Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Estás en lo cierto, chaparrón

Jueves con lloviznas, 22°C y tormentas aisladas cerrando el día; Fin de semana con poco sol

Diego Angeli

SEGUIR
PARA LA NACION@Jopoangeli
Jueves 24 de agosto de 2017 • 00:53
0
Ilustración Costhanzo.
Ilustración Costhanzo..

Jueves: llovizna molesta

Con el sol ya retirado desde ayer y con los estratus como dueños del firmamento nos disponemos a inaugurar el capítulo de lluvias de esta semana. Si bien se estiman precipitaciones a partir de hoy hasta el sábado a la mañana, tendremos diferentes ritmos de goteo, algunos pasajes muy activos, franjas con mejoras intermitentes y muchos pasajes con esa llovizna finita que ni siquiera registra el pluviómetro.

Para hoy se esperan nubarrones desde muy temprano con probabilidad de lluvias entrecortadas desde el amanecer, inestable toda la tarde y con el foco puesto en la noche donde quedamos a merced de chaparrones y tormentas.

La gradual caída de presión será compatible con la paulatina desmejora. Si tiene que hacer algo, hágalo temprano. Como la lluvia está asociada a un descenso de una masa de aire cálido e inestable, el termómetro no se va a enterar de los eventos. La temperatura de salida es de 15°C y la máxima vespertina puede superar los 22°C. Es casi seguro que todos se vuelvan con la campera en la mano. Se puede optar por el paraguas, es un día de viento moderado.

Viernes: lluvia, tormentas y el frío de la noche

No hay clemencia para el viernes que queda desprotegido ante la fuga de los hectopascales y recibe todos los bifes del frente cálido. A la tarde madura el nocaut con chances de ligar algún chaparrón corto pero muy activo. Hacia el final del día el ritmo de lluvia disminuye, en el mejor de los casos podemos tener a la noche algunas mejoras temporarias. Pero hay simulaciones que marcan lluvia débil pero constante, incluso durante toda la madrugada del sábado. A mitad del día el viento norte se intensifica y puede presentar algunas ráfagas. La temperatura no cae pese a la pobre insolación de superficie: máxima estimada en 22°C. No elegir un piloto muy abrigado. Entrada de aire frío por la noche con posterior descenso de temperatura. Abrigarse aquellos que salgan.

Sábado: la mañana en riesgo

El fin de semana marca el final del episodio de lluvias pero las nubes no se corren y el viento sur se intensifica. El amanecer todavía muestra al cielo inseguro, con probabilidad de lluvias aisladas. Luego se prevé una mejora importante, se recupera el barómetro dejando a salvo la tarde y el resto del sábado. Hay chances de que Febo se asome un ratito y dé una prueba de vida. Se espera un día opaco, muy ventoso y no completamente a salvo de algún capricho de la espesa nubosidad baja.

El viento sur devalúa el termómetro y lo arrastra a 17°C. El derrumbe térmico hará que la temperatura se sienta más fresca de lo que nominalmente muestre la traza de mercurio con nuestros cuerpos emparentados a las generosas temperaturas de los últimos días. La noche conserva los nubarrones pero en un ambiente estable. Hasta el momento no se estiman lluvias vespertinas ni nocturnas.

Domingo: al menos no llueve

La jornada dominical queda encapsulada entre dos episodios de mal tiempo. El primer capítulo que remite el sábado y una nueva franja inestable que comienza el lunes. Pero tampoco será un oasis el desierto, se estima un día menos ventoso, ahora con el cuadrante este asumiendo el control. La suerte estará echada a la nubosidad que llegue desde el río. Si las nubes se estratifican, es decir toman forma de manto, la tarde puede mostrar al cielo completamente nublado. Hay posibilidad que liguemos más sol por la mañana que en el resto del día.

Temperatura punta de 17°C y un agradable registro nocturno, con los cúmulos ahora jugando de nuestro lado y manteniendo los 15°C toda la noche.

La nube con barba

No siempre que llueve las gotas alcanzan la superficie. Muchas veces se evaporan antes de tocar el suelo pero llegan a dibujar su derrotero por el aire. A simple vista la nube parece desgarrarse desde su base. A este hidrometeoro se lo conoce como “virga” o “lluvia fantasma”.

Virga viene de “Variable Intensity Rain Gradient Aloft” haciendo referencia a la variación de la lluvia de acuerdo a un gradiente vertical de presión o temperatura.

El proceso de evaporación de la lluvia sustrae mucho calor del aire por eso las virgas pueden producir bolsones de aire frío que generan pequeñas turbulencias en la navegación aérea.

Según como incida la luz, las virgas pueden dar un efecto óptico muy interesante

Eso es todo amigos! Hasta la semana que viene!

@JopoAngeli

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas