Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Cumplirá Macri el sueño de Kirchner?

Domingo 20 de agosto de 2017
0

A Néstor Kirchner se le ocurrió primero. En la primavera de su poder, soñó una Argentina sin peronismo: un tablero político dominado por un bloque ligeramente inclinado a la izquierda, que pretendía liderar, y una derecha tecnócrata en la que Mauricio Macri emergería como figura central.

El experimento no salió del laboratorio. Como dueño del látigo y la chequera descubrió que la lealtad peronista le garantizaba un ejercicio confortable del gobierno. Su esposa, Cristina, mantuvo esa lógica, aunque sentía un desprecio incluso mayor por aquello en que se había convertido el partido en el que siempre militó.

Una década más tarde se invierten los roles. Es Macri quien se embriaga con la profecía del ocaso peronista. Su lógica también es bipolar, con un frente republicano que gire alrededor de Cambiemos y una liga populista dominada por Cristina Kirchner.

Los resultados de las PASO alimentaron la ensoñación presidencial. El peronismo parece un Tetris: un montón de piezas en caída libre y que no encajan.

Sus dirigentes perdieron dos años sin acometer la sucesión de la última jefa. Nunca se atrevieron a cobrarle la derrota de 2015. No hallan un discurso que conecte con la sociedad ni supieron cómo plantarse ante un gobierno que se sintió cómodo ignorándolos.

Las primarias arrasaron a gobernadores veteranos y novatos. Clausuraron la ancha avenida del medio de Sergio Massa. El tren de Florencio Randazzo descarriló en la estación. Y los pocos que salvaron la ropa -Urtubey, Peppo, Uñac- igual perdieron votos.

Ninguno quedó en condiciones de disputarle a Cristina Kirchner la primacía opositora. Ella renegó del peronismo, creó la marca blanca Unidad Ciudadana, escondió a La Cámpora y se sometió a reglas profesionales para dar la pelea bonaerense. El 34% que sacó suena raquítico comparado con sus años dorados, pero le alcanzó para empatar -y muy probablemente ganar- al oficialismo el ensayo general de las legislativas.

Hizo la parte del trabajo que Macri esperaba de ella. Después de octubre apuntará a 2019. Dice que no quiere volver al poder, que ojalá surja alguien mejor, pero que si no. Necesita que primero se cumpla su profecía del estallido social.

Un peronismo desgajado queda como testigo impotente de un duelo entre extremos.

¿Cumplirá Macri el viejo sueño de Kirchner? La crisis opositora lo llenó de una euforia fundacional que lo hizo decir en la noche electoral que la Argentina entrará ahora "en los mejores 20 años de su historia".

Eso también se le escuchó a Kirchner cuando vislumbró la hegemonía. Una incógnita grande que abre el triunfo de Cambiemos es si -a diferencia de su antecesor- Macri sabrá distinguir entre un voto de confianza y un cheque en blanco.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas