Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fernando Trocca: perfumes y sabores

Lunes 21 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Julián Bongiovanni
Foto: Julián Bongiovanni
Foto: Julián Bongiovanni
Foto: Julián Bongiovanni
Foto: Julián Bongiovanni

En la intimidad de su casa de La Lucila, donde vive con Poncho, un mestizo de labrador negro y grandote, Fernando Trocca (Buenos Aires, 1966) destapa un vinagre de Jerez y percibe su aroma: un poco más fuerte que el de un aceto común, es un perfume habitual de su cocina.

Entre sus herramientas de trabajo, los cuchillos son un artículo primordial: no sólo porque los colecciona. Son lo que el instrumento para el músico. A buen ritmo, su rutina se alterna entre la cocina y el escritorio, donde en estos días toma forma su nuevo libro, Santa Teresita, con las recetas del restaurante que tiene en Uruguay.

Fanático del Osobuco, los tips que le dio su abuela Serafina, quien lo enamoró de la coicna, están entre las delicias de su página web.

-¿Cuál es tu héroe de ficción favorito?

-Martín Karadajián y sus Titanes en el ring.

-¿Cuál es el sonido que más te gusta?

-El del mar , por las noches.

-¿Cuál es el sonido que más aborrecés?

-El del tránsito: los colectivos, las bocinas.

-¿Cuál es tu palabra preferida?

- Natural.

-¿Con qué personaje de la historia te gustaría tomar un café?

-Con San Martín.

-¿Cuál es la peor pesadilla que has vivido?

?La muerte de mi madre.

-¿Cuál es el gesto amoroso que más te ha conmovido?

-Los abrazos de mis hijos, sus palabras de amor.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas