Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un profesor y un estudiante de la UBA, premiados por Google

Recibirán las becas "LARA" para proyectos innovadores en América latina

Viernes 25 de agosto de 2017 • 22:18
SEGUIR
LA NACION
0
Juan Pablo Galeotti, investigador del Conicet y la UBA
Juan Pablo Galeotti, investigador del Conicet y la UBA. Foto: Gentileza Google

SAN PABLO (Brasil).- Errare humanum est. La validez sin excepciones del aforismo latino tiene a maltraer a los desarrolladores de la miríada de aplicaciones que gobiernan nuestras computadoras y teléfonos celulares. Además de lidiar con los desafíos de lograr que las máquinas hagan lo que ellos quieren, deben vérselas con sus propias limitaciones.

"En la cabeza nos «entran» una determinada cantidad de combinaciones; muchas veces, uno no se da cuenta de errores que pueden generar fallas gigantescas en un programa hasta que ocurren. Es como escribir con faltas de ortografía que pasan desapercibidas en un texto largo y complicado", explica Juan Pablo Galeotti, doctor en ciencias de la computación e investigador del Conicet en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA.

Para superar este obstáculo, Galeotti y uno de sus estudiantes, Ivan Arcuschin Moreno, planean crear un asistente del desarrollo de software que busque esos errores y, si es posible, ayude a ejercitar cambios en los programas. En palabras técnicas: "el proyecto tiene como objetivo desarrollar una herramienta de código abierto para probar nuevas aplicaciones de Android, ayudando a los desarrolladores a identificar rápidamente errores o fallas de funcionalidad. Además, tiene el propósito de crear una base de datos de defectos en las aplicaciones de Android que esté disponible en forma pública".

Iván Arcuschin Moreno, tesista de licenciatura en ciencias de la computación
Iván Arcuschin Moreno, tesista de licenciatura en ciencias de la computación. Foto: Gentileza Google

Galeotti y Arcuschin son dos de los 54 investigadores de la región que acaban de recibir los premios LARA (Latinamerican Research Awards, Premios a la investigación en América latina), un programa de becas para dúos de profesor y alumno que otorga un estipendio de 750 dólares mensuales al estudiante y 625 al profesor para proyectos de maestría, y de 1250 y 750 dólares mensuales, respectivamente, para los de doctorado. El premio se hace efectivo durante un año, pero existe la opción de poder prolongarlo por uno o dos años más.

Los investigadores argentinos están interesados en desarrollar este programa automático de búsqueda de errores aplicando herramientas de un innovador campo de investigación: los algoritmos genéticos: "Imitan lo que pasa en la evolución biológica -explica Galeotti-. Uno genera una población de individuos y define una manera de evaluar qué tan bueno es cada uno en función del objetivo que quiere cumplir. En este caso, consideramos «individuos» a las interacciones con la aplicación. Por ejemplo, tomamos una secuencia de cien interacciones al azar. A partir de ellas y de una función objetivo (que mide cuan «aptos» o no son los «individuos»), se seleccionan algunas para actuar como «padres», y a partir de ellas la información se combina y también se aplican cambios a los individuos nuevos: esas serían las mutaciones. Es básicamente una simulación de la teoría de la evolución, la diferencia es que se trabaja con interacciones con un programa."

El proyecto, llamado "Evolutiz: Multi-objective Test Generation for Testing Evolving Android Applications", es uno de los 27 que fueron seleccionados entre 281 envíos. De los ganadores, 17 corresponden a Brasil y el resto a otros ocho países de la región. Un dato sugestivo es que, entre todos ellos, solo hay dos profesoras y cuatro alumnas.

"La incorporación de las mujeres al área de las TICS es todavía una materia pendiente; queremos que más chicas entren al área de tecnología. La innovación también es promovida por la diversidad. ", afirmó la colombiana Adriana Noreña, jefa de operaciones en América latina, durante la jornada organizada por Google en su campus de esta ciudad, un moderno edificio que concentra la vinculación de la compañía con startups e innovadores.

Ésta es la quinta edición de las Becas LARA, que se otorgan a proyectos de investigación en tecnología que buscan resolver un problema importante. Muchos de los que se presentaron se refieren a "machine learning" (aprendizaje automático), y discapacidad. La mayoría fueron pensados para teléfonos móviles.

El programa comenzó como una pequeña iniciativa que involucró a veinte empresas innovadoras por invitación, entre las cuales fueron premiadas cinco. Desde entonces, 46 proyectos y 100 investigadores recibieron becas. Este año es el que mayor número de participantes atrajo y cuenta con una financiación de 600.000 dólares.

Su promotor fue el ingeniero brasileño Berthier Ribeiro, jefe de ingeniería de Google para Brasil y Latinoamérica. A partir de su experiencia como profesor de la Universidad de Minas Gerais, Ribeiro se planteó cómo impulsar el avance de la innovación en la región. "Es necesario un vínculo con las universidades -explicó-, que es donde se encuentra el conocimiento. Pero en América latina no es fácil: las universidades está concentradas en sí mismas."

Por su parte, el profesor Edmundo Souza e Silva, ex ganador de la distinción e investigador de la Universidad de Rio de Janeiro, afirmó: "Todo el mundo habla de innovación, pero falta legislación para promoverla".

Acerca de los criterios con que se otorgan las becas LARA, detalló que se busca que la investigación esté vinculada "con problemas de la vida común".

"La propuesta no es hacer un producto o una empresa, sino crear una solución -subrayó-. También valoramos la originalidad y el grado de avance o madurez del proyecto. Nuestra preocupación es estimular, promover un ecosistema de tecnología. Identificar profesionales de mercado que tengan el perfil de ingeniería como para trabajar en empresas como Google." Y más adelante agregó que los premios no otorgan a la compañía ningún derecho de propiedad o prioridad de licenciamiento sobre los productos que pudieran surgir de estos proyectos.

No es la primera vez que investigadores argentinos resultan seleccionados para las becas LARA. El año último, el premio fue obtenido por Diego Fernández Slezak y Facundo Carrillo, también de la UBA, por su proyecto para desarrollar una aplicación capaz de asistir a psiquiatras y psicólogos en el diagnóstico temprano de la esquizofrenia a partir del procesamiento automático de texto.

Otros proyectos ganadores

Jorge Arigony-Neto y Guilherme Tomaschewski Netto, de la Universidad Federal de Río Grande, Brasil, propusieron crear estaciones autónomas de bajo costo para medir los impactos del cambio climático en los glaciares.

Marcus Ritt y Alex Gliesch, de la misma universidad, intentarán desarrollar un método computacional para dividir parcelas de tierra en lotes más pequeños de acuerdo con cualidades geográficas, políticas y equitativas.

Mirko Zimic y Jorge Coronel, de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, un sistema computacional para mejorar la detección rápida de la tuberculosis.

Moacir Ponti y Patrícia Bet, de la Universidad de São Paulo, Brasil, se proponen investigar el uso de sensores de movimiento en dispositivos móviles para predecir el riesgo de caídas en los ancianos.

Edgar Emmanuel Vallejo Clemente y Kevin Islas Abud, del Tecnológico de Monterrey, México, estudiarán un método de predicción de epidemias de zika utilizando las redes sociales.

Cristina Nader Vasconcelos y Felipe Moure Cícero, de la Universidad Federal Fluminense, Brasil, intentarán desarrollar nuevas herramientas de análisis de imagen de la piel que permitirían ayudar en la detección temprana de cáncer de piel.

Sidarta Ribeiro y Ana Raquel Torres, de la Universidad Federal de Río Grande del Norte, Brasil, crearán una evaluación automatizada de bajo costo para las discapacidades cognitivas que perjudican el desarrollo académico de estudiantes jóvenes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas