Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Advierten que los recortes en Cambio Rural dejaron sin apoyo a pequeños productores

El Ministerio de Agroindustria de la Nación anunció una reestructuración del programa tras un reempadronamiento, pero técnicos y productores participantes afirman que 880 grupos quedaron afuera

Sábado 19 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
Tras el recorte impuesto por el Ministerio de Agroindustria de la Nación, fueron dados de baja de Cambio Rural 880 grupos
Tras el recorte impuesto por el Ministerio de Agroindustria de la Nación, fueron dados de baja de Cambio Rural 880 grupos. Foto: INTA

Bajo la consigna de "readecuar y ordenar" Cambio Rural, tras un proceso de "reempadronamiento" el Ministerio de Agroindustria de la Nación dio de baja a fines del mes pasado 880 grupos de productores en 22 provincias y habilitó la continuidad de 404 grupos. Así, el organismo acentuó la reducción del programa iniciada un año y medio atrás, cuando la cantidad de núcleos productivos rondaba los 1940 e integraba a cerca de 19.000 productores.

"Los integrantes de los grupos debían reunir dos condiciones, ser productores genuinos y cumplir con los requisitos de trabajo de grupo. Tras la evaluación un número importante de grupos quedó afuera", dijo a LA NACION el diputado Juan Casañas (UCR Tucumán), coordinador desde marzo último de Cambio Rural.

En cambio, Carlos Calvento, pequeño productor de Catamarca, dio otra versión. "Cuando el técnico nos dijo que debíamos reempadronarnos porque Agroindustria estaba relevando Cambio Rural sentimos que desde Buenos Aires se interesaban por nosotros. Así que, pese a los costos que nos implicó volver a presentar todo lo que ya habíamos presentado (el Renspa del Senasa; certificación por escribano de las firmas de todos los integrantes de los grupos y geolocalización de cada finca) lo hicimos con entusiasmo. Pero resulta que a fines de julio, y sin argumentos, nos avisaron que daban de baja los dos grupos del pueblo, como si no hubiéramos presentado nada", contó a LA NACION desde Esquiú, a 160 kilómetros de la capital catamarqueña. Calvento es productor de cabritos lechales, un producto típico de la región y que, según cuenta, lo venden "muy bien" a compradores de Jesús María y de Quilino, en Córdoba, y de Santiago del Estero.

Casañas, en tanto, argumentó que Agroindustria tiene un sistema de auditoría que es el que está auditando Cambio Rural, "a mi simplemente me dijeron: «Tomá, Juan, hacete cargo de este programa» y la consigna que me dieron fue trabajar con productores familiares capitalizados y con pymes agropecuarias, y estoy trabajando con esos rubros".

Junto con esos "rubros", Cambio Rural II, que fue lanzado a mediados de 2014 como una instancia superadora del programa creado en 1993, incluía a los agricultores familiares en transición hacia la capitalización, un segmento que ahora queda fuera de la cobertura de Agroindustria, pese a que en dicha cartera existe la Subsecretaría de Agricultura Familiar. Consultado al respecto, Casañas sentenció: "No le hemos puesto Cambio Rural III, pero este es otro Cambio Rural". El programa está bajo la órbita de la Secretaría de Agricultura, a cargo de Ricardo Negri.

La gestión operativa de Cambio Rural la desarrolla el INTA. Y por estos días, en el organismo los ánimos están caldeados por el rumbo tomado por las autoridades del Ministerio. "Es muy triste lo que está pasando. Se da de baja todo lo que es agricultura familiar y se va hacía un Cambio Rural más elitista. Para las actuales autoridades, los agricultores familiares no son sujetos productivos, sino sujetos de acción social. Para nosotros, en cambio, esos productores son sujetos productivos, económicos, culturales e identitarios, que en las economías locales tienen una trascendencia muy fuerte y que con asistencia técnica logran achicar la brecha tecnológica con otros estratos de productores", contó a LA NACION una fuente del INTA relacionada con la gestión de Cambio Rural en el territorio, que pidió preservar su identidad por temor a represalias. "Tenemos a Modernización (Ministerio) adentro revisando con 'métricas' propias de oficina procesos y desempeños técnicos, con el fin de reducir personal, y ahora nos voltean Cambio Rural", lamentó.

Casañas afirmó que el proceso de reempadronamiento fue una forma de poner control. "Ningún grupo que demostró ser un grupo bien establecido quedó afuera", aseguró. Pero desde el INTA negaron la falta de control y destacaron que el organismo tiene un seguimiento online de lo que hace cada grupo. Además, afirmaron no haber tenido participación alguna en la definición de quienes serían dados de baja e incluso destacaron que fue gracias a la gestión de los técnicos que monitoreaban el desempeño del programa que se logró "rescatar" 312 de los grupos dados de baja, que ahora serían reubicados bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social, con la figura de Grupos de Abastecimiento Local. "En Desarrollo Social, con quien venimos trabajando en la ejecución del ProHuerta, hemos encontrado muy buena recepción a la propuesta, desgraciadamente unos 568 grupos se quedarán fuera del sistema, porque resulta imposible contener todo lo que Agroindustria dio de baja", lamentaron en el INTA.

"Qué le parece, nos dicen que pasaríamos a Desarrollo Social, nosotros que estamos meta laburar en el campo, como si fuera que estamos pidiendo dádivas o un plan. Lo que más nos duele es que nos mientan en la cara, porque hicimos todo lo que nos pidieron", dijo Calvento con resignación.

En Chubut, Camilo de Bernardi integra un grupo de productores vitivinícolas capitalizado, pero igualmente dado de baja. "A partir de Cambio Rural se logró consolidar el cultivo de la vid en la zona más austral de la Argentina, logrando vinos de altísima calidad. Por esto resulta inentendible la pérdida del apoyo institucional".

Modificación sin manual

Pese a la modificación de destinatarios de Cambio Rural y a la baja de grupos de productores que tenían plazos de trabajo no vencidos, Casañas reconoció que el nuevo manual operativo está "terminado en un 95% y en el área de Legales".

Aseguró que tras el reempadronamiento encontraron que "había grupos que se denominaban productores y eran vecinos de un barrio que tenían macetas con tomates y a los que el Ministerio les pagaba el técnico ($ 4500 por mes)". El lunes pasado LA NACION le pidió al funcionario los datos de ese grupo de vecinos, pero hasta el cierre de esta edición (anteayer) los mismos no fueron provistos.

"El reempadronamiento fue una fachada para poder decir que había grupos fantasma; que no había gestión, y que se estaba tirando la plata. Y eso no es así", dijeron a LANACION en el INTA.

En un pronunciamiento público conjunto, los técnicos de Cambio Rural sostuvieron: "El impacto de esta decisión política de reducir Cambio Rural, de quitarle el apoyo a la agricultura familiar y de dejar sin trabajo a los técnicos impacta directamente sobre los productores, sus ingresos y sus fuentes de trabajo".

Te puede interesar