Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un policía mató a una compañera en una práctica

Fue durante un simulacro de toma de rehenes; debía usar el arma descargada, pero tenía una bala en la recámara

Viernes 25 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Para el ejercicio que estaban ejecutando no era necesario que tuvieran sus armas reglamentarias cargadas. Al contrario: por los riesgos que implicaba esa parte del entrenamiento, el hecho de quitar los cargadores de las pistolas era, más que una necesidad, una obligación. Sin embargo, uno de los uniformados que participaban de la práctica apretó el gatillo de su arma, que tenía una bala en la recámara. El proyectil dio en el pecho de una compañera, oficial de la Policía Local de Lanús.

Foto: LA NACION

Según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense, el trágico episodio ocurrió ayer a la tarde, cuando la víctima, su compañero y otros policías, supervisados por un instructor, realizaban una simulación de una toma de rehenes en el Centro Provincial de Formación y Capacitación de la Policía, situado en la esquina de Periodista Augusto Prieto y Ayacucho, en la localidad de Gerli, Lanús.

En una de las etapas de la práctica, los policías debían dirigirse a una casilla, en una simulación de una entradera que se transformaba en una toma de rehenes.

La oficial Yanina Rocío Giménez, de 23 años, debía irrumpir en la vivienda junto con un compañero para rescatar a los hipotéticos rehenes. Pero el oficial principal Gustavo Serrano, de 42 años, que se desempeña en una comisaría de Turdera, Lomas de Zamora, disparó su arma contra su compañera y le acertó en el pecho.

Fuentes policiales dijeron que Serrano -que, aunque tenía una jerarquía superior, actuaba en el ejercicio como par de Giménez- no advirtió que en su pistola reglamentaria había un proyectil en la recámara.

Malherida, la oficial fue trasladada de urgencia al hospital Narciso López, de Lanús, donde murió a los pocos minutos de ingresar al quirófano como consecuencia de las lesiones internas que le provocó el impacto del proyectil.

Separan al policía que disparó

De inmediato, la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense apartó de sus funciones a Serrano ante la presunción de se había desempeñado con negligencia por no haber advertido que había quedado un proyectil en la recámara de la pistola. "Lloraba como un nene, no tenía consuelo", dijo a LA NACION un funcionario provincial que estuvo desde el principio al tanto de las actuaciones.

Serrano permaneció en el predio donde se realizaba el entrenamiento a la espera de la llegada del personal de la fiscalía. Finalmente, el autor del disparo quedó aprehendido, a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 13 del Departamento Judicial Lomas de Zamora, imputado de homicidio.

A partir de una serie de peritajes, más las declaraciones testimoniales de los otros uniformados que participaban del entrenamiento, los representantes del Ministerio Público Fiscal evaluarán si se agrava la acusación contra el oficial Serrano o si, por el contrario, se considera la existencia de eventuales atenuantes, lo que derivaría en la recaratulación del expediente por una figura penal más benigna.

Uno de los peritajes encargados por la fiscalía se realizará sobre el arma reglamentaria con la que disparó el policía y mató a su compañera. A eso se sumarán los peritajes psicológicos y psiquiátricos de rigor.

Giménez había sido designada como oficial el 1° de diciembre de 2016 mediante una resolución publicada en el Boletín Oficial el 27 de ese mes. El Ministerio de Seguridad provincial dispuso reentrenar durante este año a 61.700 efectivos.

Víctima de la negligencia

Foto: LA NACION

Yanina Rocío Giménez, oficial de la policía local

Había sido ascendida a oficial el 1° de diciembre pasado. Se desempeñaba en la Policía Local de Lanús. El policía que disparó tiene 42 años y trabajaba en la comisaría de Turdera, Lomas de Zamora

Hace dos años que no se entrenaban

En lo que va del año, 61.700 de los casi 90.000 efectivos que se desempeñan en la policía bonaerense pasaron por los centros de entrenamiento. Muchos de esos uniformados habían ingresado en la fuerza de seguridad provincial antes de 2015 y, según denunciaron en el Ministerio de Seguridad bonaerense, no habían tenido suficiente entrenamiento.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas