Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La conmovedora historia de una madre adoptiva que logró amamantar

Verónica no lo dudó ni un instante: Jeremías necesitaba teta, Jeremías tomaría teta.

Martes 29 de agosto de 2017 • 00:47
LA NACION
0
Verónica amamantando a Jeremías, de 9 meses
Verónica amamantando a Jeremías, de 9 meses.

Verónica conoció a Patricia en la escuela y desde el primer momento se hicieron entrañables. Eran confidentes y se acompañaban en cada decisión que la otra tomara. A los 28 años la vida las encontró unidas como el primer día pero atravesando situaciones muy distintas. Patricia estaba camino a convertirse en madre por tercera vez y Verónica era soltera y aunque soñaba con formar una familia no estaba en sus planes inminentes.

Al cuarto mes de embarazo una bomba de tiempo estalló. A Patricia le descubrieron una cardiopatía congénita que no era compatible con el bebé en curso. Ella eligió seguir adelante con el embarazo, priorizar la vida de su hijo por sobre la suya. Con un final anunciado Patricia y Verónica conversaron sobre el futuro, sobre quién maternaría a Jeremías y cómo seguiría todo cuando ella no esté.

Junto al compañero de Patricia, que también era amigo de Verónica, tomaron la difícil decisión: Verónica ejercería la maternidad de Jeremías y el padre asumiría su función.

Finalmente Patricia murió y Verónica se fue de la clínica con Jeremías en brazos. Era un bebé hermoso, 2650 gramos, morocho con ojos marrones bien despiertos. Como todo bebé necesitaba brazos, cuerpo, disponibilidad física y emocional.

Verónica no lo dudó ni un instante: Jeremías necesitaba teta. Jeremías tomaría teta.

Un largo camino hasta la primera gota

Durante los cinco días que Jeremías estuvo internado, Verónica buscó información sobre madres adoptivas que habían logrado dar la teta. Sabía que el camino sería largo y difícil, pero no imposible.

Una tarde se acercó a la Liga de la Leche de Mar del Plata, donde vivía, y ahí la derivaron con Ana María, quien sería su asesora de lactancia en todo el proceso. Con ella aprendió que la lactancia se puede inducir y aunque las mujeres no gestantes no pasan por una etapa calostral (las primeras gotas son similares a las de una madre a diez días del nacimiento de su hijo), con esfuerzo y constancia pueden lograr una lactancia exitosa.

Amamantarlo fue algo instintivo. Desde el alta se lo puso al pecho. Sabía que era importante estimular los pezones con la succión de su hijo y que el sacaleches no reemplazaba esa succión así que durante mucho tiempo hizo lo que se conoce como una “lactancia seca”. Sin embargo, pasaron muchos meses hasta que pudo ver una gota de leche. Durante ese tiempo, también lo porteó en fular para poder reforzar el vínculo de apego.

Constancia, sostén y ganas, las claves para lograrlo

Los primeros días después del alta, practicando succión
Los primeros días después del alta, practicando succión.

Luego de varios meses de succión y sacaleches con Ana María decidieron pasar a los galactogogos (sustancias que estimula la producción de leche en las glándulas mamarias).

“Tuve un puerperio emocional muy intenso –cuenta Verónica–. Cada día intentaba hacer mejor las cosas, ser la mejor mamá para Jeremías. Al mismo tiempo estaba agotada y tenía que superar varios duelos. El de mi amiga, el de mi propia identidad como mujer y el de pasar a ser mamá de un día para el otro. Cuando los superé me di permiso para poder lactar. Fue ahí que empecé a sentir un calor en el pecho y cada vez que ponía a Jere en la tea sentía unos pinchazos tremendos. Un día, después de siete meses, lo vi succionar con ganas y tragar. Tenía leche. Lo había logrado. Me acuerdo que lloré me abracé con Ana María”.

Jeremías tomó la teta hasta los tres años –hoy tiene 13–. Años más tarde Verónica conoció a su compañero y tuvieron un hijo y hace dos meses fue mamá de mellizos, a quienes actualmente está amamantando.

La voz de la especialista

Valeria Fernández, puericultora y coordinadora de Oro Blanco Lactancia y Amamantar en Red, explica el proceso por el cual las mujeres no gestantes pueden amamantar. Escuchá el audio completo:

Compartí tu experiencia

Si viviste alguna una experiencia que mejoró tu bienestar y calidad de vida (puede ser médica, alimenticia, deportiva, un viaje, sentimental, profesional, lo que sea) y querés compartirla en esta columna, escribí a Bienestarlanacion@gmail.com con todos los datos que te pedimos ac á.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas