Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Policías del futuro: realidad aumentada y presencia virtual contra el delito

En la Argentina ya se usan drones, cámaras de visión de 360° y lectores biométricos; en el mediano plazo, las operaciones en el terreno serán dirigidas desde centros de comando remotos

Lunes 21 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Chalecos inteligentes, visores de realidad aumentada, monitoreo desde el centro de comando y control; drones, patrulleros con cámaras de 360°, lectores de patentes e identificación biométrica humana. La tecnología de punta ya forma parte de las operaciones policiales urbanas. En la Argentina, algunas de estas herramientas ya están en uso. Otras lo estarán en de los próximos cinco años, afirman a LA NACION funcionarios de Seguridad nacionales y porteños. El factor humano seguirá siendo clave, pero cada vez más las operaciones en el terreno mejorarán y se expandirán gracias a la realidad virtual.

Éste es un ejemplo que describe al detalle un operativo que hoy se puede llevar a cabo: después de robar en un banco, un delincuente armado escapa con una clienta como rehén. La lleva por una calle peatonal, delante de cientos de personas en movimiento. Cuando el primer policía llega a la escena de los hechos sabe que no tiene margen de error.

Foto: LA NACION

Lo primero que hará ese uniformado antes de bajar del móvil será colocarse los anteojos de "realidad aumentada". Ya no estará solo en la escena: desde un centro de comando y control (CCC) remoto recibirá apoyo e indicaciones de un operador que observará todo como si él estuviese en el lugar de los hechos. En su uniforme tiene instaladas cámaras de 360 grados de visión. Sus manos están libres; todo lo que necesita para comunicarse con sus compañeros del móvil o del CCC y para diagramar el operativo de rescate está en su chaleco. Desde una altura prudencial, un dron retransmite las imágenes del suceso con un sistema de "realidad aumentada".

Pocos minutos después, entre el oficial que está en el lugar de los hechos, los datos aportados por el operador del comando y la información transmitida por el dron, se decide un curso de acción para reducir al delincuente sin poner en riesgo las vidas de la rehén y de los peatones.

Una vez que la rehén es liberada y el sospechoso apresado, el oficial podrá, en cuestión de segundos, identificar al delincuente con un sistema de autenticación biométrica.

"Los recursos son escasos. Entonces, cuanto más eficiente, efectiva y segura sea la actuación del policía habrá más seguridad para los ciudadanos", explicó a LA NACION el director de Tecnología de Motorola Solutions, Paul Steinberg.

Doce años atrás, municipios como Ezeiza, San Isidro y Tigre fueron pioneros con la instalación de cámaras de seguridad para monitorear las calles y diagramar respuestas contra el delito. En la actualidad es impensado que una ciudad no tenga un centro de monitoreo con cámaras de videovigilancia.

El Ministerio de Seguridad de la Nación ya entrena y capacita a los futuros "agentes tácticos": policías que sin estar en el lugar de los hechos con la información que reciben desde distintas fuentes tecnológicas planean la estrategia a seguir.

En su última visita oficial a Israel, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, selló acuerdos para la puesta en marcha de un plan de vigilancia de las fronteras mediante sistemas de control electrónico, cuyo soporte central serán cámaras suspendidas en globos aerostáticos a unos 600 metros de altura. Desde el mes pasado, la videovigilancia con cámaras en altura funciona en la Capital y sus municipios linderos. Se eleva hasta 30 metros, con ángulo de visión de 360° y capacidad para seguir objetivos en distancias superiores a dos kilómetros y hacer reconocimientos a cuatro kilómetros.

Además, la Policía de la Ciudad cuenta con una división especial que trabaja en la aplicación de tecnología en la seguridad. Crearon el "Metrocóptero", un dron. "Sirve especialmente para no exponer recursos humanos a situaciones de alto riesgo, como podrían ser un incendio, una toma de rehenes o inundaciones. Se hizo con recursos y tecnología propios, lo que permite su rediseño según las necesidades que surjan", dijeron fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño.

El gobierno porteño trabaja en la interconexión de todas las comisarías y fiscalías para que las denuncias sean tomadas en cualquier sede independientemente del lugar donde se haya cometido el delito. Hace un mes que el gobierno bonaerense lanzó la app Seguridad BA, que también permite denunciar robos y hurtos, hechos de corrupción y puntos de venta de drogas desde el teléfono celular (ver aparte).

Para todas las empresas dedicadas a la seguridad, la tecnología es una herramienta imprescindible. "Conceptos como la Internet de las Cosas (IoT) y el procesamiento de datos (big data) son una tendencia clara para el próximo lustro. Esto brindará cada vez más beneficios desde el confort, la seguridad y la sustentabilidad ambiental, sin perder de vista la multiplicidad de servicios que se irán potenciando año a año", dijo a LA NACION Marcos Gómez, director de Seguridad Electrónica de Securitas Argentina.

En Prosegur tienen aplicaciones disponibles para el teléfono celular. "Hoy en día, cuando alguien sale no se olvida el celular. Por eso desarrollamos aplicaciones donde los eventos [incendios, la activación de una alarma] se transmiten directamente al teléfono", explicó Gabriel Apel, gerente de la División Sistema Integrado de Seguridad.

Las nuevas herramientas que hay en la ciudad

Junto con la creación formal de la Policía de la Ciudad, como unión de la Metropolitana y parte de la Federal, la Capital creó, por ley, un Sistema Integral de Seguridad Pública que, precisamente, se vale de la tecnología para dirigir las operaciones y coordinar los esfuerzos de distintas fuerzas y agentes estatales en el terreno.

Los 24.000 agentes usan celulares con geolocalizadores, de forma tal que desde el centro de comando y control se sabe siempre dónde está cada uniformado para poder reasignarle operaciones. También hay 390 patrulleros dotados con cámaras para registrar lo que ocurre dentro y fuera del vehículo. Las cámaras del techo podrán visualizar 360° y estarán conectadas al sistema de lectura de patentes, con capacidad para controlar 1500 dominios por minuto.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas