Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Avión perdido: los peritajes de las últimas horas apuntan al peor final

Ayer empezó la difícil tarea de remoción de los restos de la nave, encontrada tras 27 días de búsqueda; la tecnología española aportada en los últimos días resultó clave para el hallazgo; hermetismo y pedido de respeto a las familias

Lunes 21 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
La jueza Arroyo Salgado estuvo en el Delta y en el aeropuerto de San Fernando
La jueza Arroyo Salgado estuvo en el Delta y en el aeropuerto de San Fernando. Foto: LA NACION / Fabián Marelli

El primer día de la investigación sobre los restos del avión que aparecieron anteayer empantanados en un brazo del delta del río Paraná habría anticipado el peor desenlace de esta búsqueda que duró 27 días. A última hora, un escueto comunicado oficial confirmó que se trataba de la nave perdida el 24 de julio y que en el trabajo participó un equipo forense. Sin previo aviso, se suspendió la conferencia de prensa anunciada al mediodía.

"La Junta de Investigación de Accidentes de la Aviación Civil (Jiaac) informa que, luego de que se confirmó el hallazgo de restos de la aeronave Mitsubishi MU-2 matrícula LV-MCV en la confluencia de los ríos Paraná Guazú y Barca Grande, comenzaron las tareas de investigación del accidente coordinadas con el Juzgado N° 2 de San Isidro -indicó el informe-. Es por eso que la jueza Sandra Arroyo Salgado, un médico forense, el fiscal, el secretario del juzgado y un abogado de cada familia de los tripulantes y el pasajero también accedieron al lugar del hallazgo."

También se pidió "respeto en el tratamiento de la información suministrada" debido al difícil momento que están atravesando las familias de Matías Aristi, Matías Ronzano y Emanuel Vega, tres ocupantes del bimotor. Aristi es el hijo del dueño de la avioneta, mientras que Ronzano es el piloto y Vega, el copiloto.

Con el hallazgo de los restos del avión en un área pantanosa, cubierta de vegetación, de la costa norte del brazo Paraná Guazú, en jurisdicción de Entre Ríos, cesó la tarea de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). En su lugar, comenzó a trabajar la Jiaac, que será la responsable de difundir los resultados de las investigaciones a su cargo para determinar qué sucedió.

El equipo que despegó ayer temprano de San Fernando hacia el lugar donde están los restos de la aeronave estuvo integrado por cinco técnicos a cargo del director nacional Daniel Barafani. La Prefectura Naval resguarda el área donde se encontró el avión, que había partido a la localidad de Las Lomitas, en la provincia de Formosa, y del que se perdió contacto a los seis minutos del despegue.

Silencio oficial

El avión cayó en un área pantanosa entre los ríos Paraná Guazú y Barca Grande
El avión cayó en un área pantanosa entre los ríos Paraná Guazú y Barca Grande. Foto: ANAC

Mientras, en el aeropuerto, durante todo el día se mantuvo el hermetismo sobre el avance de la investigación del avión siniestrado en uno de los brazos del delta del río Paraná y la situación de sus tres ocupantes.

Una fuerte custodia del acceso al predio sobre la avenida Hipólito Yrigoyen sólo permitía el paso de los vehículos de servicios del aeropuerto, además de automóviles y ómnibus con pasajeros. Fuera del predio, sobre la avenida, aguardaba la prensa.

El lugar se volvió el punto de espera de las noticias que pudieran ir surgiendo. Los familiares de Aristi, Ronzano y Vega aguardaron la información de los investigadores en hangares separados, según indicaron pasado el mediodía las autoridades de la ANAC.

En un repaso de lo actuado hasta ayer, el director general de Infraestructura y Servicios Aeroportuarios de la ANAC, Alejandro Álvarez, afirmó, en lo que fue la única conferencia de prensa sobre el caso, que la búsqueda comenzó "a la noche del mismo día" que se perdió el contacto con el avión, el 24 de julio pasado.

Foto: LA NACION

El funcionario precisó, además, que en estas casi cuatro semanas de búsqueda se revisaron más de 360.000 km2 de superficie, incluidos más de 17.700 km2 por agua y más de 1000 km2 con instrumentos especiales.

El 14 de este mes, la ANAC anunció que se había sumado a la búsqueda el técnico español especializado en geofísica Luis Avial y su empresa Falcon High Tech, reconocida por sus intervenciones en este tipo de rastreos complejos (ver aparte). En este caso, el terreno es uno de los principales desafíos para la investigación.

El titular de la agencia, Juan Pedro Irigoin, se defendió de las críticas por la tardanza en hallar la nave. "Se cumplieron todos los protocolos de búsqueda. Buscamos en el lugar donde teníamos la última información del radar", afirmó. Ese sitio "había sido sobrevolado mucho durante los últimos días", agregó Irigoin.

En el comunicado que emitió anteanoche la ANAC, se precisó que, "cerca de las 17.40", un avión de ese organismo "encontró restos de una aeronave mientras sobrevolaba la zona de confluencia de los ríos Paraná Guazú y Barca Grande del Delta".

El texto agrega que la información se comunicó de inmediato al centro de búsqueda, que dispuso el envío de un helicóptero y dos embarcaciones "para verificar y preservar la zona". Desde el lugar, se confirmó que "los objetos encontrados pertenecían a partes de una aeronave". Estaban "semienterradas en un sector pantanoso, en un cráter tapado por agua y vegetación", según describió la ANAC.

Anoche, aunque se esperaba una segunda rueda de prensa al concluir la jornada de Arroyo Salgado en la zona del siniestro, sólo se difundió el comunicado.

Pasadas las 19 aterrizó el helicóptero que había transportado más temprano a la jueza hasta donde están los restos del avión. Una hora más tarde, se retiró del aeropuerto de San Fernando sin hacer declaraciones, aunque no se descarta que haya tenido algún contacto informal con los familiares de los ocupantes de la nave siniestrada.

De Cervantes al Delta

Reconocido internacionalmente por haber dirigido los trabajos con georradar y termografía que permitieron encontrar la cripta con los restos de Miguel de Cervantes en el convento de Las Trinitarias, en Madrid, Luis Avial y su empresa Falcon High Tech se habían sumado a la búsqueda del avión el 14 del actual. "Falcon High Tech incorpora a esta búsqueda equipamiento radar submarino de última tecnología", informó la ANAC al destacar, entre otros logros, la ubicación de más de 90 fosas comunes de la Guerra Civil Española, la localización de enterramientos de soldados españoles y armamento español de la Segunda Guerra Mundial, la búsqueda y hallazgo de tumbas de víctimas de crímenes comunes.

En esta nota:
Te puede interesar