Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hallaron el avión que había desaparecido con tres personas a bordo

Estaba a 40 kilómetros de Zárate, sobre el río Paraná Guazú; aún no hay información sobre los tripulantes

Domingo 20 de agosto de 2017
0
Familiares de los tripulantes del avión, anoche en San Fernando
Familiares de los tripulantes del avión, anoche en San Fernando. Foto: Santiago Fillipuzzi

Pasaron 26 días de angustia y misterio para los familiares y amigos de los tres tripulantes del avión desaparecido el 24 de julio pasado hasta que ayer se conoció la noticia menos esperada. La aeronave, que partió desde el aeropuerto de San Fernando con destino a Las Lomitas, en Formosa, fue hallada sumergida en el fango en uno de los brazos del río Paraná Guazú, a 40 kilómetros de Zárate.

Fuentes oficiales confirmaron que ayer por la tarde se encontraron partes del avión Mitsubishi matrícula LV-MCV, pero no informaron nada de sus ocupantes. El avión desaparecido estaba al mando de los pilotos Matías Ronzano y Emanuel Vega, ambos con domicilio en Lincoln. El único pasajero a bordo era Matías Aristi, hijo de Ignacio, el dueño del avión. Los familiares de los tripulantes prefirieron no hablar y pidieron respeto, aunque confirmaron que fueron notificados del hallazgo del avión.

Según pudo saber LA NACION, la aeronave se encontró durante un recorrido aéreo que estaba realizando una unidad de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), un Cessna 182, en el río Paraná Guazú, a pocos kilómetros de la conexión con el río Barca Grande. "Es una zona que los aviones de búsqueda sobrevolaron al menos 50 veces", dijo Juan Iroigoin, presidente del organismo. Además, indicó que el avión hallado "habría caído en picada" lo que provocó un agujero en la tierra en una zona pantanosa y muy cerca del último punto reportado por el radar.

A los pocos minutos del aviso del hallazgo, el guardacosta Madryn, de la Prefectura Naval Argentina, se dirigió al lugar con un equipo de buzos tácticos. Por las imágenes que se observaron, el terreno se presentaba de muy difícil acceso. Por eso, los primeros trabajos consistieron en el balizamiento para marcar y continuar la búsqueda hoy con la luz del día. Esas tareas las realizaron tres buzos y los diez tripulantes de la embarcación.

"Como resultado del operativo de búsqueda que coordina la ANAC, cerca de las 17.40 una aeronave perteneciente a este organismo encontró restos de una aeronave mientras sobrevolaba la zona de confluencia de los ríos Paraná Guazú y Barca Grande del delta bonaerense. El hallazgo fue comunicado inmediatamente al Centro de Búsqueda, quien envió un helicóptero y dos embarcaciones de la Prefectura para verificar y preservar la zona", dice el comunicado del organismo.

En la información no se menciona oficialmente la matrícula del avión. Según explicaron desde ANAC, eso deberá hacerlo la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil en base a los trabajos de los peritos que ya se encuentran en el lugar para iniciar los procedimientos de investigación.

Un sector pantanoso

"Los objetos encontrados pertenecían a partes de una aeronave que se encontraba semienterrada en un sector pantanoso, en un cráter tapado por agua y vegetación. Hasta el momento no hay rastros de la tripulación del vuelo, los rastrillajes continuarán en forma activa por agua y tierra", prosigue.

El operativo de búsqueda comenzó el lunes 24 de julio, el mismo día de la desaparición del avión. Contó con la coordinación de la Fuerza Aérea Argentina, Armada Argentina, Prefectura Naval Argentina, Gendarmería Nacional, Policía Federal, Policía Bonaerense, Fuerza Aérea de Uruguay, Armada Uruguaya y aeronaves civiles.

El avión desapareció a seis minutos de despegar del aeropuerto de San Fernando rumbo a Las Lomitas cuando perdió contacto con la torre de control. Ronzano, Vega y Aristi iban a bordo. Hace días la ANAC informaba que se habían rastrillado al menos 350.000 kilómetros por aire y 17.000 por agua.

En los 26 días de operativo, además del rastrillaje de las aeronaves, el personal del Centro de Operaciones de Búsqueda del organismo examinó más de 400 imágenes digitales generadas por drones que volaron y fotografiaron las zonas de monitoreo. En la exploración intervinieron 54 patrullas de reconocimiento de Prefectura Naval Argentina y las Armadas argentina y uruguaya.

Durante todo este tiempo los familiares y amigos de los ocupantes se movilizaron tanto en Bragado, de donde es oriundo Aristi, como en Lincoln, donde viven Ronzano y Vega, para exigir que no se detuviese la búsqueda. Anoche, algunos se congregaron en el aeropuerto de San Fernando.

Los tres tripulantes

Matías Ronzano

Piloto

Profesión: piloto comercial

Edad: 30 años

Origen: Lincoln Padre de una beba de diez meses. En abril pasado empezó a trabajar para la familia Aristi como piloto del bimotor turbohélice

Emanuel Vega

Copiloto

Profesión: piloto

Edad: 25 años

Origen: Bahía Blanca Vive en Lincoln, donde trabaja como piloto de un contratista forrajero. Además de los aviones, su otra pasión es el triatlón.

Matías Aristi

Pasajero

Profesión: empresario

Edad: 37 años

Origen: Bragado Padre de tres chicos, de seis, cuatro años, y ocho meses; administra campos de la familia en Formosa y Santiago del Estero.

Con la colaboración de Gustavo Carabajal

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas