Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El compromiso inaccesible que ahora es un clásico

La primera victoria oficial ante Sudáfrica sólo se logró en 2015, pero en este certamen predominaron los encuentros cerrados

Sábado 19 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Juan Imhoff ante el sudafricano Kriel, en el partido jugado en 2015, en Durban
Juan Imhoff ante el sudafricano Kriel, en el partido jugado en 2015, en Durban. Foto: AP

PORT ELIZABETH, Sudáfrica.- A medida que uno se aleja del mar la fisonomía de esta ciudad va cambiando. Las lujosas casas o los modernos edificios de departamentos vacacionales, muchos de ellos en plena construcción, van cediendo en pos de un paisaje más urbano, más activo, menos encantador. Como si marcara un límite entre estas dos realidades, cuando todavía el aire del Océano Índico se deja sentir, una mole ruinosa contrasta con el coqueto barrio residencial de Humewood. Se trata del viejo estadio Boet Erasmus, antigua casa de los Springboks hasta la construcción del moderno Nelson Mandela Bay Stadium, del que el rugby argentino tiene un vívido recuerdo: allí se jugó el noveno partido entre Springboks y Pumas, una de las derrotas más dolorosas en el historial entre ambos. En 2003, los locales se impusieron 26-25 con un penal de Louis Koen en el minuto 89. Juan Martín Hernández fue el fullback y anotó un try.

Sudáfrica es una de las potencias que históricamente más les costó a los argentinos, y recién en 2015 se consiguió la primera victoria oficial. Pero antes de eso hubo algunos hitos destacables. Y a partir del ingreso en el Rugby Championship, en 2012, se ha convertido en un verdadero clásico. No sólo es el único rival al que le han ganado dos veces, sino que los Pumas estuvieron casi siempre cerca de la victoria salvo en dos partidos: en el debut en Ciudad del Cabo en 2012 (27-6), donde igualmente cumplieron un papel decoroso por ser el estreno absoluto en la competencia, y un año después en Soweto (73-13). Después hubo dos victorias, un empate y derrotas por siete puntos (dos veces), cinco y dos.

"Sudáfrica tiene para nosotros una ventaja sobre los otros rivales del Rugby Championship y es que tiene sólo cinco horas de diferencia y cuesta menos la adaptación. Además, muchos de este plantel hemos vivido en Sudáfrica cuatro años durante tres meses cuando jugábamos la Vodacom Cup", explica Tomás Cubelli. "Tuvimos la única victoria de visitante acá y eso te da confianza. Por otro lado, es el rival con el que más cómodos nos sentimos para jugar. Y siempre es el arranque del torneo, donde hay una expectativa extra. A veces cuando los resultados no se dan te vas cayendo de la cabeza, pero acá está todo por verse.

"Pero antes del inolvidable cimbronazo en Durban de 2015, el rugby argentino fue edificándose en base a importantes resultados conseguidos en esta tierra. En 1965, 50 años antes de aquel partido, Sudáfrica fue el destino de la primera gira internacional del seleccionado argentino, que allí fue bautizado como Pumas. El éxito 11-6 ante Junior Springboks los puso en el escenario mundial.

Posteriormente, cuando los Springboks estaban imposibilitados de jugar internacionalmente por el Apartheid, los argentinos los enfrentaron ocho veces bajo la denominación de Sudamérica XV y consiguieron un valioso triunfo 21-12 en Bloemfontein, con una soberbia actuación de Hugo Porta.

La primera casa de los Springboks

Port elizabeth, una fortaleza para los locales. Port Elizabeth fue sede del primer partido internacional de los Springboks. En 1891, se enfrentaron a British Isles, que se impusieron por 4-0. El combinado británico, que más tarde recibiría la denominación de British & Irish Lions, fue el último en vencerlos aquí, en 1974. Desde entonces, Sudáfrica se impuso en 12 test matches y empató uno. Será la tercera presentación de los Pumas en esta ciudad: antes se enfrentaron en el mencionado choque de 2003 (perdieron por 26-25, con un penal de Louis Koen) y la primera en 1994, con derrota por 42-22.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas