Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A la "reconquista" de la mancillada Rambla

El tradicional paseo, escenario de la matanza, lentamente retomó ayer la normalidad

Sábado 19 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
Policías en la Rambla de Barcelona
Policías en la Rambla de Barcelona. Foto: Europa Press/dpa

BARCELONA.- Es perturbadora. Pero es lo más parecido a la normalidad: miles de personas se congregaron nuevamente en el paseo de La Rambla, se sentaron a sus mesas, bebieron y rieron en una suerte de improvisada "reconquista" del territorio que, apenas horas antes, fue epicentro del golpe terrorista.

"Yo llevo los nervios por dentro. Pero había que abrir. Había que volver a la vida de todos los días", dice Carlos, uno de los encargados del puesto de diarios y recuerdos Parissien, uno de los primeros que retomaron la actividad.

Es más locuaz que Manuel, su socio. A él hay que sacarle las palabras con tirabuzón. "Estoy aquí de milagro. Todo porque el loco asesino decidió mover un poco el volante. Que si no, me pasaba por arriba", dice. Pero no de corrido, sino en frases entrecortadas. Lleva, todavía, la impresión de la pesadilla adentro.

"Vi tres cuerpos en el piso y supe que estaban muertos", es la frase que se le queda en la garganta. La que da paso al primer quiebre. Prefiere no seguir contando. Pero los dos están allí. Como las mesas del bar vecino que, al caer la tarde, pasado ya el mediodía y con un calor que invita a cualquier cosa menos a estar en ese horno de cemento, lucen plateadas y limpias.

Es en ese momento cuando un mozo saca manteles blancos y los tiende para regocijo de un grupo de turistas alemanes. Se van de la ciudad en pocas horas y quieren "beber sangría y comer paella" antes. La postal completa del turista.

cerrar

Hay homenajes improvisados. Las paredes de uno de los kioscos que no abrió se llena de papelitos de colores: post-its que la gente va dejando con mensajes. "Rezamos por ustedes", dice uno de ellos. No todos los mensaje son amables. Algunos prometen venganza.

Más adelante, cerca ya desde donde se vislumbra la célebre estatua de Cristóbal Colón, numerosas velas recuerdan a las víctimas. Hay flores, muñecos, más mensajes. Mucha gente alrededor. Las velas no están solas nunca.

La vida pasa, ligero a veces, nerviosa, en otras. Pero pasa. Lo hace bajo la atenta mirada de un cerrado operativo de vigilancia policial. Hay armas largas, perros y, seguramente, efectivos de civil. Hay, también, decenas de cronistas y fotógrafos dando cuenta de la más extraña de todas las noticias: la normalidad. Esta que se intenta a fuerza de voluntad.

La Rambla es escenario de la vida. Al caer la tarde, otras pasiones afloran. Un choque de manifestaciones: vecinos se asoman a las ventanas y a los portales para silbar y echar a una concentración de islamofóbicos.

Se habían convocado días atrás y, al ver el paso libre, no vieron motivo para no seguir adelante. Los otros se indignan y logran echarlos. "Fue la intolerancia lo que aquí produjo un baño de sangre y éstos quieren más", dice una mujer. Otros la aplauden.

Hay banderas catalanas, hay crespones negros y otros blancos. Hay policías, pero hay gente que hace como que no los mira y sigue. Nadie dice que sea un día normal. Pero la ciudad se deja el pellejo para plantar cara como si lo fuera.

Macri se solidarizó con Mariano Rajoy

El presidente Mauricio Macri se comunicó ayer con su par español, Mariano Rajoy, para transmitirle la "solidaridad" del gobierno y el pueblo argentinos por los atentados terroristas perpetrados en Barcelona y Cambrils.

La Casa Rosada informó mediante un comunicado de prensa que Macri mantuvo una conversación telefónica con Rajoy, en la que le transmitió la "solidaridad" por los atentados terroristas en la región española de Cataluña.

El jueves, el presidente se manifestó "consternado" por el atentado terrorista, condenado en un comunicado emitido por la Cancillería.

"Consternado por el atentado terrorista que golpeó hoy Barcelona. Toda mi solidaridad con las víctimas y con el pueblo español", señaló Macri a través de un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter.

Posteriormente, Macri se reunió en la residencia presidencial de Olivos con el embajador argentino en España, Ramón Puerta, a quien le pidió que exprese a los familiares de las víctimas argentinas que "el Gobierno está a su disposición para colaborar y acompañarlos".

Te puede interesar