Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bailando por un sueño 2017: lágrimas, quejas y peleas, así fue el unipersonal de Gladys "La bomba" Tucumana

La cantante llegó al certamen y protagonizó una previa eterna

Sábado 26 de agosto de 2017 • 01:19
0

Luego del unipersonal que Tyago Griffo brindó el martes pasado, ahora le tocó el turno a su madre, Gladys "La bomba" Tucumana , que aterrizó al Bailando por un sueño y desbordó a Marcelo Tinelli con una infinita cadena de quejas, reclamos y sollozos. Pero la lista fue tan enorme, que es necesario hacer un Top Five con los momentos más álgidos de su gigantesca previa.

1. Queja por vestuario (ajeno): primero criticó el baile que la noche anterior hicieron Lourdes Sánchez y Gabo Usandivaras, haciendo especial hincapié en la vestimenta del bailarín (del que dijo que parecía "el genio de la botella").

2. Lolo toma el guante: luego llegó una inesperada pelea con Lolo Rossi, la jefa de coach, que le respondió a Gladys por tanta queja, diciéndole que ella había llegado tarde al programa.

3. Queja por vestuario (propio): ahí Gladys apuntó sus cañones hacia María Vilariño, la jefa de vestuario, y dijo que le dieron ropa marrón, y resulta que a ella ese color no le gusta. Luego remató diciendo que le dan tallas grandes porque "creen que cosen para un oso".

4. Entrada triunfal de Moria: ahí llegó la One, que estaba demorada, y con su lengua karateca da en el clavo cuando simplemente le dice: "Gladys, sos la nueva Ricarda Fort, te llevás todo el show mami".

5. Lágrimas finales: a todo esto, "La bomba" ya llevaba varias lágrimas derramadas a lo largo y ancho de la pista. Pero sobre el final de la previa, hubo una confesión algo curiosa: "perdón a todo el mundo si mis lágrimas ofenden". Ante esas palabras, el público comenzó a aplaudir con entusiasmo, aunque no se sabe si lo hizo en señal de apoyo a Gladys, o para pedirle por favor que comience a bailar y deje que el resto del programa transcurra con normalidad.

Finalmente Gladys bailó, y la devolución fue despareja. Ángel de Brito le dijo que estaba insoportable, pero a pesar de eso destacó que le gustó mucho el número (voto secreto). Carolina "Pampita" Ardohain coincidió en que la coreo estuvo bien, aunque a Gladys la vio por momentos algo perdida, y expresó que quejarse tanto en las previas le quita energía y conexión con su compañero, momento en el que ella, que escuchó la palabra "queja", aprovechó y reclamó porque la canción que debió bailar no terminó de convencerla (7). Moria Casán comentó que Gladys no sufre, sino que le gusta que todos le presten atención, y opinó que en el baile tuvo cuatro "fallas notorias" (6). Por último, Marcelo Polino dijo que a pesar de ver también fallas, le gustó lo que vio (7).

Y obviamente que la última palabra no la iba a tener el jurado,porque antes de irse, "La bomba" insistió con que el de ella no es un acting, sino que su sufrimiento es genuino, y juró por la vida de su hijo que todo es cierto. Y allí, una vez más... volvió a llorar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas