Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Apuntan a un imán como cerebro de la célula

El clérigo de Ripoll habría sido el líder del comando de 12 jihadistas que atacó en Cataluña

Domingo 20 de agosto de 2017
0

BARCELONA (LA NACION).- La pesquisa en Cataluña aún no está cerrada. Un imán desaparecido y una casa que explotó hace algunos días se convirtieron ayer en el centro de la investigación a una célula extremista responsable de dos ataques letales en Barcelona y una localidad turística cercana, a medida que las autoridades se enfocan en averiguar quién radicalizó a un grupo de jóvenes.

Aún hay prófugos y se intenta dar con quien es considerado el cerebro del comando que hace cuatro días produjo en esta ciudad el peor golpe terrorista que España sufre en 13 años. Pero las autoridades consideran que "no hay riesgo inminente" de otro ataque y que la célula está desarticulada.

Por eso, acordaron mantener sin cambios el actual nivel de alerta antiterrorista con el que vive España -de cuatro sobre una escala de cinco- y aplicar, en todo caso, refuerzos específicos, sobre todo, en zonas de alta concentración de personas.

Ciudadanos catalanes y turistas homenajearon a las víctimas, ayer, en Barcelona
Ciudadanos catalanes y turistas homenajearon a las víctimas, ayer, en Barcelona. Foto: EFE / Quique Garcia

Con esa confianza es que mantiene la convocatoria para esta tarde un partido en el Camp Nou, el estadio emblemático de esta ciudad, en el que se prevé una asistencia masiva para ver jugar al Barcelona.

Mientras, en un vuelco inesperado, la investigación se centra ahora en dar con Abdelbaki Essatti, un astuto imán de la ciudad de Ripoll, 100 kilómetros al norte de esta capital.

Se lo considera el posible líder del comando de 12 integrantes que causó el atropello masivo en La Rambla y en el paseo marítimo de Cambrils, con el saldo de 14 muertos y más de 120 heridos.

Marroquí, de más de 40 años, el sigiloso Essatti habría sido el responsable de adoctrinar a los jóvenes jihadistas en una modesta mezquita de Girona. Lo hizo de un modo tan solapado que, según juran los vecinos, "nadie se dio cuenta".

Al repasar sus antecedentes, la policía no descarta que haya sido amigo de algunos de los terroristas que, en 2004, produjeron el brutal atentado de Atocha, que causó 192 muertos. Un cuadro que no se entiende cómo quedó fuera de la mira de la inteligencia local.

Es escasa, sin embargo, la probabilidad de dar con él con vida. La policía sospecha que murió en la explosión del chalet de Alcanar, donde el comando acumuló más de 100 garrafas de explosivos.

La impericia de la juvenil célula hizo que el depósito explotara y eso frustró la posibilidad de un atentado "con centenares de muertos", que era su objetivo inicial, según las autoridades.

cerrar

Aunque la pesquisa avanza, también tropezó con la errónea valoración inicial del estallido en Alcanar.

El hecho de que en un barrio turístico de clase media, con pintorescos chalets que dan al mar, uno de ellos volara en pedazos como consecuencia de la acumulación de decenas de garrafas de explosivos no encendió, llamativamente, ninguna alerta antiterrorista.

Lo otro para apuntar es que anoche seguía prófugo el posible autor de la matanza de La Rambla.

Es posible, incluso, que Younes Abouyaaqoub, un marroquí de 22 años y cara sonriente en la foto de identikit, haya logrado cruzar a Francia, según una alerta policial publicada por la prensa francesa.

Se sospecha que, en su fuga, el prófugo asesinó a puñaladas a un joven catalán al que le robó el auto. Con el vehículo -y con el cadáver de su dueño en el asiento de atrás- el terrorista burló un cordón policial.

De los 12 integrantes de la célula, la situación es ésta: cinco murieron en Cambrils; cuatro están detenidos; dos murieron en la explosión de Alcanar, y uno está prófugo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas