Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Nelson Mandela Bay, un estadio que sale de su hibernación

Fue construido para el Mundial de fútbol 2010, pero sólo se llena cuando juegan los Springboks

Sábado 19 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El Mandela Bay
El Mandela Bay. Foto: Mandela Bay

PORT ELIZABETH, Sudáfrica.- El pronóstico meteorológico augura ráfagas de 50km/h para la hora del partido de hoy. Excepto por alguna posible carga celestial de Juan Martín Hernández, no afectará el desarrollo del partido. Hilaridad al margen, el moderno Nelson Mandela Bay Stadium fue edificado de tal forma que el Dios Eolo no pueda penetrar.

Lo que sí puede influir es la presión de los 46.000 fanáticos locales. Aunque los sudafricanos no sean igual de apasionados que los argentinos, si los jugadores responden en el campo su participación puede tener una influencia creciente. La característica cerrada de este estadio lo convierte en una caja de resonancia. De la misma forma, si su equipo se ve sorprendido por los Pumas el silencio hará más audible el estupor.

Construido para el Mundial de fútbol 2010, el Nelson Mandela Bay Stadium resalta en la chatura de Port Elizabeth como una magnífica obra arquitectónica. Enclavado en el corazón de la ciudad, al borde del lago North End, atrapa inmediatamente la atención desde varios puntos de una ciudad que no se caracteriza por la verticalidad. Lo más atractivo es su peculiar techo, que cubre la totalidad de las gradas: está diseñado de tal manera que parece una sucesión de pétalos blancos abovedados. Así se logró neutralizar el viento y se genera el efecto amplificador del sonido.

Aunque debe su construcción al Mundial de fútbol (jugaron, entre otros, Uruguay y Alemania, por el tercer puesto), el primer partido que se jugó allí fue el primero en la historia de Southern Kings, la franquicia del Súper Rugby que jugó con Jaguares, cuando en 2009 se enfrentó a los British Lions.

Suele compararse a los estadios inutilizados con elefantes blancos. Aunque esta caracterización resulte excesiva para el Nelson Mandel Bay, y más allá de la proximidad de los paquidermos reales, lo que sucederá hoy será un fenómeno inusual. Sólo los Springboks lo sacan de su hibernación, sólo cuando hay rugby internacional el estadio está repleto, cosa que ocurrirá por quinta vez. Allí, los locales están invictos, con un registro de tres victorias y un empate.

El resto del año igualmente tiene mucha actividad, ya que alberga a los Kings en la Currie Cup y el Súper Rugby, y al Chippa United de la popular liga profesional de fútbol. Pero como ocurre con la mayoría de los partidos del Súper Rugby, la magnificencia del estadio acentúa la escasa asistencia de público. El promedio de espectadores en 2016 fue de 6914 por partido. Aunque repuntó un poco esta temporada a la par del equipo, no alcanzó para evitar la desafiliación de la competencia, aunque el estadio seguirá teniendo actividad, ya que el equipo fue invitado a participar en la Pro14 (ex Liga Celta) a partir del mes próximo.

Para los Pumas será la primera presentación en el Nelson Mandela Bay, aunque estos jugadores ya jugaron dos veces con Jaguares (la derrota de 2016 con dos expulsados y la victoria en el debut este año) y una con la de Pampas XV en el debut de la Vodacom Cup 2013, cuando igualaron 20-20 (del actual plantel jugaron Landajo, Cubelli, De la Fuente, Cordero, Moyano, Montero, Báez, Macome, Ortega Desio, Herrera, Orlando y González Iglesias).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas