Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De Buenos Aires a Iguazú, un diablo con muchas gargantas

Las maravillosas cataratas son las más conocidas, pero existen otros tantos sitios del país con el nombre Garganta del Diablo

Domingo 27 de agosto de 2017
0
En Iguazú, el pozo mide más de 80 metros y es una de las más famosas del mundo
En Iguazú, el pozo mide más de 80 metros y es una de las más famosas del mundo.

1. Sierra de la Ventana, un piletón natural.

Sierra de la Ventana, una de las cascadas más antigua del mundo
Sierra de la Ventana, una de las cascadas más antigua del mundo.

Dios es argentino, pero quizás: ¿el diablo también lo sea?. Como permite suponer la cantidad de lugares llamados Garganta del Diablo que hay en el país. Se los encuentra en todas las montañas del territorio, empezando por Sierra de la Ventana, una de las más antiguas del mundo. La Garganta del Diablo es allí una hendidura con un piletón natural de aguas cristalinas alimentado por una cascada de 15 metros. La lagunita tiene una profundidad de ocho metros. En verano, sus frescas aguas son la recompensa para todos aquellos que se animen a las seis horas de caminata para alcanzarlas. Se llega desde la entrada del Cerro de la Ventana, en el parque provincial. Por lo general es un lugar muy tranquilo, porque el grueso de los caminantes elige llegar hasta la cumbre de la Ventana. La excursión guiada cuesta $ 200, a los que se agregan los $ 50 de la entrada.

2. Iguazú, la más famosa.

Ninguna de las gargantas fue tan nombrada como ésta. La furia de las aguas del río cae estrepitosamente, con tanto caudal y fuerza que se forma una nube permanente de agua pulverizada por encima del pozo de 80 metros. Según la hora del día, el arco iris se forma en distintas partes de las cataratas. En todo momento, justo por encima del precipicio, una bandada de pequeñas aves oscuras -son vencejos de la cascada- hacen acrobacias y parecen desafiar el salto. En realidad, anidan detrás de la cortina de agua que atraviesan con rápidos aleteos. Gracias a las pasarelas los visitantes del parque nacional pueden llegar hasta el borde mismo de la Garganta. La otra perspectiva para verla es desde las lanchas que se abren paso en los rápidos del río y remontan hasta una distancia prudencial del salto mayor. Esta excursión se llama la Gran Aventura y combina navegación y paseo por la jungla en camionetas.

3. Cerro Tronador, anfiteatro de acantilados.

Es una de las montañas más altas de la Patagonia. La mayor de sus tres cumbres marca la frontera entre la Argentina y Chile. Las dos otras están cada una en un país distinto. Hay dos parques nacionales a sus pies: el Nahuel Huapi en Río Negro y el Vicente Pérez Rosales en la Región de los Lagos del país vecino. El Tronador tiene una corona de nieves eternas y varios glaciares permanentes. Es el ruido del serac -estrepitoso cuando los hielos se fracturan- lo que le valió su nombre. La Garganta del Diablo es un anfiteatro de imponentes acantilados de rocas oscuras salpicado por varios saltos de aguas de deshielo. Se llega a la garganta luego de contornear el Ventisquero Negro, un glaciar que está actualmente en rápida recesión. Su color y su nombre se deben a la tierra, las rocas y los sedimentos que los hielos arrastran.

En Tronador, la llamada Garganta del Diablo es un anfiteatro de acantilados
En Tronador, la llamada Garganta del Diablo es un anfiteatro de acantilados.

4. Cafayate, una curiosidad geológica en Salta.

La Quebrada de las Conchas es una de las excursiones habituales de los Valles Calchaquíes, en camino entre Cafayate y Salta. A la vera de la ruta, varios carteles nombran formaciones rocosas singulares, como el Sapo o el Fraile. El Anfiteatro es un espacio semicircular de piso llano rodeado por altas paredes de rocas rojizas. Se accede por una angosta fractura en las rocas. Este sitio fue tallado por un potente salto de agua hace millones de años. Tiene una acústica excelente y se organizan regularmente recitales. A un par de kilómetros de distancia, la Garganta del Diablo es otra curiosidad geológica. Es un cañadón angosto y profundo que fue provocado por movimientos telúricos durante la formación de los Andes. Los fósiles de sus rocas indican que alguna vez estuvo cubierto por un océano.

5. Tilcara, cascada entre cerros.

En medio de la Quebrada de Humahuaca, el pueblito es conocido por su pucará prehispánico y sus callecitas que conservaron un aspecto colonial. La Garganta del Diablo local está en las montañas cercanas. Es un paseo más bien exigente (existe la opción de llegar en auto por un caminito de ripio muy sinuoso) pero que ofrece hermosas vistas sobre la quebrada, el Nevado de Chañi y la traza urbana de Tilcara. El sitio fue creado por el río Huasamayo, que se abrió un camino entre las rocas y cae en cascada desde 15 metros de alto.

En Jujuy , la Garganta implica un paseo exigente pero que ofrece hermosas vistas de la quebrada
En Jujuy , la Garganta implica un paseo exigente pero que ofrece hermosas vistas de la quebrada.
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas