Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El castigo del "moralmente superior" en las redes

Loris Zanatta

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 22 de agosto de 2017 • 00:54

En las redes sociales hay de todo: está bien que sea así y que aquellos que tienen el privilegio de expresarse en público paguen el peaje de Twitter y pasen por el vía crucis de Facebook. Allí encontrarán al admirador y al detractor, al crítico inteligente y al asesino virtual, al empático y al envidioso, al melifluo y al frustrado. Y por supuesto al hater, el que te odia sin conocerte: ese siempre está. Pero la categoría que más me interesa es otra: es el moralmente superior. Son muchos y están abrumados de indignación.

¿Qué es esta superioridad moral? ¿Contra quién y qué cosa desencadena su iracundia? El moralmente superior no tiene dudas: él está a priori del lado del bien. Es mejor que los otros por sus ideas y sus sentimientos: es solidario, ama la justicia y la equidad, tiene un corazón grande y se emociona frente a la pobreza. Si todo el mundo tuviera su sensibilidad caritativa, piensa, el amor y la felicidad reinarían. Pero no es así y por una simple razón: por que Lucifer está al acecho y a su lado abundan los cínicos, los que se vendieron por plata, los egoístas con el corazón de piedra que se aprovechan de la pobreza, los tiranos del producto bruto. Ellos son los malvados que oponen al espíritu la materia, a la solidaridad el individualismo, al puro idealismo el frío pragmatismo, a la redención revolucionaria la práxis reformista. No son personas, sino estigmas: "neoliberales", "servidores del imperio", "mercenarios". No importa explicar el significado de esas palabras, ni sus implicaciones: son moralmente inferiores, naturalmente malos.

Este enfoque maniqueo no favorece el debate público, menos aún a la serenidad social. Encaramarse en una posición de superioridad moral es el preludio de una profunda grieta en el mejor de los casos, de una guerra civil en el peor. Además, suele ser un acto de fe independiente de cualquier verificación empírica. El moralmente superior no duda de que sus ideas candorosas y sus buenos sentimientos produzcan amor y felicidad; no se pregunta por qué esas mismas promesas suelen causar odio e infelicidad; si sus recetas sociales y económicas son el problema y no la solución: es feliz de exhibir su sentimentalismo de pacotilla, de repetir como un loro las gastadas fórmulas de la jerga anticapitalista, buena para multiplicar a los pobres a quienes mira después y se enternece. Como buen Narciso, en fin, le gusta sentirse superior y denostar a quién odia: él odia en nombre del amor.

Desde Platón, el hombre se pregunta si el amor y la felicidad son bienes individuales que pertenecen a la esfera privada o bienes colectivos de pertenencia de las autoridades públicas. En las últimas décadas ha habido muchos intelectuales que han enfrentado el tema. Eran conscientes del peligro de despertar así el espectro del Estado ético, del Rey taumaturgo, pero tenían la loable intención de poner freno a la anomia social de nuestros tiempos. Tal, por ejemplo, fue la intención de Martha Nussbaum cuando escribió que los gobiernos tienen la tarea de promover el amor y la felicidad sociales. ¿No era el antiguo sueño de los Padres Fundadores de los Estados Unidos? Como sucede en la historia, sin embargo, el descenso a la tierra de las ideas más sublimes puede transformarse en naufragio. Plantadas en una tierra despojada del humus liberal en el que nacieron, esas ideas generosas produjeron nuevos monstruos, los ridículos ministerios de la "suprema felicidad del pueblo", del "buen vivir" y otros parecidos, aparatos de propaganda de la nueva verdad de Estado: el sueño de Thomas Jefferson se convirtió en la pesadilla de Nicolás Maduro.

Para quien ame la libertad, cultive la duda como estilo de vida y se pregunte cómo se sale de la pobreza y la injusticia usando la razón y las enseñanzas que nos brinda la historia, esto era dado por sentado: lo mejor es enemigo del bien, la perfección social es un espejismo nefasto, como ya advertía Voltaire, y el amor y la felicidad son demasiado íntimos y vitales para ser confiados a los gobiernos. ¿Qué les impedirá, una vez asumida esa supuesta superioridad moral, de invocarla para conculcar nuestras libertades? ¿Para imponernos lo que decidan llamar amor y felicidad? Será que me encuentro en Caracas, una ciudad desalmada a la que le prometieron con grandilocuencia amor y felicidad y que hoy es la imagen de la desesperación, un monumento al desengaño y a la ineptitud que grita al cielo.

En la historia se ha matado y oprimido mucho más en nombre de valores tan elevados como esos que de los ciegos intereses materiales: el fanatismo religioso, el hijo favorito de la superioridad moral, nos lo recuerda cada día. Por lo tanto, es mejor evaluar a nuestros gobiernos por lo que es mensurable: la honestidad, la legalidad, la eficiencia, el respeto a la igualdad jurídica de los ciudadanos combinado con la promoción de una sana cooperación social, para decirlo con John Rawls. El amor no es de su incumbencia. La felicidad ni siquiera. Y, de todos modos, es mejor ser un Sócrates infeliz que un loco feliz, dijo John Stuart Mill. Con buena paz de los superiores morales.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.