Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El eclipse de 92 minutos que paralizó a todo EE.UU

El fenómeno congregó a multitudes que lo siguieron extasiadas de costa a costa; bajó varios grados la temperatura

Martes 22 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Todos fascinados por el eclipse en Ilinois
Todos fascinados por el eclipse en Ilinois. Foto: AFP

A medida que la sombra de la luna se desplazaba raudamente sobre la superficie de los Estados Unidos, a lo largo de una línea que atravesó el territorio de ese país de la costa oeste a la este, multitudes estallaban en gritos de entusiasmo.

Fueron 92 minutos de fascinación ante la pirueta cósmica que convertía el día en noche por espacio de poco más de dos minutos y permitía atisbar por unos instantes una singular coreografía por la cual la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra.

El primer eclipse solar total que cruza Estados Unidos en 99 años fue un espectáculo que se inició a las 10.15 hora local (14.15 en la Argentina) y finalizó a las 14.48 hora local (15.48 hora argentina).

Se calcula que siete millones de personas se desplazaron hasta la franja en la que se disfrutó la "totalidad"; es decir, en la que pudo apreciarse plenamente el fenómeno. Según los equipos enviados al lugar por agencias de noticias y canales de TV, en una espléndida jornada de verano familias enteras viajaron hasta 15 horas para no perderse el espectáculo.

Como en las crónicas de la antigüedad, todos coincidieron en destacar el asombro de los observadores ante el oscurecimiento del cielo y los llamativos cambios naturales. Repentinamente, durante unos instantes, descendió la temperatura y muchos animales mostraron comportamientos inesperados. Las aves volaron y los grillos empezaron a cantar creyendo que había caído la noche. Sobre el océano, el horizonte adquirió un color anaranjado.

El fenómeno celeste despertó tal interés que comunicadores científicos e investigadores ocuparon el centro de la escena. En los diarios se multiplicaron los artículos en los días previos y en las redes sociales circularon profusamente mapas para identificar las zonas que estarían alcanzadas por el fenómeno y consejos para evitar daños oculares.

Curiosa coincidencia

Las escenas del espectáculo celeste que se vio ayer en Estados Unidos
Las escenas del espectáculo celeste que se vio ayer en Estados Unidos. Foto: AP

Los eclipses solares no son infrecuentes. Ocurren alrededor de dos por año, claro que no siempre en lugares tan poblados y en jornadas tan despejadas. El próximo que tocará América del Norte será en abril de 2024.

El eclipse solar total se da cuando se consuma una curiosidad de la geometría celeste: la Luna es aproximadamente 400 veces más chica que el Sol, pero se encuentra 400 veces más cerca.

"En el que se vio en febrero desde la Patagonia -explica el astrofísico y escritor Alejandro Gangui, investigador del Instituto de Astronomía y Física del Espacio-, la Luna estaba en su apogeo [el punto más lejano de su órbita en torno de la Tierra], entonces su diámetro no cubría el diámetro solar y se vio un eclipse anular [en la fase máxima permaneció visible un anillo del disco del Sol]."

Gangui recuerda que en 1973 un avión Concorde se lanzó a perseguir la sombra de la Luna durante un eclipse de Sol con siete observadores de Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos. "Viajando a 2,6 mach, estuvieron 74 minutos en la sombra de la Luna", cuenta.

Ayer, la NASA envió aviones con equipos para realizar estudios sobre la corona solar, los campos magnéticos y la atmósfera.

Fue precisamente gracias a un eclipse que se probó una de las predicciones de la teoría de la relatividad de Einstein: que la gravedad del Sol desviaría la luz cercana. En agosto de 1914 el astrónomo alemán Erwin Freundlich condujo una expedición a Crimea para tomar medidas durante un eclipse solar total, pero antes de que pudiera hacerlo estalló la Primera Guerra Mundial, las tropas rusas capturaron el equipamiento y detuvieron a los científicos. Fue necesario esperar cinco años a que terminara la guerra para que el astrónomo británico Arthur Eddington hiciera el mismo experimento en la isla Príncipe. Objetor de conciencia, Eddington casi había caído en prisión por rehusarse a hacer la conscripción, pero Frank Dyson, astrónomo real en ese momento, pudo obtener una excepción con la condición de que él mismo participara de la expedición. La medición se hizo en 1919 y le dio la razón a Einstein.

La próxima cita: en la Argentina, en julio de 2019

El 2 de julio de 2019 podremos disfrutar de un eclipse solar total desde estas latitudes. Se observará a lo largo de una franja que recorrerá el centro de San Juan, sur de La Rioja, norte de San Luis, centro de Córdoba, sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires. El espectáculo astronómico comenzará por la mañana al este de Nueva Zelanda, en el océano Pacífico sur, y se moverá en dirección nordeste, para luego virar hacia el Sudeste y, al atardecer, tocar tierra en América del Sur y finalizar a la altura del Río de la Plata. En el país podrá verse en plenitud desde Rodeo y Jáchal (San Juan), el Gran San Juan, Chepes (La Rioja), Merlo (San Luis), Villa Dolores, Río Cuarto, Gral. Deheza, Gral. Cabrera y La Carlota (Córdoba), Venado Tuerto (Santa Fe), Junín y Rojas (Buenos Aires) y la Capital, entre otras ubicaciones.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas