Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se profundizan las sospechas sobre dos testimonios

Ante fiscales, dos encapuchados dijeron que Maldonado fue llevado por la Gendarmería; se esperan los resultados de ADN para la semana próxima

Sábado 26 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

ESQUEL.- Las dos causas en la justicia federal que investigan qué ocurrió con Santiago Maldonado esperan los resultados de pericias clave para avanzar o rechazar imputaciones a la Gendarmería.

La fiscal federal de Esquel, Silvina Ávila, que maneja la hipótesis de la desaparición forzada del joven tatuador, secuestró las computadoras y los celulares personales de los 65 gendarmes (nueve de Esquel, 44 de El Bolsón y 12 de José de San Martín) que el 1° de agosto participaron, en distintos momentos, del procedimiento en la Pu Lof de la comunidad mapuche. Aunque fueron sólo 31 efectivos los que ingresaron al predio, cerca de las 11.30, bajo las órdenes del segundo jefe del escuadrón de Esquel, Juan Pablo Escola, fue el único alto mando presente durante los disturbios.

El jefe del operativo y de la agrupación de Gendarmería en Chubut, Diego Balari, y el jefe del escuadrón de Esquel, Pablo Badié, arribaron al predio recién a las 16, cuando todo había concluido, según consta en la causa.Mientras que Fabián Méndez, jefe de escuadrón de El Bolsón, ingresó al lugar, una hora después.

Santiago Maldonado, el joven que lleva más de veinte días desaparecido
Santiago Maldonado, el joven que lleva más de veinte días desaparecido. Foto: Archivo

La información que se obtenga del entrecruzamiento de datos encauzará la pesquisa, cuyo único elemento probatorio de peso hasta el momento son los dichos de una testigo reservada. La mujer mapuche declaró que llevó a Santiago en su auto a la Lof del departamento de Cushamen el día anterior en que la fuerza repelió con balas antitumulto las pedradas de entre ocho y 10 encapuchados que agredían a los gendarmes e intentaban un nuevo corte en la ruta 40. Declaró que no vio que fuera detenido por Gendarmería, sólo que agarró su mochila y huyó en dirección al río Chubut.

Otros dos testimonios, aportados por mapuches encapuchados, sin DNI, fuera de una sede judicial y sin posibilidad a las repreguntas -los que afirman que Maldonado fue apresado a orillas del río y subido a un Unimog y luego trasladado a una camioneta en la ruta- no gravitan como pruebas en sendos expedientes. Esos testimonios fueron obtenidos mediante grabaciones en audio en la Lof por parte de fiscales de la Procuradoría contra la Violencia Institucional (Procuvin), y adjuntados como elementos informales, carentes de validez jurídica, según fuentes de la investigación.

Según consta en ambas causas, después de las lesiones graves sufridas por dos gendarmes a las 11.30 del 1° de agosto, la fuerza actuó de oficio, amparada en el art. 183 del Código Procesal Penal, que obliga a hacer cesar delitos en flagrancia.

En la causa de habeas corpus, que instruye el juez federal de Esquel, la principal hipótesis por la desaparición de Maldonado le apunta a esa fuerza, aunque no está acreditada la presencia indubitable del joven en el predio.

Hay suspicacias, según las fuentes consultadas, por la información parcial brindada en un primer momento acerca de los efectivos y móviles que actuaron en la Lof. Ahora está acreditado que fueron en total dos camionetas Ford Ranger, dos Amarok y un camión Eurocargo. También existen cuestionamientos por las cinco horas que los efectivos permanecieron dentro del predio. Allí secuestraron cuchillos, bombas molotov, hachas, celulares, una motosierra, una hoz, elementos cortopunzantes, un manual de guerra y documentos de ciudadanos chilenos. El registro de esas actuaciones y las consultas al juez Guido Otranto sobre cómo proceder ante la presencia de dos mujeres mapuches demoradas en las inmediaciones de la Lof ralentizó -según fuentes de la investigación- ese proceso, ya que una vez arribados los jefes al lugar, debieron desplazarse varios kilómetros para encontrar señal y comunicarse con el juez.

Evidencia

Mientras se esperan los resultados de los cotejos genéticos con los elementos recogidos en los móviles -cabellos, una soga y mancha presunta de sangre- que podrían esclarecer si Maldonado fue arrestado, está acreditado que desde la comunidad se plantó evidencia: entregaron tres prendas que corresponden a tres personas diferentes para seguir los rastros de Maldonado en el predio.

Durante el rastrillaje en la Lof, la reconstrucción de los hechos demostró que desde la hondonada, a metros del río, donde supuestamente fue capturado Maldonado no se llega a divisar el cruce entre la ruta 40 y ex 40, punto donde según los testimonios informales habría sido traspasado de un vehículo a otro, una vez capturado.

Tampoco está acreditada la presencia del Unimog, supuestamente estacionado de culata a metros del río Chubut, y donde habría sido introducido el joven apenas apresado. Sólo constan registros fotográficos de un camión Eurocargo y de dos camionetas blancas del escuadrón 36 de Esquel apenas se ingresa al predio, a una distancia de unos 400 metros del río. También existe una filmación que muestra el ingreso de los gendarmes, donde el Unimog permanece estacionado fuera del predio ocupado por mapuches.

cerrar

Todas esas inconsistencias e irregularidades desacreditan, en palabras de los investigadores, las versiones sobre la captura de Maldonado por esa fuerza.

Otros elementos discordantes los aportó Ariel Mariotto Garzi, amigo de El Bolsón de Maldonado y procesado en una causa anterior por la interrupción de las vías de La Trochita dentro de ese predio, que aportó un buzo azul que no pertenecía al joven. Mariotto Garzi también declaró que lo llamó a su celular chileno el 2 de agosto, y que alguien atendió la llamada sin hablar durante 22 segundos, en los que se escuchaban pasos como en un recinto cerrado. Al rastrear esa llamada, los investigadores concluyeron que la comunicación no fue atendida ni se registró en esa fecha.

"Hay relatos que no pueden sostenerse y que se van acomodando de acuerdo a cómo se van conociendo las pruebas", graficaron fuentes de la investigación, que además desmintieron en forma categórica que las camionetas secuestradas al comienzo de la investigación hayan sido lavadas o sus fajas vulneradas. Según las mismas fuentes, la próxima semana se conocerán los estudios preliminares de ADN y se convocará a nuevos testigos que afirmaron en medios de comunicación que vieron a Maldonado entre el 27 y 29 de julio en El Bolsón.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas