Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Superclásico de la tecnología: el gamer de River que ya jugó un Mundial de Clubes

Franco Colagrossi, de 27 años, fue el único jugador de América Latina en el torneo virtual de la FIFAen Londres; los detalles de los eSports, un mundo en el que ya hasta empiezan las transferencias

Miércoles 23 de agosto de 2017
0
"El ambiente de los eSports es cada vez más profesional", dice Franco; una de sus intenciones es trabajar con el equipo de neurociencias de Sandra Rossi
"El ambiente de los eSports es cada vez más profesional", dice Franco; una de sus intenciones es trabajar con el equipo de neurociencias de Sandra Rossi. Foto: Patricio Pidal/AFV

Franco Colagrossi termina de conectar una XBoX a la pantalla del paddock, el exclusivo sitio a ras del suelo con vista al campo de juego del Estadio Monumental. Franco Colagrossi es @FranoPlay, el representante de River en eSports y único jugador de Latinoamérica que estuvo en el Primer Mundial de Clubes Interactivo organizado por la FIFA. Desde hace casi un año, Franco es otro profesional que tiene River y que viste su camiseta. Todavía en cierta soledad en Latinoamérica de acuerdo con el desarrollo que ya tienen las competencias de FIFA y PES en diferentes mercados donde el fútbol importa.

Recién llegado de Londres fue anfitrión de @Ul1barri, el mejor jugador mexicano de FIFA que tras una serie de presentaciones en Chile le propuso hacer algunos amistosos. Antes de jugar comentaron el pase de Neymar al Paris Saint Germain, un asunto que también tiene impacto directo en el mundo virtual. La modalidad Ultimate Team del FIFA 17 permite armar cualquier plantel y ponerle luego la camiseta que el jugador quiera. Que se haya desarmado la sociedad MSN en Barcelona modificará el estilo de los gamers.

"Contraté a Cristiano Ronaldo para que juegue con la camiseta y con el logo de River", cuenta Franco sobre el uso del modo Ultimate Team en el Mundial en Londres. "La experiencia para mí fue excelente, más allá de que no me fue muy bien. Ser parte de todo lo que organiza la FIFA y estar ahí con River me sirvió para terminar de darme cuenta de que podemos competir a ese nivel y que con algunos detalles de preparación podemos mejorar. Este fue el primer Mundial de Clubes que organizaron y la diferencia con los equipos europeos todavía es grande".

El superclásico de la tecnología
El superclásico de la tecnología. Foto: LA NACION

El mundo futbolístico de los eSports tiene puntos de contacto con el fútbol profesional. Hay ventajas económicas y de recursos a favor de representantes europeos. "Los jugadores viajan acompañados por entrenadores, asistentes y hasta psicólogos. Para algunos puede parecer exagerado, pero es la realidad. Es un ambiente cada vez más profesional. Pero podemos acercarnos a eso. Mi próximo paso es comenzar a trabajar con el equipo de la doctora Sandra Rossi que está con el plantel de fútbol de Marcelo Gallardo para mejorar la concentración y no visualizar ni el pasado ni el futuro mientras compito. Me pasó en el Mundial: estaba ganando 2 a 0 a la Roma y matemáticamente tenía posibilidades de pasar de rueda si ganaba. Empecé a pensar en eso y me fui del partido", confiesa Franco, que en el Mundial sufrió derrotas contra Manchester City, Schalke 04, Stuttgart y Roma, y pudo ganarle al Olympique de Lyon.

A pesar de las comparaciones constantes con el fútbol, @FranoPlay ve semejanzas con lo que puede apreciar de la vida de los tenistas. "Se trata de un mundo de competencia individual. Podés tener un equipo detrás, pero todo lo tenés que resolver solo. El joystick es como nuestra raqueta. No podés usar cualquiera. En el Mundial tuvimos que competir con Xbox y yo soy fanático de PlayStation. Tuve que comprarme un joystick especial porque tengo mano chica y acá no se consiguen los que yo precisaba para competir. Eso demuestra que el nivel de detalles es enorme".

Franco Colagrossi prácticamente no tiene rivales en la Argentina y le gustaría que Boca tuviera su representante en los eSports. "Sería buenísimo porque serviría para hacer crecer la competencia en la Argentina. Antes de ir al Mundial me llamaron del Departamento de Cultura de Boca para desearme suerte. Tuvieron un gran gesto". Nacido hace 27 años en San Martín su fanatismo por River viene desde siempre y su acercamiento a los videojuegos se produjo cuando tenía 8 años.

"Soy fanático del PES. El primero que jugué fue el del Mundial 98, cuando todavía no había posibilidades de jugar online. La mejor versión que recuerdo fue la del PES para Playstation 2. Hasta 2014 Konami hacía los mejores juegos y luego FIFA alcanzó el mismo nivel hasta superarlo. Pero ahora veo que la competencia entre ellos está pareja y con eso ganamos los usuarios. El lanzamiento cada año de los nuevos títulos es el momento que más espero. Me gusta analizar todo el juego y hacerlo pronto. Si dejás pasar dos meses desde que salen, los rivales que estudian todo, te sacan ventaja. El nivel de análisis de estilos y de información que existe en el mundo de los videojuegos es impresionante".

La explosión de los eSports generó nuevos movimientos. PSG, poderoso también en el campo virtual, contrató a un jugador brasileño para que lo represente. "Es un chico que se llama RaFifa . No tenía club en Brasil y fue contratado por el PSG. Esos traspasos van a comenzar en breve. Pero yo no me imagino jugando para otra camiseta que no sea la de River.", comenta @FranoPlay, dueño momentáneo del Paddock, a ras del suelo del Monumental. El lugar al que llegó como hincha y ahora lo tiene como parte del equipo profesional. Mundialista y todo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas