Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Desde el exilio, la ex fiscal Ortega se lanza de lleno contra la cúpula chavista

En Brasilia acusó a Maduro, Cabello y otros funcionarios de recibir millonarias coimas por el caso Odebrecht; dijo que compartirá las pruebas con otros países; apoyo de los procuradores de la región

Jueves 24 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

RÍO DE JANEIRO.- Desde el exilio, de paso por Brasilia, la ex fiscal general venezolana Luisa Ortega acusó de corrupción al presidente Nicolás Maduro y a otros altos funcionarios del gobierno bolivariano, y prometió compartir las pruebas que tiene con otros países. Según denunció, las autoridades en Caracas obstruyen las investigaciones de desvíos de dinero, narcotráfico y terrorismo que afectan al chavismo.

Ortega, ayer, en la sede de la cancilleria brasile?a
Ortega, ayer, en la sede de la cancilleria brasile?a. Foto: EFE / Joedeson Alves

"No hay garantía de que en Venezuela alguna investigación relacionada con el crimen organizado, el tráfico de drogas y la corrupción tenga condena. Porque lo más probable es que las pruebas que se recaben, que sean remitidas a Venezuela, desaparezcan. Hay muchos intereses en Venezuela para que no se investiguen los hechos de corrupción, relacionados con el narcotráfico y con el terrorismo", explicó Ortega, al participar en la capital de la Reunión Especializada de Ministerios Públicos del Mercosur, donde recibió el apoyo de los fiscales generales del bloque y de otros países latinoamericanos, que la trataron como la "fiscal legítima" de Venezuela.

Otrora cercana al fallecido presidente Hugo Chávez, en los últimos meses Ortega escaló en sus críticas al gobierno de Maduro y finalmente rompió con el presidente, cuando éste decidió avanzar con su plan para cercenar a la oposición en el Parlamento mediante la instalación de una Asamblea Constituyente. El órgano plenipotenciario destituyó a Ortega el 5 de agosto -en su lugar fue designado Tarek William Saab- y luego de varios hechos de hostigamiento, la ex fiscal junto a su esposo, el diputado disidente Germán Ferrer, huyeron hacia Colombia la semana pasada.

"En Venezuela ocurrió la muerte del derecho. La estabilidad de la región está en peligro", advirtió la ex funcionaria venezolana a la platea de sus pares, entre los que se encontraba la argentina Alejandra Gils Carbó. Dos semanas atrás, los socios del Mercosur -la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- suspendieron a Venezuela del bloque por considerar que se había roto el orden democrático allí.

Ortega afirmó que dispone de pruebas de corrupción del gobierno de Maduro, específicamente en casos relacionados con negocios de la compañía brasileña Odebrecht en el país sudamericano. A través de un acuerdo con la justicia firmado en diciembre pasado, la propia empresa, que fue uno de los pilares de la red de sobornos enquistada en Petrobras, reconoció que entre 2006 y 2015 había pagado coimas por unos 788 millones de dólares en una docena de países latinoamericanos, entre ellos Venezuela, adonde destinó 98 millones, y la Argentina (35 millones).

"Tengo muchas pruebas que comprometen a muchos altos funcionarios venezolanos, empezando por el presidente (...) y los miembros de la Asamblea Constituyente Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez, pero no sólo en el caso Odebrecht", señaló la ex fiscal general, para luego agregar que compartirá la documentación con Brasil, Colombia, México, Estados Unidos, España y cualquier otro país que se comprometa a avanzar en las investigaciones.

Según Ortega, Maduro controla el sistema de reparto de alimentos en Venezuela (el Comité Local de Abastecimiento y Producción) a través de una firma suya registrada en México. Sobre Cabello afirmó que recibió 100 millones de dólares en una empresa española -TSE Arietis- cuyos dueños son sus primos, por su influencia en negocios de la compañía brasileña en Venezuela.

"Seguiré luchando, seguiré recorriendo el mundo para denunciar lo que pase en Venezuela y denunciar la violación de los derechos humanos", subrayó la ex fiscal general, que cruzó en lancha desde la costa venezolana hacia Aruba y de allí en avión hasta Bogotá. Dijo que se sentía perseguida políticamente y que temía por su vida.

"Abandoné mi patria, mi país, porque estaba siendo víctima de hostigamiento y persecución por parte del gobierno de Maduro. Tengo amenazas que pueden atentar contra mi vida y hago responsable al gobierno venezolano si eso llegara a ocurrir", indicó Ortega.

Luego de la salida de la ex fiscal, Maduro anunció que pediría a Interpol su captura internacional por su connivencia con el esquema de corrupción que ahora ella acusa. Aunque el gobierno del presidente brasileño, Michel Temer, también está salpicado por distintas acusaciones de sobornos, el canciller Aloysio Nunes reveló que ofreció a Ortega asilo político -al igual que ya lo hizo también el presidente colombiano, Juan Manuel Santos- y que la protección le sería entregada de inmediato.

Sin embargo, por ahora Ortega tiene planeado volver a Colombia y es probable que se instale en Estados Unidos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas