Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Peritos trabajan en el pantano para rescatar los cuerpos del avión

La aeronave está enterrada en una zona compleja del delta, a la altura de Entre Ríos

Martes 22 de agosto de 2017 • 17:24
0
Foto: ANAC

Un equipo de peritos reinició hoy los trabajos en el pantano del delta del río Paraná, donde se encuentran los restos del avión que permanecía desaparecida desde el 24 de julio, para rescatar los cadáveres de las tres personas que iban a bordo.

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado , a cargo de la causa, se trasladó por tercer día consecutivo hasta la zona donde fue hallada la aeronave Mitsubishi matrícula LV MCV para supervisar las tareas de recuperación de los restos humanos y de partes vitales del avión, e intentar establecer las causas del siniestro aéreo. Anoche la magistrada confirmó que no hay sobrevivientes en la tragedia del Delta y advirtió que será complejo extraer los cuerpos a raíz de las dificultades del terreno y la profundidad a la que quedó enterrada la avioneta.

"Se está priorizando la recuperación de las tres personas que se verificó que viajaban en el avión, dándole intervención a las familias para que puedan controlar y formar parte de todo este proceso", dijo a la prensa la jueza.

En el bimotor siniestrado viajaban el piloto Matías Ronzano, de 30 años; su copiloto Facundo Vega, de 25 años; y Matías Aristi, de 37 años, hijo del dueño de la empresa Aibal SA, propietaria del avión.

En tanto, la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (Jiaac) informó hoy que en la jornada continuaron los "trabajos de campo" y precisó que en el lugar donde cayó la avioneta trabajaron funcionarios del organismo junto con equipos forenses y del Juzgado 2 de San Isidro. En declaraciones a la prensa, la jefa de la Jiaac, Pamela Suárez, dijo que "el tiempo que demande la investigación va a depender de muchas variantes y del estado en que se recuperen los restos de la aeronave".

"Pueden ser seis meses, o menos o más", estimó, y agregó: "No lo podemos saber en este momento porque todavía estamos realizando el trabajo de campo y hasta tanto no terminemos, no podremos contar con los elementos necesarios para la investigación".

La avioneta fue hallada el sábado, tras 27 días de búsqueda, en la confluencia de los ríos Paraná Guazú y Barca Grande, a la altura de la localidad bonaerense de Zárate, en medio de un pantano y hundido de punta a más de cuatro metros de la superficie.

Foto: Archivo

Fuentes de la investigación dijeron a DyN que el objetivo "prioritario" es poder desenterrar los dos motores, a los que consideraron "piezas clave" para establecer las causas por las que la avioneta cayó de nariz y a gran velocidad.

Asimismo, destacaron que una perra entrenada de la Brigada de Canes K-9 de San Antonio de Areco, llamada Camila, fue la que indicó que había restos humanos dentro del fuselaje de la avioneta sumergida en el pantano.

El avión turbohélice salió el 24 de julio a las 14.30 del aeródromo de San Fernando con un plan de vuelo por el que estimaba llegar a las 18.30 a la terminal aérea de la localidad formoseña de Las Lomitas.

Seis minutos después de haber despegado, la avioneta desapareció de los radares del aeródromo de San Fernando y los aeropuertos Jorge Newbery y Ezeiza, y recién fue hallada el sábado hundida en un pantano del delta del río Paraná.

Prefectura aclaró que atendió el testimonio de un testigo

En tanto, la Prefectura Naval Argentina informó hoy a través de un comunicado que el testigo de la caída del avión, Miguel Roscio, no pudo aportar precisiones sobre su testimonio y que hay 35 kilómetros de distancia entre el lugar que había señalado y el punto en el que se estrelló el avión.

En el comunicado, esa fuerza de seguridad federal señaló: "El día 3 de agosto el señor Roscio se acercó a la sede de la Prefectura Escobar para comunicar que había visto caer una avioneta en cercanías al lugar donde se hallaba una guardería náutica en la que él se encontraba realizando unas tareas; de inmediato es acompañado por el jefe de la Prefectura Escobar, Prefecto Enrique Mariano Franco, hasta dicha guardería con la finalidad de observar el lugar y la zona indicada, regresando y poniendo en conocimiento de todo lo relatado por esta persona al Comité de Crisis conformado para afrontar la emergencia".

"El día 5 de agosto, una comisión de la Policía de Seguridad Aeroportuaria le tomó una declaración testimonial a Roscio y lo llevaron juntamente con personal de esta Prefectura a bordo de un guardacostas hasta el supuesto lugar donde se habría precipitado la aeronave, efectuando un intenso patrullaje fluvial y terrestre, entrevistándose con lugareños que no aportaron datos sobre el acaecimiento", indicó la nota.

"Por otra parte se dispone el patrullaje aéreo en la aeronave de la Prefectura Naval Argentina, PA-80, trasladando también a Miguel Roscio con el objetivo de conseguir el aporte de mayores datos; asimismo, una vez finalizado el recorrido indicado sin avistar elementos, son desembarcados y la aeronave de la PNA continúa con su patrullaje habitual por esa área de búsqueda", apunta el informe.

"El día 19 de agosto fue hallada la avioneta siniestrada, cuyo dato es de público conocimiento, aclarando que de ninguna manera se dejó de tener presente lo indicado por este ciudadano, sino todo lo contrario, hallándola a unos 35 kilómetros del lugar donde el mencionado Roscio había observado la aeronave", concluye Prefectura.

Agencias DyN y Télam

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas