Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En las horas previas a Indomit Bombinhas, la carrera que siempre late

La carrera que fundó el trail en Brasil está punto de largar su novena edición; el heptacampeón, casi cincuenta argentinos y el corredor menos entrenado de todos, conviven en este racimo de historias que corren para ser Indomit

Viernes 18 de agosto de 2017 • 15:31
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Largada de Indomit sobre la playa de Bombinhas
Largada de Indomit sobre la playa de Bombinhas.

Las olas se arrebatan para morir sobre la playa de Bombinhas exactamente cada diez segundos. Con ritmo de reloj de running. Van haciendo la cuenta regresiva para la largada de Vila do Farol Indomit Bombinhas. Sepanló, en esta península brasileña del estado de Santa Catalina, miles de corazones laten en cuenta regresiva. La novena edición de esta carrera -donde el espíritu Indomit surgió-, se larga el sábado a la mañana. Cuando el reloj dé las ocho, las olas y los latidos se detendrán un instante para escuchar el disparo de partida. A partir de ahí, el destino dependerá de lo que marquen las piernas.

Cada cual la sueña a su manera, Giliard Pinheiro la sueña en grande. No es para menos, se trata del heptacampeón de la prueba, solamente perdió una edición de los 42k, la distancia reina en Indomit Bombinhas. "Essa prova me lançou no mundo", explica quien defenderá una vez más su título "e merece todo o meu respeito e consideraçao", y uno se siente que entiende el portugués como si fuese Caetano Veloso.

Últimos kilómetros de los circuitos Indomit en Bombinhas
Últimos kilómetros de los circuitos Indomit en Bombinhas.

Así es, Giliar formó su trayectoria en el trail junto con Indomit y hoy está considerado entre los cinco mejores del Brasil. Sin embargo, no hace falta ganar la carrera siete veces para palpitar acelerado las horas previas. ¿Recuerdan a Patricia, que venció el cáncer de colon y a César, que se escapó a Brasil con sus amigos? Ellos aceptaron el desafío +INDOMIT 42K y están a punto de largar para vencer a su pasado. "Estoy muy bien preparado", afirma César "me vine desde el martes y quiero llevarme el mejor recuerdo". Patricia siente la presión de mejorar su tiempo, y a pesar de que está mucho más entrenada, no se quiere confiar, y lo vive así: "Tú ves que yo corro, yo siento que vuelo".

Pues correr, marchar, avanzar, implica un cambio, una búsqueda de algo mejor. En ese punto recordamos a Gandhi y sus trescientos kilómetros, en este momento casi cincuenta argentinos van a buscar ser Indomit. La mayoría en los 42k, pero también habrá siete equipos argentos en la posta de 2 x 21k y otros tantos se iniciaran en los 12k (donde la argentina Roxana del Cid tiene el record de la prueba con 1h08m). Fue la primer maratón de trail de Brasil, pero hoy sigue sembrando: el domingo, más de trescientos chicos de cuatro a quince años, largarán las distintas distancias kids (de 300 a 2000 metros). Sin saberlo, uno de ellos puede ser el heptacampeón de las próximas décadas.

Indomit Kid, record este año con más de trescientos chicos
Indomit Kid, record este año con más de trescientos chicos.

Tensión en la cuenta regresiva, sueños y pasiones que se mezclan. Y hablando de soñador, el argentino creador de Indomit, Juan Carlos Asef, cierra la carta de presentación a los corredores con esta sentencia: "Confie em ti mesmo. Você já venceu". Y nosotros nos recibimos de traductores del Mercosur.

Meses, kilómetros, litros de transpiración acumulados por miles para la preparación del gran día. Bueno, excepto por Martín.

Lo veo trotando por la costa de Bombas y me le pongo a la par. "¿Vas para Bombinhas?" le digo. Pega el cabezazo y larga un "sí". Volvemos juntos al trote mientras el sol del jueves se esconde tras los morros. Iremos a cinco minutos por kilómetro, y Martín Damián Lehmann me cuenta, con lo justo, entre bocanada y bocanada.

-Tengo 19 años, nací en Capital, pero me vine acá a los 12-, y su remera de algodón ya está empada en sudor.

-Me regalaron la inscripción para los 12k de Indomit ayer-, sí, ayer es miércoles, y sí, la carrera es el sábado. -Así que hoy salí a entrenar-, reconoce y se calla un rato largo, busca aire.

-Pero durante el verano soy guardavidas, y también hago crossfit, algo me mantengo-, busca animarse. Los minutos pasan y nos acercamos de a poco a Bombinhas, -disculpá que hablo poco-, y me hace un gesto con la mano subiendo y bajando por el pecho, como marcando que a sus pulmones no le sobra nada.

Vila do Farol Indomit Bombinhas se prepara a pleno para este sábado. Martín ya entrenó, me saluda y me confiesa mientras se aleja al trote. -Va a estar bueno, va a ser mi primer carrera.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas