Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Turismo Carretera: en la pista, Mariano Werner se tomó desquite del bolillero

Tras largar en el puesto 31, se impuso en la Carrera de las Estrellas, en Termas de Río Hondo; Ardusso es el nuevo líder del campeonato

Lunes 28 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Triunfo de Werner
Triunfo de Werner. Foto: Télam

Desde su regreso al Turismo Carretera, tras de cumplir con la suspensión de seis carreras que le aplicó la categoría por la temeraria maniobra con la que perjudicó a Matías Rossi en el desenlace del campeonato del año pasado, en el autódromo de La Plata, cada una de las tres participaciones de Mariano Werner (Ford) tuvo un costado emotivo, sentimental. La victoria en Termas de Río Hondo, donde se disputó el Desafío de las Estrellas, lo devolvió a lo más alto del podio, algo que no ocurría desde el 30 de octubre de 2016, cuando festejó en La Pampa; Christian Ledesma (Chevrolet) fue su primer escolta, al igual que aquella vez, y Norberto Fontana (Chevrolet) completó el podio. Dos ex campeones como laderos, dueños de un rótulo que el entrerriano todavía no alcanzó y para el que deberá esperar hasta 2018: la sanción lo despojó de la posibilidad de clasificarse entre los 12 pilotos que pelearán la Copa de Oro.

El éxito fue una nueva muestra de que el entrerriano es una de las espadas más destacadas de la marca y del TC. Las carreras de larga duración, como fue los 1000 Kilómetros de Buenos Aires, eranuna oportunidad para reflejar el potencial del auto que motoriza Marcelo Esteban y alista su propia estructura, el Werner Competicion. ¿La razón? Recién después de la carrera de Concordia, el próximo 10 de septiembre, dejará de largar en el último cajón de la grilla en la serie que le toque participar. Eso le ocurrió en Paraná, fecha de la reaparición, donde marcó el mejor tiempo y sumó el premio, aunque debió remar desde atrás en la 1era manga. "La Copa de Oro es imposible y hasta será difícil ganar una carrera, que es la meta que me trazo para lo que resta. Siempre lo voy a intentar, eso no lo negocio, porque tengo un buen auto", dijo, tras dominar en los relojes en el autódromo de su ciudad. Cumplió con la meta.

La emoción por volver y ser competitivo en el TC se asoció con el nacimiento de Salvador, su primer hijo. Los 1000 Kilómetros de Buenos Aires evidenciaron que no fue una casualidad lo de Paraná: con Marcos Muchiut y Juan Ronconi -pilotos de su equipo en el TC Pista- fue protagonista hasta que un problema de presión de aceite lo retrasó. Termas de Río Hondo lo esperaba en otra de las carreras especiales del calendario: se largó por sorteo y fue obligatorio realizar un reabastecimiento de combustible, después de la vuelta 21. La bolilla 31 fue para Werner; la primera fila la encabezaron Martín Serrano y Diego de Carlo, ambos con Chevrolet. En el primer giro, Werner avanzó 11 puestos; tras el ingreso del Auto de Seguridad, después de la carambola que involucró a Gil Bicella, Ugalde, Pernía, Moriatis, el Gurí Martínez y Rossi, estaba 15to.

La idea de posicionar a pilotos que no son habituales animadores en los primeros cajones de la grilla es una jugada de riesgo que aplica el TC: la diferencia de velocidad es apreciable como también la superioridad de las estructuras poderosas sobre quienes corren con un presupuesto ajustado. En costos, esta carrera resultó más cara que los 1000 Kilómetros de Buenos Aires y llamativamente hubo 45 autos en la grilla. El clasificador final enseñó que apenas dos pilotos de los que largaron en las filas de adelante terminaron entre los 10 mejores: De Carlo (5to, por primera vez lideró una carrera de TC en 154 participaciones) y Camilo Echevarría (6to).

Antes del reabastecimiento, Werner marchaba 4to, con Ledesma al acecho. El ingreso a los boxes, en el giro 21, promovió el quiebre: la tarea eficiente del equipo lo devolvió a la pista por delante de Echevarría y distanciado de Ledesma. El asalto final lo ensayó cuatro vueltas después. Encaminado al triunfo, realizó la segunda mejor remontada desde la que ejecutó Rossi en Olavarría, en 2015, cuando ganó después de largar 41ro. Desde ese puesto ayer largó Facundo Ardusso (Torino), que terminó 4to y es el nuevo líder del campeonato.

Eufórico por el éxito, emocionado por una situación que involucra a todo el automovilismo argentino y en particular a él, Werner recordó y le dedicó la victoria a Mauro Giallombardo, que compite en su estructura y quien hace dos semanas sufrió un gravísimo accidente en Villa La Angostura. Para Ledesma y Fontana, el podio fue un aventón en un año complejo: el marplatense, cobijado en el equipo Las Toscas, volvió en 2017 con las señales que lo llevaron a ser campeón hace 10 años; el arrecifeño, que giró antes de la carrera en un Benetton de F1 que está en el museo del autódromo de Termas de Río Hondo, encontró un resultado que le permite sostener su figura en el JPCarrera.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas