Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bitcoin, Ethereum, Litecoin y ahora Solarcoin, la criptomoneda que se mina con energía solar

Nace la primer criptomoneda basada en energías renovables y en la Argentina ya tiene adeptos

Jueves 17 de agosto de 2017 • 00:00
SEGUIR
PARA LA NACION
Paneles de energía solar
Paneles de energía solar. Foto: Reuters

SolarCoin (SLR) es una moneda digital lanzada en enero de 2014 que busca fomentar el desarrollo mundial de la energía solar fotovoltaica, utilizando una de las tecnologías más disruptivas de los últimos años: el blockchain, muchas veces confundido con el Bitcoin . SolarCoin utiliza esta tecnología para generar un registro descentralizado, incorruptible y auditable de la energía solar producida por cualquier individuo o empresa. Al registrar una instalación en la blockchain de SolarCoin, los propietarios de la instalación reciben un crédito digital (1 SolarCoin) por cada Megavatio-hora (MWh) producido.

Hasta el momento productores de 39 países del mundo, entre ellos la Argentina, Brasil y México, fueron premiados con miles de Solarcoins. Entrevistamos al primer generador de SolarCoins en la Argentina, Charly Karamanian, referente local en innovación sustentable, creador de La Casa G: La Casa Sustentable en Argentina y uno de los ganadores del desafío de innovación abierta "Space Poop Challenge" de la NASA.

“Hace tiempo venimos escuchando noticias sobre el Bitcoin y más recientemente sobre el auge del Ethereum. Sin embargo, lo más importante de estas criptomonedas es el blockchain, la tecnología que está detrás -dice Karamanian-. La descentralización del blockchain crea un ecosistema de persona a persona (P2P), donde las partes que participan del sistema hacen un registro contable de las transacciones digitales de forma distribuida y consensuada. Esto facilita la transparencia, la rentabilidad y la eficiencia, cualidades clave si queremos lograr un consumo responsable de los recursos y facilitar el acceso global e igualitario de los mismos.”

Es por eso que la Convención Marco de las Naciones Unidas Sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés) ha emitido un comunicado donde resalta las ventajas de la tecnología blockchain y su capacidad para aplicar soluciones innovadoras que ayuden a cumplir con los compromisos del Acuerdo de París y la lucha contra el cambio climático. En el documento de la UNFCCC se destacan las siguientes aplicaciones del blockchain:

Transacciones de carbono más transparentes: Recientemente IBM y Energy-Blockchain Labs, firmaron un acuerdo para desarrollar una plataforma basada en blockchain que permitirá transacciones de activos de carbono hasta un 30% más eficientes.

Comercio de energía limpia: Blockchain habilita a los consumidores a comprar, vender o intercambiar energía renovable entre ellos. Por ejemplo la startup LO3 Energy ha implementado un sistema en Brooklyn, Estados Unidos, donde los vecinos pueden revender el excedente de energía solar que producen usando SolarCoins.

Registro de los gases de efectos invernadero: ElectricChain, el blockchain detrás de SolarCoin, permitiría un registro más confiable y efectivo de las emisiones, previniendo el doble conteo y midiendo el compromiso de los países y empresas firmantes del Acuerdo de París.

Paneles de energía solar
Paneles de energía solar. Foto: Stocksnap.io

Impacto negativo

Por otra parte, si bien la tecnología blockchain puede ser muy beneficiosa para la lucha contra el cambio climático , las criptomonedas como el Bitcoin y el Ethereum tienen un impacto ambiental negativo enorme. La creación o minería de los nuevos bloques de estas criptomonedas requiere obtener el resultado de un cálculo muy complejo que no aporta ningún valor, excepto el demostrar que se ha encontrado el resultado. Para ello los mineros, utilizan computadoras muy poderosas con tarjetas de video de última generación para procesar los algoritmos necesarios para extraer las criptomonedas, consumiendo globalmente una cantidad de energía equivalente a varias centrales nucleares.

Por el contrario, la generación de Solarcoins no requiere de consumos de energía innecesarios; para generar un Solarcoin tenemos que generar 1 MWh de energía solar fotovoltaica. Dicho de otra manera, quienes generan Bitcoins son "mineros de carbono" mientras que quienes generamos SolarCoins somos "generadores de energías renovables".

Cómo se ganan los SolarCoins

El funcionamiento del SolarCoin es similar al de un programa de millas para viajero frecuente. Cualquier propietario de una instalación solar fotovoltaica puede solicitar y reclamar sus SolarCoins sin costo. Para ello, simplemente debe registrar su instalación solar con datos que demuestran la existencia y operación de su instalación solar, utilizando el formulario disponible en el sitio oficial.

El mecanismo de concesión para la entrega de SolarCoins se basa en una fórmula simple: 1 SolarCoin por MWh de electricidad generada, independientemente de dónde se produzca la energía en el mundo. Esto significa que una instalación solar residencial con un pico de potencia de 3 kWp recibirá anualmente cerca de 4 SLR. Los SolarCoins son otorgados por la Fundación SolarCoin a la dirección del monedero electrónico del propietario solar. Posteriormente, cada 6 meses, los SolarCoins se enviarán al propietario solar, teniendo en cuenta la energía producida. Para el primer registro en línea, la subvención también es retroactiva a la fecha de interconexión a la red, o enero de 2010, lo que ocurra primero.

El valor actual de un SolarCoin ronda los US$ 0,17 en comparación con los US$ 3400 del Bitcoin (que acaba de subir fuertemente). Nick Gogerty, portavoz de la Fundación SolarCoin, afirma que el precio del SolarCoin podría evolucionar en el corto plazo hacia los 30 dólares por moneda, en función del nivel de aceptación y de la evolución de los mercados de emisiones de CO2, y que cuando esto suceda, proporcionará un incentivo efectivo para que la gente compre paneles solares y posiblemente actúe como un sustituto de las tarifas de alimentación en el lugar actual y animar a más personas a participar en energías renovables.

Operarios instalan paneles de energía solar en el techo de una casa en California
Operarios instalan paneles de energía solar en el techo de una casa en California. Foto: Reuters

Actualmente SolarCoin es aceptada como forma de pago por algunas distribuidoras eléctricas en Francia y es intercambiable por otras divisas como Bitcoin o Ethereum, euros o dólares en mercados online como Lykke o Bittrex.

SolarCoin ha recibido el reconocimiento y apoyo de entidades internacionales como IRENA (Agencia Internacional de la energía Renovable), Solar Power Europe (Asociación Fotovoltaica Europea) y la Convención para el Cambio Climático de las Naciones Unidas.

Desde principios de 2016 SolarCoin utiliza su propia cadena de bloques, la ElectricChain. Esta tiene como meta última ser la mayor herramienta mundial de monitoreo de energía solar, disponible a todo público para investigaciones, negocios y avances científicos

Características principales del SolarCoin

Toda la plataforma está hecha en código abierto, el proyecto se llama Litecoin

Su visión es la de generar 97.500 TWh (Terawatt-hora) de energía solar

Su proyecto tiene una vigencia promedio de 40 años

Se maneja a través del mercado habitual de las criptomonedas, así como por medio del intercambio de energía solar por SLR

1 MWh equivale a 1 SolarCoin

Su cadena de bloque (blockchain) se conoce como ElectricChain.

Esta moneda, al igual que el Bitcoin, se maneja en monederos virtuales.

Los usuarios que generan energía solar reciben cada 6 meses el pago en SolarCoins a través de sus monederos virtuales.

Rodrigo Herrera Vegas es co-fundador de Sustentator.com

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.