedida de Usain Bolt".

Sin duda alguna, la ovación del público fue lo que más movilizó a Bolt, quien llegó a Londres en pleno ocaso deportivo. Su participación, tras la muerte de su amigo Germaine Mason, se concentró en los 100 metros y en la posta 4x100, que tuvo un dramático final. Bolt dejó de lado los 200, prueba en la que sigue como plusmarquista. Su actualidad deportiva, antes del Mundial, está claro hacía dudar hasta al más crédulo y ferviente admirador del jamaiquino.

En el marco de un estadio repleto de espectadores y con los ojos del mundo mirando las pantallas, se escuchó el disparo que daba inicio a la final individual. Allí, Bolt obtuvo el tercer puesto en los 100 metros (9,95). La victoria, en manos del archienemigo Justin Gatlin (9,92) le dio aún más dramatismo. Así, la competencia se convirtió en la despedida más emotiva y aplaudida. El condimento del triunfo de Gatlin, con el abucheo, tanto al finalizar la competencia como al momento de la premiación, le aportó aún más emotividad.

Su participación continuó con la final de relevos. El cierre, ¿su cierre?, se daría, se dio, con el pase del testimonio de manos de Yohan Blake. Allí, buscaba conquistar la competencia y sobre el último tramo de la recta final, el asombro del mundo volvió a dominar el estadio. Casi nadie prestaba atención al equipo ganador. Los ojos de todos los espectadores y del mundo se concentraron sobre el astro de la velocidad: Usain bolt protagonizaba un momento desgarrador. Se veía a un hombre que soltaba el testimonio y presionaba con fuerza su muslo derecho. Era el fin, debía abandonar la prueba. Cayó sobre el suelo y a tan sólo 5 metros de la meta, permaneció durante dos largos minutos ocultando su cara con las manos. Asistido por sus compañeros, cruzó caminando la línea de llegada, donde nuevamente se arrodilló, pero en esta ocasión, por la profunda tristeza que inundaba su ser. Entre llantos, asombro, y una profunda tristeza, Bolt, daba su acto final. "Gracias a mi gente, Amor infinito", fue el mensaje final en sus redes sociales.

Foto: Reuters

Más sorpresas

Otras de las grandes sorpresas del mundial, la dio el francés Renaud Lavillenie, quien ocupó el tercer lugar en la final de salto con garrocha y continuó con una "maldición" que lo persigue. Tres veces campeón europeo, oro en Londres 2012 (donde estableció el récord olímpico), y en una electrizante y polémica final de Río 2016 (perdió con el brasilero Thiago Braz da Silva, quien por una lesión no pudo formar parte de este mundial), Lavillenie debió conformarse con el tercer puesto (5,89) y continuar con su racha adversa: llegar como favorito y quedarse a la puertas de ganar un mundial. El titulo dorado quedó en manos del estadounidense Sam Kendricks (5,95) y en segundo lugar, el polaco Piotr Lisek.

De regreso a la velocidad, Wayde Van Niekerk protagonizó otra inquietante participación. "El Heredero" tenía la difícil tarea de ser el reemplazo de Usain Bolt y cumplir con la expectativa de realizar el doblete en 200 y 400mts. Pero Londres nuevamente se caracterizó por frustrar los sueños y el sudafricano campeón olímpico y portador del récord mundial de 400mts debió conformarse con el segundo puesto en los 200mts (20.11), acompañado de Jereem Richards 20.11 y lejos quedó el solitario botsuano Isaac Makwala. El ganador fue el turco nacido en Azerbaiyán: Ramil Guliyev, (8º puesto el Río 2016), quien logró dominar la prueba sobre los metros finales (20.09s). El sudafricano, además de ser la "decepción" de los espectadores, al finalizar rompió en llantos a causa de las falsas acusaciones que presentó Makwala, quien lo acusó de formar parte de una conspiración junto con la IAAF para dejarlo fuera de la final de 400mts. Final en la que logró imponerse fácilmente Van Niekerk (43.98s).

En cuanto al medio fondo, otro de los platos fuertes de esta competencia la dio la final de 800mts. Competencia que contó con la ausencia, por problemas musculares, de David Rudisha, bicampeón olímpico en 800m y doble oro en 2011 y 2015. El francés Pierre-Ambroise Bosse (4º en Río 2016) protagonizó una final totalmente imprevisible que le permitió quedarse en la última curva con el dominio de la prueba (1:44.67). En segundo lugar, arribó el polaco Adam Kszczot (1:44.95) y completó el podio Kipyegon Bett con 1:45.21.

Quien vivió un gran momento e inclusive se dio el lujo de levantar una mano 50 metros antes de llegar a la meta fue el joven keniano Conseslus Kipruto. El campeón olímpico de 3000 metros con obstáculos pudo lograr quedarse con el título mundial (8:14.12), acompañado por el marroquí Soufiane Elbakkali (8:14.49) y el estadounidense Evan Jager (8:15,53).

Foto: Reuters / Matthew Childs

Otra de las pruebas que se llevó la atención del mundo y bajo una intensa lluvia, fue la final de 3000 con obstáculos, donde nuevamente las sorpresas llegaron a Londres. En una competencia donde las favoritas eran las keniatas, fueron Emma Coburn y su compatriota Courtney Frerichs quienes se adueñaron de la prueba (9:02.58 y 9:03.77 respectivamente); tercera resultó Hyvin Jepkemoi quien pagó muy caro un error cometido. La subcampeona olímpica olvidó de pasar la ría. Continuó unos metros por el anillo y tuvo que volver atrás y pasarlo como todas las demás competidoras. Sin duda esto fue lo que le terminó costando el título mundial. Otra de las protagonistas de esta final, y que no necesitó realizar podio para enloquecer a su público argentino, fue la marplatense Belén Casetta, caracterizada por su intensa sonrisa y humildad. La atleta de 22 años rompió su propio récord Sudamericano (establecido 48 horas antes) al finalizar la competencia con una marca 9.25.99. Sin dudas se convirtió en una de las más notables actuaciones de un representante argentino en el historial de los Campeonatos Mundiales de Atletismo.

Continuando un poco con las mujeres, llegó el duelo tan esperado entre la holandesa Dafne Schippers y la bahameña Miller-Uibo en la final de 200mts. Por momentos parecía que la victoria quedaría en manos de la atleta de Costa de Marfil, Ta Lou, quien por segundos ocupó la punta, pero "La holandesa voladora" logró rápidamente tomar la delantera y quedarse con el triunfo tan deseado. Con un tiempo de 22,05 pudo conservar su título mundial. En segundo lugar, llegó Ta Lou (22.08); completó el podio Miller-Uibo (22.15). Shippers también participó de la final de 100mts obteniendo el tercer puesto (10.98), competencia liderada por Tori Bowie (10.85); segunda fue la marfileña Marie-Josée Ta Lou (10.86).

Foto: AP

Otra de las revelaciones del mundial quedó en manos de la norteamericana Allyson Felix. Favorita en obtener la medalla dorada, debió conformarse con el tercer puesto en la final de 400mts. Sobre los últimos 30mts, ganó su compatriota Phyllis Francis (49.92) y en segundo lugar, bareiní Salwa Eid Nasser (50.06). Pero gracias a los triunfos dorados obtenidos en las postas de 4x100 y 4x400 Allyson Felix, a sus 31 años, se convirtió en la atleta con más títulos mundiales obtenidos. Así superó a Usain Bolt y Marlene Ottey; la estadounidense consiguió once medallas de oro mundiales, además de tres platas y dos bronces. También posee nueve medallas olímpicas, seis de ellas de oro y tres de plata.

Otras que las favoritas que prometió y cumplió fue Caster Semenya . Entrando en quinto lugar a la última vuelta, protagonizó una extraordinaria progresión y con un demoledor remate, logró triunfar en la final de 800mts (1:55.16 y mejor marca mundial del año). Niyonsaba ganó la plata (1:55.92) y Wilson el bronce (1:56.65). La sudafricana también participo de la final de 1500mts donde logró quedarse con la medalla de bronce al realizar un tiempo de 4:02.90. prueba liderada por la campeona olímpica Faith Kipyegon (4:02.59) y acompañada por la estadounidense Jennifer Simpson (4:02.76). En cuanto a los hombres, los 1500mts quedó en manos del keniano Elijah Manangoi, con 3:33.61, la plata para su compatriota Timothy Cheruiyot y el bronce para Ingebritsen (3:34.53), quien protagonizó un electrizante final junto con el español Mechaal que ingresó apenas 18 centésimas detrás de él.

Otro de los atletas que fue seguido por los ojos del mundo y también decidió despedirse de las competencias en pista fue Mohammed Farah. Con un gusto amargo sobre el final, debió conformarse con el oro en los 10.000 metros y perder el quinto invicto que poseía en los 5000 metros. Esta vez no pudo cumplir con el doblete que venía liderando desde Londres 2012. Fue Muktar Edri quién decidió arruinar su fiesta, y sobre los 200 metros finales lideró la prueba y se quedó con el título dorado (13.32.79). Lejos de su mejor marca, llegaba en segundo lugar Mo Farah (13.33.22), quien al cruzar la meta se quebró en llanto sobre la pista y emocionó a todos los espectadores. Así dio por finalizada sus competencias en pista. Su futuro es el Maratón.

Foto: Reuters

El campo, también

Lo más destacado lo protagonizó el alemán Johannes Vetter, quien se proclamó campeón mundial de jabalina con un lanzamiento de 89,89 metros. Para sorpresa de todos, el campeón olímpico de Río 2016, Thomas Rohler, perdió el bronce en el sexto y último intento de Frydrich (88,26 m). En lanzamiento de martillo, el polaco, Pawel Fajdek se hizo del oro gracias a una marca de 79.81.

El salto triple estuvo protagonizado por la venezolana Yulimar Rojas quién se quedó con la victoria al realizar un salto 14.91 y dejando en segundo lugar a la colombiana campeona olímpica y bicampeona mundial, Caterine Ibargüen con 14.89. En el caso de los hombres, El vigente doble campeón olímpico de la especialidad sumó un tercer título mundial al imponerse con una mejor marca de 17,68 metros.

El salto en largo fue para Luvo Manyonga, de 25 años y plata olímpica en Río 2016. Ganó la final del salto de longitud de 8,48m. Jarrion Lawson (8,44 m) y el sudafricano Ruswahl Samaai (8,27 m), obtenían la plata y bronce respectivamente.

En la última jornada del mundial y en un emotivo cierre protagonizado por las final de relevos de 4x400, logró posicionar a Estados Unidos como el claro dominante del Mundial de Atletismo de Londres 2017. Con un total de 30 medallas (10 doradas, 11 plateadas y 9 de bronce), dejó a Kenia segundo con 11 medallas (5 doradas, 2 plateadas y 4 de bronce) y Sudáfrica en tercer lugar con 8 medallas (3 doradas, 1 de plata y 4 de bronce).

Justo en ese preciso momento que finalizaban las competencias y el mundial llegaba a su final, cientos de banderas de Jamaica, el sonido de Bob Marley y 60.000 espectadores seguían en el estadio para saludar y homenajear a Bolt. La IAAF, un organismo que parece revitalizarse de la mano de Sebastian Coe, le rindió su homenaje. Sin que se mueve un alma del estadio, le entregaron una placa con un trozo de la pista del lugar donde asombró en los Juegos de Londres 2012 y abdicó en el Mundial 2017. "Por poco lloré", declaró Bolt, quien se arrodilló en las líneas de salida de los 100 y 200 metros. "Mi forma de decirle adiós a mis carreras. De decirle adiós a todo. He visto a mucha gente que se retira y vuelve, dando lástima", dijo Bolt. "No seré uno de ellos".

Sebastian Coe consideró que la retirada del jamaicano Usain Bolt deja un vacío importante en el atletismo, tanto por sus triunfos deportivos como por su personalidad. "Se ha acabado la época de los atletas de talento relativo sobreprotegidos por los agentes", añadió Coe en una entrevista en el diario francés L'Équipe. "El atletismo necesita personajes tan abiertos y comunicativos como Bolt" y también agregó que "estuve chateando con Usain tras la final de 100 metros y le dije que me gustaría contar con él, sobre todo para promover este deporte entre los jóvenes. 'Lo que tú digas, jefe', me contestó".

Por Maximiliano Muñiz, cofundador de Mente Atleta.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas