Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Seguridad vial: más riesgo en las calles y rutas que en las pistas

El cumplimiento estricto de las normas salva muchas vidas

Sábado 19 de agosto de 2017
LA NACION
0

El automovilismo y el motociclismo son deportes peligrosos; pero, hoy no tanto. Diversos accidentes a lo largo de la historia impusieron reglamentos claros respecto de la construcción de los automóviles, la infraestructura de los circuitos, la ubicación del público, las velocidades máximas en los boxes, la obtención de las licencias de piloto, las sanciones duras para castigar el manejo temerario o riesgoso, el uso de cascos homologados y ropa especial, y otras medidas que funcionan porque se cumplen a rajatabla: los controles de las autoridades (desde Federación Internacional del Automóvil para abajo) son muy exigentes y estrictos: crash test para los chasis, superlicencias para los pilotos, vías de escape en los circuitos, etcétera.

Así, en la otrora ultra peligrosa Fórmula 1, sólo la muerte de Jules Bianchi en 2015 enlutó a la categoría desde la desaparición de Ayrton Senna en 1994.

En mayo de este año, en una carretera italiana, el Campeón Mundial de MotoGP 2006 Nicky Hayden falleció a los pocos días de ser atropellado por un auto mientras circulaba en bicicleta cerca de Rimini. El 3 de agosto pasado, otra leyenda del motociclismo, el español Ángel Nieto, 13 veces campeón mundial, murió luego que el cuatriciclo que conducía fue embestido desde atrás por un vehículo en Ibiza. Este fin de semana, Mauro Giallombardo, campeón de Turismo Carretera 2012 quedó gravemente herido luego que el automóvil en que viajaba chocó de frente contra un micro.

¿Cuál es la conclusión? Hoy es más riesgoso circular por la calle que ser piloto de competición. En las carreras, hay muchas reglas que se cumplen a rajatabla. Fuera de las pistas, ni lo autos, ni la infraestructura ni la pericia conductiva están bajo un control real, estricto y efectivo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas