Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La calle Arroyo se renovó y sus vecinos lo festejaron

Con instalaciones y un desfile, diseñadores celebraron las obras que dan prioridad al peatón

Domingo 27 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

"La calle está más linda que nunca", dijo Miguel Bornstein, vecino de Arroyo al 900 y dueño de la galería de arte 30quarenta situada en esa misma calle. Mientras, le hacía señas a una de sus empleadas que, desde adentro del local, acomodaba unos edificios de cartón que decoraban la vidriera.

Vecinos y dise?adores se acercaron ayer a la calle Arroyo para celebrar su nueva fisonomía
Vecinos y dise?adores se acercaron ayer a la calle Arroyo para celebrar su nueva fisonomía. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez

Ambos querían dejar todo listo para la inauguración de los cambios que se hicieron en la tradicional calle, y que diseñadores y galeristas de la zona celebraron ayer con intervenciones en la vía pública y un desfile que incluyó desde trajes hechos de cartón, hasta autos de carrera antiguos y motos intervenidas con el mismo material.

La prioridad para el peatón que impera hoy en la zona demandó obras de nivelación de las calles y el ensanchamiento de las veredas, además del reemplazo del mobiliario urbano y de las luminarias.

Por eso, hoy más que nunca, Arroyo remite a cualquiera de esas callecitas del Saint-Germain-des-Prés parisino: veredas amplias y poco espacio para la circulación de autos, lámparas de época, bares escondidos entre edificios antiguos y esas galerías de arte con sus enormes vidrieras.

La nueva fisonomía de Arroyo empezó a gestarse en octubre del año pasado y forma parte del proyecto Retiro Peatonal, que incluyó la puesta en valor del área comprendida entre las calles Carlos Pellegrini, Avenida del Libertador, Maipú y avenida Santa Fe, y que buscó revitalizar la identidad del barrio dándole preferencia al peatón y recuperando el patrimonio.

Vecinos y diseñadores se acercaron a la calle Arroyo para celebrar su nueva fisonomía. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez
La calle se convirtió en un museo a cielo abierto. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez
Personajes singulares recorrieron el renovado pasaje. Los trajes fueron realizados en cartón. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez
A la hora del té, en primera fila para presenciar el desfile. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez
Vehículos intervenidos se hicieron presentes en el festejo. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez
En medio de un clima festivo no faltó la música. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez
Vecinos y diseñadores se acercaron a la calle Arroyo para celebrar su nueva fisonomía. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez
El desfile con foco en el diseño. Se utilizó el cartón como materia prima. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez

La obra completa, que constó de tres etapas y se finalizó este mes, se inaugurará mañana a la mañana de forma oficial. Según el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, el proyecto Retiro Peatonal pretende aplicar el concepto de macromanzanas, en donde las vías de circulación secundarias contribuyan a una movilidad más sustentable y donde se priorice al peatón y se disminuyan las molestias ambientales. Por eso, además de las obras hechas en Arroyo, se hizo la nivelación de las calles Suipacha, Basavilbaso y el pasaje Sargento Cabral. También se hicieron obras de ensanche de vereda en Juncal entre Esmeralda y Maipú, y se puso en valor la plazoleta Paul P. Harris.

Una de las cuestiones que más polémica generó entre los vecinos fue la remoción de algunos árboles añosos. Luego de varias reuniones en la comuna, un corte de calle en Arroyo y Esmeralda y una campaña de juntas de firmas, el gobierno de la ciudad removió seis de los nueve árboles que se encontraban en las dos cuadras de Arroyo, entre Cerrito y Esmeralda .

"Fuimos con dos ingenieros y les mostramos a los vecinos que los árboles estaban enfermos", dijo Roberto Salcedo, presidente de la Junta comunal 1.

Ayer, las veredas desde Esmeralda a Pellegrini se transformaron en un museo a cielo abierto. Un tatú carreta, un zorro, una estatua de papel metalizado, un túnel de cartón, un pez gigante fueron algunas de las instalaciones que arquitectos, artistas plásticos, diseñadores de interiores, industriales y de moda hicieron especialmente para el evento.

"La idea es homenajear y reforzar al diseño en todos sus aspectos", dijo Julio Oropel, presidente de Diseñadores de Interiores Argentinos Asociados (DArA), organización que estuvo detrás de esta iniciativa. "La única consigna que les dimos es que utilizaran el cartón como materia prima", agregó.

El festejo estuvo acompañado de música para todos los gustos. En la esquina de Arroyo y Suipacha se instalaron un grupo de 20 tambores japoneses que, a fuerza de golpes y algunos gritos, deslumbraron a muchos de los peatones. A sólo 50 metros, una banda de rock reunía a los más jóvenes, mientras el resto se amontonaba en la puerta del hotel Sofitel para escuchar algunos temas de jazz y blues.

"Es lindo que convoquen gente del diseño para exponer e interactuar con este tipo de arquitectura tan pintoresca", dijo la arquitecta Virginia Conti. "La calle es lo que mejor quedó. Se volvió a la paquetería que siempre tuvo Buenos Aires", dijo Chelita Aráoz de Lamadrid, mientras fotografiaba a algunas de las modelos que desfilaban.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas