Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo fue la búsqueda del avión desaparecido

El operativo involucró a la Fuerza Aérea argentina y la uruguaya, como así también a Gendarmería, Prefectura Naval y a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC); además, amigos de uno de los pilotos coordinaron una investigación paralela a la oficial

Sábado 19 de agosto de 2017 • 21:14
Luego de 27 días de búsqueda, encontraron el avión desaparecido
Luego de 27 días de búsqueda, encontraron el avión desaparecido. Foto: Archivo

Tras 27 días de búsqueda, encontraron el avión que había desaparecido luego de despegar en San Fernando el 24 de julio. Sin embargo, todavía no hay información sobre los tripulantes.

Finalmente, un avión de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) lo encontró en una zona del río Paraná Guazú -cerca de la desembocadura con el río Uruguay- y aún están los buzos trabajando en la zona.

Además de este organismo especializado, el rastrillaje contó con la participación de aviones privados, botes semirrigidos, nadadores de rescate, la Policía bonaerense, Gendarmería, Prefectura Naval y tanto de la Fuerza Aérea argentina, como de la uruguaya.

Hace 10 días, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) informaba que hasta ese fecha ya habían rastrillaron "más de 350.000 kilómetros por aire y 17.000 por agua sin resultados positivos".

Durante la búsqueda, además del rastrillaje de las aeronaves, el personal del Centro de Operaciones de Búsqueda de la ANAC continuó examinando las más de 400 imágenes digitales generadas por los drones que volaron y fotografiaron las zonas definidas.

Intervinieron, según detalle del organismo, 54 patrullas de reconocimiento de Prefectura Naval Argentina y las Armadas argentina y uruguaya (entre embarcaciones y motos de agua).

Foto: Eduardo Genova
Foto: Eduardo Genova
Foto: Eduardo Genova
Foto: Eduardo Genova
Foto: Eduardo Genova
Foto: Eduardo Genova
Foto: Eduardo Genova
Foto: Eduardo Genova

Una búsqueda paralela

A una semana de la desaparición, Eduardo Génova y Julián Castán, amigos de uno de los pilotos, decidieron organizar una investigación paralela no conformes con el operativo oficial al cual consideraban "lento y limitado" puesto que se centraba sólo en el inicio del trayecto del viaje: es decir, en el triángulo que se forma entre el aeropuerto de San Fernando, Zárate y Carmelo, en Uruguay. Por eso, sumaron 17 avionetas fumigadoras y dos helicópteros para ampliar el rango hasta la ciudad de Paraná y aportaron, también, 5000 litros de combustible.

Génova y Castán lanzaron una convocatoria en Facebook a los aeroaplicadores (los pilotos de los aviones fumigadores) a sumarse a la búsqueda del Cuerpo Argentino de Rescate, llamada SAR, por su nombre en inglés (Search And Rescue) que responde a una ONG internacional especializada en búsquedas.

Sumado a esto, durante el tiempo en el que estuvo el avión desaparecido, familiares y amigos de los tres jóvenes a bordo de una aeronave se movilizaron varias veces en las localidades bonaerenses de Bragado y Lincoln -desde donde son oriundos los pasajeros- exigiendo que "no se detenga la búsqueda".

Con información de Télam

Te puede interesar