Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El género policial: vía privilegiada para entender la Argentina

Domingo 27 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Perversiones de gobernantes, secuestros, espionajes, terrorismo, narcosatanismo, montoneros, periodismo, militares, suicidios, pactos, marginalidad, corrupción policial, política y judicial. La trama de las noticias más crudas de la más cruda actualidad son abordadas en clave de novela. Aquí cinco autores de algunas de las ficciones publicadas recientemnete, y una a publicarse en noviembre. Además de escritores en dos casos son también periodistas y otros dos han participado de la política partidaria y, como tal, fueron funcionarios del gobierno nacional.Son Claudia Piñeiro, Reynaldo Sietecase, Jorge Fernández Díaz, Miguel Bonasso y Rafael Bielsa.

Claudia Piñeiro

Las maldiciones

(alfaguara)

Cuando escribo una historia no pienso en "temas". Aparece una escena que se instala en mi cabeza y ahí la dejo hasta que toma cuerpo, los personajes empiezan a mostrar sus conflictos y yo creo que sé hacia dónde va la historia. En general en mis novelas los personajes están muy ligados al aquí y ahora. Y en el aquí y ahora de la Argentina la política no es un marco o una escenografía, sino un personaje central.

La ficción en mi caso porque es lo que hago. Desde el ensayo o la investigación periodística lo podría trabajar otro autor. La ficción me permite mentir, inventar, no necesito dar cuenta de lo que escribo en cuanto a verdad, sino en cuanto a verosimilitud. Y en ese juego, una novela que habla de política termina siendo el relato de otro relato.¿Por qué eligieron un tema-problemática actual argentina?

¿Por qué la ficción y noel ensayo o la investigación periodística?

Miguel Bonasso

El hombre que sabía morir

(sudamericana)

Por la razón más simple: tenía ganas de hacerlo. Tanto el tema del millonario muerto que no ha muerto como el de los narcosatánicos mexicanos y la Operación Greyhound de la CIA contra Cuba podían abordarse -separadamente- en tres libros distintos de no ficción. Para juntarlos era imprescindible la ficción. Una ficción que combina elementos de la novela de espionaje con otros géneros como el terror gore.

Aunque la razón de hacerlo está explicada en la pregunta anterior, vale la pena subrayar algo: como fanático lector de Dumas y Pérez Galdós, siempre me encantó la idea de mezclar personajes reales, históricos, con personajes inventados por mí.

Rafael Bielsa

Rojo sangre

(planeta)

Decir que "opté" sería atribuirme un acto de voluntad que no fue tal. Estrella de Diego, refiriéndose a Picasso, dijo que "el artista no busca, encuentra". Ese tema, el narcomenudeo en nuestro país, me llevó por delante, junto con la música, los pastores electrónicos, la jerga y la forma del amor en las villas. La imaginación pone también su gota para transformar "la realidad" en "la verdad literaria", que es bien distinta.

Ni la más exhaustiva de las investigaciones o la más brillante mente analítica de un ensayista puede dar a los personajes el espesor, la resonancia, la plasticidad que les otorga su existencia en el mundo de la novela. Y ese espesor es lo que permite la entrada de la estética y de la ética, dos atributos que valoro mucho en lo que leo y que me gustaría que quienes me lean encuentren en mis ficciones.

Jorge Fernández Díaz

La herida

(planeta)

(sale en noviembre)

Las novelas de Remil pertenecen al género del espionaje, pero aquí la Inteligencia no se usa contra potencias extranjeras, sino para intervenir en la política doméstica. Es así como derivé en el thriller político y en la narconovela, mundos que por mi tarea periodística conozco e intuyo. La realidad argentina es una novela negra. Además, el policial moderno en todas sus variantes es la gran novela sociológica que da cuenta del presente.

Hay entramados, psicologías, sentimientos, destinos, derroteros y secretos que no se pueden contar con las armas del periodismo. Los periodistas podemos publicar el veinte por ciento de lo que sabemos: el resto no podemos probarlo. Esa imposibilidad, esa frontera que te pone la realidad, me ha impulsado siempre a atravesarla con las herramientas de la ficción.

Reynaldo Sietecase

No pidas nada(Alfaguara)

Siempre narro sobre lo que conozco. Todas mis novelas tienen conexión con la realidad, en este caso la realidad argentina y latinoamericana. Mi personaje investiga una serie de suicidios y fugas de represores, pero la novela habla también de la contradicción entre memoria y olvido, a nivel individual y social, hay una búsqueda que tiene que ver con la fe y se pone en escena la venganza por mano propia.

Nunca la historia de mi novela podría resolverse con un ensayo. Una investigación periodística sería poco interesante. Apenas permitiría escribir alguna nota sobre represores suicidados. A mí me sirvió de base para crear un relato entretenido. Va la ficción porque escribo ficción. Una novela admite la utilización de todos los recursos, lo único inadmisible es que sea aburrida.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas