Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crece la participación de perros en la búsqueda de personas

Las brigadas K9 trabajan a diario para encontrar rastros, personas y cadáveres con muy buenos resultados; la tecnología aún no logró superar el olfato canino

Miércoles 23 de agosto de 2017 • 20:04
SEGUIR
LA NACION
0

Cada vez son más las investigaciones en las que participan perros entrenados en la búsqueda de rastros, personas o cadáveres, entre otros casos. Y los resultados demuestran una vez más que la tecnología ni siquiera se acerca a la eficiencia del olfato canino.

Anteayer, por ejemplo, Bruno reconstruyó el recorrido de una adolescente que había sido vista por última vez el sábado en la costa de Quilmes. Este weimaraner de cuatro años y medio, bautizado como "el Messi" de los sabuesos de cuatro patas por sus aptitudes rastreadoras, marcó la parada de colectivo de la línea 585 en la zona. En la terminal, dirigió a su guía, Diego Tula, hasta una unidad y, una vez arriba, indicó un asiento.

"Por los dichos del chofer que había conducido el colectivo los días previos y la cámara de seguridad dentro del interno pudimos constatar que la menor había viajado en ese asiento. Con la ayuda de los centros de monitoreo, pudimos desandar el recorrido y llegar hasta donde estaba la menor", explicó Tula, instructor de la División Canes de la Secretaría de Seguridad de la Municipalidad de Escobar.

El domingo pasado, Camila, de la brigada K-9 de los Bomberos Voluntarios de San Antonio de Areco, halló en un área pantanosa del Delta del río Paraná los restos de los tres ocupantes del avión que estuvo 27 días desparecido.

La capacidad olfatoria de los perros para la investigación es única y, según afirma el perito en odorología forense Mario Rosillo, nada la pudo igualar hasta ahora. "Si bien la tecnología avanza, la técnica de búsqueda con los perros es fiable e insobornable. Un perro puede hacer discriminaciones de olores que no puede hacer un robot u otra máquina", afirmó.

Desde 2004, Rosillo participó como perito en 300 casos en todo el país. Lo hizo con Corbata, un mestizo que ahora tiene 15 años y seis meses. Hace dos años, la Policía de Río Negro lo jubiló con honores. Pero, hace poco, volvió al terreno y con éxito: participó con Rosillo, su actual dueño, en una pericia en Misiones y un homicidio en El Palomar, Provincia de Buenos Aires.

El especialista desarrolló y está estudiando un método de entrenamiento de la capacidad olfatoria natural de los perros que la aprovecha en un 90%, comparado con alrededor del 30% que se logra con la técnica tradicional de asociación de olores.

Alta demanda

Graciela Cunial, secretaria de Seguridad y Prevención Comunitaria de Escobar, no duda en elogiar los resultados que se obtienen con los perros en el trabajo científico de la investigación policial.

"Es increíble la cantidad de actuaciones por averiguación de paradero que recibimos y en las búsquedas de personas; los perros nos ayudan mucho. Se necesita más apertura en el sistema judicial y policial al uso de esta herramienta", opinó Cunial, que es comisario general (R) de la Policía Bonaerense y abogada.

Hace dos semanas, perros de las brigadas caninas de la Policía de Santiago del Estero y la Policía Federal Argentina intervinieron a pedido de la Justicia en la investigación en Esquel por la desaparición de Santiago Maldonado.

La misma semana, Bruno, que participó en más de 80 operativos con un desempeño perfecto, siguió el rastro de Anahí Benítez en la reserva Santa Catalina de Lomas de Zamora. El mes pasado, brigadas K9 de la Gendarmería y cinco Asociaciones de Bomberos Voluntarios bonaerenses permitieron hallar en el Tigre el cuerpo de Georgina, que había desaparecido con Thiago Díaz, de dos años.

Foto: LA NACION

"Se está trabajando con los binomios (can-guía) en muchos casos de desaparición de personas o búsqueda de cadáveres. Encontramos con vida varias personas que estaban desaparecidas. Nos convocaron a participar de una búsqueda en Santa Fe este fin de semana y el jueves tenemos otra intervención en Córdoba", dijo Gustavo Nicola, director nacional del Comando Único de Operaciones del Sistema Nacional de Bomberos (SNB).

La organización trabaja con la Dirección Nacional de Cinotecnia del Ministerio de Seguridad de la Nación y que certifica los binomios. Al trabajo de las brigadas caninas de las instituciones federales de seguridad, la red de Bomberos Voluntarios colabora con la Justicia y la policía con unos 15 binomios en Córdoba y en Santa Fe, 30 en la Provincia de Buenos Aires, cuatro en Entre Ríos, 23 en Chubut y uno en La Rioja y Tierra del Fuego.

Para Oscar Pepli, coordinador de las brigadas K9 del SNB, la tecnología no logra competir con el olfato canino. "En un área rural, por ejemplo, se necesitan 50 efectivos a pie para rastrillar la zona. Con dos binomios se recorre la misma distancia y en menos tiempo", afirmó.

Entrenar jugando

Ayer fue día de práctica para Ringo, Lola y Tango, de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Pilar y Marcos Paz. Con sus guías, buscaron juguetes con los que los preparan en el predio de una fábrica abandonada camino a localidad bonaerense de Villa Rosa. En este caso, son todos perros preparados para la búsqueda de personas en catástrofes.

"Cuando se selecciona un cachorrito, la primera condición es que sea juguetón, que tenga pasión por jugar", explicó Leonardo Silva, guía de Ringo, un labrador del cuartel de Pilar.

La enseñanza incluye la motivación con un juguete para que el cachorro interactúe con el aroma que el instructor quiere que busque. Después, una persona con la que juega le mostrará su juguete y se aleja unos metros para que el perro vaya a reclamarlo. A medida que avanza el entrenamiento, la persona con el juguete se irá alejando cada vez más hasta esconderse.

En la búsqueda de Santiago Maldonado también se utilizaron perros
En la búsqueda de Santiago Maldonado también se utilizaron perros. Foto: PFA

"Ahí, el perro empieza a usar el olfato para encontrarlo a medida que los ejercicios van sumando complejidad. Se alternan personas para que asocie con olor genérico del ser humano. Cuando lo encuentra, reclama el juguete y ladra. Esa es, para nosotros, la marcación. Después, cuando está en funciones, llegamos al lugar, lo mandamos a buscar y el perro, cuando encuentra a una persona, marca el sitio. En ese momento, el que le da el juguete soy yo", agrega Silva.

La misma técnica se aplica para los perros que buscan drogas, explosivos o dinero.

Ringo y Lola, con su guía Clara Sagredo, del cuartel de Marcos Paz, participaron de la búsqueda de Georgina y Thiago Díaz en el Tigre. Ambos canes también pueden identificar cadáveres en el agua desde una embarcación.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas