Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por qué el círculo polar ártico es la zona ideal para construir el centro de datos más grande del mundo

Las instalaciones se beneficiarían del bajo coste de la energía hidroeléctrica y por las frías temperaturas del norte de Noruega para mantener los miles de servidores que darán soporte a diversos servicios globales on line

Martes 22 de agosto de 2017 • 00:21
0
Imagen del centro de datos proyectado, que estaría rodeado de agua por tres lados como medida de seguridad
Imagen del centro de datos proyectado, que estaría rodeado de agua por tres lados como medida de seguridad.

Cuando se empezó a hablar de construir el centro de datos más grande del mundo, no fue casualidad que se sugiriera la ciudad noruega de Ballangen, en pleno círculo polar ártico, como el lugar adecuado para hacerlo.

Se trata de una pintoresca localidad, de menos de 3.000 habitantes, donde se registran hasta 18 grados bajo cero.

El clima de la zona serviría para enfriar de manera natural las altas temperaturas generadas por los miles de servidores que albergaría el monumental centro, a donde llegarán enormes cantidades de información.

Con una superficie prevista de 600.000 metros cuadrados, el proyecto supera a las instalaciones más grandes construidas hasta la fecha en Langfang, China.

Kolos, la compañía noruego-estadounidense detrás del proyecto, asegura haber recaudado ya "varios millones de dólares" de inversores privados del país nórdico mientras negocia con un banco de inversión de Estados Unidos para asegurar el resto de fondos.

Para definir esa cantidad necesaria, Kolos se basa en la energía que requerirá para mantener sus servidores, que inicialmente será de unos 70 megavatios.

Sin embargo, su previsión es la de sumar servidores para que en una década sean necesarios más de 1.000 megavatios de potencia.

El centro de datos de Facebook, instalado también en la región desde 2013 -a unos 385 kilómetros de Ballangen en Lulea, Suecia- está limitado en cambio a 120 megavatios.

Energía barata

Estas necesidades de Kolos serán satisfechas gracias al bajo coste de la energía en la región.

Recientemente, la Unión Europea y el Gobierno de Noruega invirtieron en la construcción de grandes represas para proyectos hidroeléctricos. También hay varios parques eólicos en la zona.

"Es literalmente el coste de energía más bajo de Europa, y el 100% del poder es renovable en una de las redes más estables del mundo", dijo el codirector ejecutivo de Kolos, Mark Robinson, al periodista de la BBC Leo Kelion.

"Tiene acceso ilimitado a agua fría y limpia como una fuente de refrigeración secundaria", añadió.

Además, la empresa se beneficiaría de cables de fibra óptica instalados en el pasado junto a una vía de ferrocarril que fue construida para transportar mineral de hierro a Suecia.

El agua de fiordos cercanos será utilizada para mantener fría la temperatura en el interior del centro
El agua de fiordos cercanos será utilizada para mantener fría la temperatura en el interior del centro.

El agua de fiordos cercanos será utilizada para mantener fría la temperatura en el interior del centro.

Kolos aseguró contar con el apoyo de cinco alcaldes de municipios de la zona donde se plantea el proyecto, y el ministro de Clima y Medio Ambiente noruego, Vidar Helgesen, mostró interés en el tema.

"Hemos reducido nuestros impuestos para facilitar el establecimiento de centros de datos en Noruega, y acogemos con satisfacción esta iniciativa", declaró Helgesen a la BBC.

Competencia entre servicios en la nube

Los principales proveedores de servicios en la nube -incluidos Amazon, Microsoft y Google- redujeron sus tarifas en varias ocasiones durante los últimos años, presionando a otros operadores de centros de datos a buscar alternativas para mantener precios competitivos.

"Siempre hay un riesgo cuando los proveedores se apresuran a construir una capacidad que supera lo que el mercado requiere", dijo David Groombridge, director de investigación de la consultora tecnológica Gartner.

Pero en cuanto a centros de datos, es difícil que las demandas de los consumidores disminuyan.

"Por lo tanto, a menos que haya nuevas y radicales tecnologías que surjan pronto para ayudar a comprimir datos, seguiremos necesitando los recursos que proporcionan este tipo de instalaciones", concluyó.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas