Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jeep Compass: un vehículo versátil que se destaca en la ciudad y en el off-road

Con motor naftero 2.4 L de 174 CV y caja automática de 9 marchas, la segunda generación del Jeep Compass ofrece notables prestaciones tanto en ciudad como en el off-road

Sábado 19 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Jeep Compass
Jeep Compass.

Muchos dicen que el Jeep Compass es el hermano menor del Grand Cherokee. Y algo de eso hay: es que este modelo, que acaba de ser presentado en nuestro mercado, guarda una estética que se asemeja mucho a la de aquél y ofrece muy buenas prestaciones tanto a nivel urbano como off-road. Esta segunda generación llega ahora desde Brasil y se ofrece en tres versiones Sport, Longitude y Limited, que fue la que probamos.

Exteriormente, no hay grandes cambios respecto de la versión anterior, y, como se dijo, estéticamente se asemeja cada vez más a la Grand Cherokee por sus formas voluminosas, tiene la parrilla cromada de siete bastones clásica de Jeep y ese aire entre elegante y deportivo. El interior tiene una estética sobria, al estilo norteamericano, en donde sobresale la muy buena calidad de los materiales utilizados (tapizados en símil cuero, detalles en aluminio opaco, plásticos reforzados) y el empeño puesto en las terminaciones (costuras prolijas, suavidad al tacto y demás).

Otro aspecto que destaca en el interior es su habitabilidad: las plazas delanteras son espaciosas, mientras que en las trasera dos adultos entran con comodidad; la capacidad de carga también es muy buena, con un baúl generoso y múltiples espacios de guarda en todo el habitáculo. Gracias a los ajustes eléctricos de las butacas y la regulación en altura y profundidad del volante, es muy sencillo ubicar la posición de manejo adecuada que ofrece una visibilidad correcta y un acceso fácil a todos los comandos del equipamiento.

Al respecto, ofrece muchos y muy buenos detalles de confort: pantalla táctil de 7 pulgadas (quizás un poco pequeña) con sistema multimedia UConnect (no tiene GPS pero gracias al Mirror Link se puede usar el navegador del smartphone), control de velocidad crucero, climatizador bizona, sistema de encendido remoto, asistente de estacionamiento lateral, cámara de retroceso, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, para citar algunos. En seguridad también muestra un alto grado de equipamiento: 7 airbags, frenos con ABS y EBD, ESP, alerta de cambio de carril, alerta de choque frontal y anclajes Isofix.

Este Compass está equipado con el motor naftero 2.4 de 174 CV y 23,3 kgm de torque y caja automática de 9 marchas (la misma que tiene la Fiat Toro) con levas al volante. El conjunto ofrece muy buenas respuestas y se muestra confiable y confortable: en ciudad la conducción es ágil y , mientras que en ruta marcha aplomado y firme, con un andar relajado (a menos de 2000 rpm a 120 km/h), pero con buenas prestaciones cuando se lo exige (en ese sentido, la caja responde muy bien). Algunas prestaciones: recupera de 80 a 120 km/h en 7,2 s, acelera de 0 a 100 km/h en 10,2 s y frena de 100 km/h a 0 en unos 46 metros.

Los consumos promedio son un poco elevados porque en terreno urbano consume bastante (casi 13 L/100km) pero lo compensa con lo poco que gasta en ruta (unos 7,4 L), gracias a las tres sobremarchas.

Dial selector de los modos de marcha del Jeep Compass
Dial selector de los modos de marcha del Jeep Compass.

Más allá del uso diario, este Compass es apto para incursionar en el fuera de pista: la tracción integral inteligente hace que funcione permanentemente en 4x2, pero cuando el vehículo nota que necesita más tracción comienza a funcionar en 4x4 (igualmente, se puede setear previamente en 4x4). Además, permite ajustar la conducción de acuerdo con el terreno por el que se transite: Auto (se ajusta solo), Nieve, Arena o Barro. Así, tiene una capacidad de vadeo correcta para sus dimensiones (41 cm), responde bien en el barro y en situaciones de exigencia también se muestra eficiente (aunque con una pequeña demora en el acople del diferencial), al igual que en las trepadas o bajadas pronunciadas donde el conjunto mecánico responde a la perfección y sin esforzarse. Uno de sus puntos débiles es su escasa capacidad para encarar ángulos, ya que el faldón que tiene debajo del paragolpes delantero hace que el despeje sea reducido y que el vehículo toque.

Contra rivales como Honda CR-V, Kia Sportage, Hyundai Tucson o Toyota Rav4, este Compass tiene argumentos como para dar pelea.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas